Investigación releva el rol social y cultural del teatro aficionado y popular durante la Dictadura

Trabajo se adentra en diferentes experiencias de la actividad teatral como espacio de organización de las adolescencias y juventudes en liceos, barrios, parroquias y centros comunitarios de Santiago durante las décadas de los ‘70 y ‘80.

Por Absalón Opazo

16/11/2023

Publicado en

Artes / Chile / Memoria50Años / Teatro

0 0


Archivos, documentos, revistas, fotografías y entrevistas. Estos fueron los dispositivos utilizados por las investigadoras teatrales Constanza Alvarado, Pía Gutiérrez, Katharina Eitner, Fabiola Neira y Javiera Brignardello, integrantes del Proyecto ARDE [Archivos de Arte. Memoria de prácticas y procesos], quienes desarrollaron la investigación «Teatros y Juventudes en Dictadura».

En este trabajo -financiado por el Fondo Nacional de Fomento y Desarrollo de las Artes Escénicas- se adentraron en diferentes experiencias de la actividad teatral como espacio de organización de las adolescencias y juventudes en liceos, barrios, parroquias y centros comunitarios, en Santiago, durante las décadas de los ‘70 y ‘80, en el contexto de la dictadura civil militar.

Para Constanza Alvarado, este proyecto constituye un aporte a la memoria teatral nacional, en el contexto de la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado, porque “contribuye a la diversificación de las narrativas teatrales, reconociendo otros contextos y relatos que revelan la importancia y los múltiples significados que tuvo esta expresión para las juventudes de una época marcada por la represión y la violencia”. 

Respecto a cómo se inscribían estas prácticas en el campo teatral general, Katha Eitner detalla que «los límites entre los circuitos -profesional, aficionado, popular- eran más porosos de lo que imaginábamos».

El objetivo de adentrarse en estas experiencias de teatro aficionado y popular, llevó a las investigadoras a conocer vivencias personales y comunes alrededor de esta producción cultural, que no solo generó ‘obras’, sino que incidió en la construcción de subjetividades y colectividades, de trayectorias de vida, de relaciones, imaginarios y visiones de mundo.

Como señala Javiera Brignardello, «fue emocionante conocer estas historias  también desde las voces de sus participantes, para quienes la experiencia teatral era un espacio no solamente de creación, sino también de cuidado, de estar con otros, y resistir desde otras lógicas el contexto en el que se encontraban». 

Experiencias y fuentes documentales

Parte de las experiencias abordadas se sitúan en el grupo de Teatro Raíz y Creación en la población Robert Kennedy, en Estación Central; los encuentros de Teatro Popular en la comuna de La Granja; las academias y escuelas alternativas a las universidades que existieron, como Taller 666 y Compañía Escuela Teatro Q; el taller de teatro del Liceo Experimental Manuel de Salas; la Red de Teatro de Base en el Sur de Chile, que fue fomentada por Ceneca y donde colaboró la ONG Eco y Canelo de Nos; y las experiencias teatrales en parroquias, algunas de ellas impulsadas por la Vicaría de la Solidaridad, con sus zonales. 

Dentro de las principales fuentes documentales revisadas se encuentran Boletín Solidaridad (1976-1988), publicación quincenal de la Vicaría de la Solidaridad del Arzobispado de Santiago; la Revista La Bicicleta (1978-1990), medio de orientación cultural y artística enfocado en el público joven; y el Boletín Juglar N°1 (1986) de la Red de Teatros de Base del Sur.

A estos se suman documentos encontrados en el Liceo Manuel de Salas, documentos sobre el Taller 666  disponibles en el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos, y fotografías y gráficas facilitadas por las personas entrevistadas, entre otras. 

Respecto a la aproximación a testimonios de quienes impulsaron y vivieron estas experiencias, Pía Gutiérrez señaló que «darle espacio en otros circuitos a estos testimonios permite reconocer una experiencia vital vinculada al teatro, y también un gesto político que pervive en las formas de vincularnos, de escucharnos y dar espacio a otras y ojalá nuevas activaciones de estas voces».   

En esa línea, el actual proyecto incluye 3 cápsulas audiovisuales a partir de los documentos de la colección que serán difundidas en la plataforma y en redes sociales. En esta línea, Fabiola Neira, archivera del grupo, invita a «las y los usuarios al uso de los documentos con fines de investigación, conocimiento y disfrute».

Desde sus inicios, Colectivo ARDE no solo se ha enfocado en la gestión de archivos de artistas y agrupaciones sino también en la activación de los documentos bajo la consigna «los archivos laten». Para ello han generado fanzines, producciones audiovisuales, entre otras iniciativas. 

Ahora, el archivo reunido por esta investigación, concebida como una primera etapa en donde están los relatos y registros identificados, está disponible en www.proyectoarde.org, web dedicada a los archivos y memorias de las artes y las culturas.

El proyecto «Teatros y Juventudes en Dictadura», se suma a otras 38 colecciones disponibles en la plataforma de manera gratuita, las cuales dan cuenta de procesos de creación y trayectorias de compañías teatrales, artistas escénicas de ayer y hoy, investigaciones y proyectos en arte y cultura.

Entre estas destacan el fondo documental de Sergio Zapata, el archivo del teatro chileno en el exilio en Costa Rica y del Teatro del Pueblo (1958-1967).

Foto Portada: 1er Encuentro de Teatro Interescolar Liceo Manuel de Salas

Sigue leyendo:

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬