Cuando la primera línea es en verso: Obras de poetas chilenas para un Chile movilizado

Son más 60 días de gente en las calles, reuniéndose en plazas pequeñas o en grandes avenidas, 60 días en que el armatoste paco no ha detenido en lo más mínimo su lógica de guerra arrancando ojos, violando en cuarteles, traicionando otra vez a todas y todos esos a los que juraron proteger de los […]

Son más 60 días de gente en las calles, reuniéndose en plazas pequeñas o en grandes avenidas, 60 días en que el armatoste paco no ha detenido en lo más mínimo su lógica de guerra arrancando ojos, violando en cuarteles, traicionando otra vez a todas y todos esos a los que juraron proteger de los verdaderos bandoleros.

En este escenario de ciudadanía en resistencia, son incansables los intentos del gobierno de Piñera y de parte importante de la clase política por vandalizar el accionar de la población con maromas que hermanan el saqueo con la legítima acción directa de la gente organizada en sus barrios, en la calle.

Y así como vemos que la primera línea es vapuleada a diario por el poder con sus discursividades, del mismo modo el trabajo lúcido, político, incendiario de muchas y muchos de nuestros trabajadores de la cultura ha sido castigado por el olvido que trajo nuestra vuelta a la democracia y la necedad que nos impusieron entre matinales, simces y créditos preaprobados. 

Por eso proponemos algunas voces fabulosas de poetas chilenas que merecen estar en las actuales vanguardias. Elvira Hernández, Stella Díaz, Carmen Berenguer, Ángela Barraza, son ejemplos de creadoras que desde el verso barricada, desde el verso camote, son necesarias de ubicar por fin en nuestras primeras líneas.

Elvira Hernández (1951). Poeta, ensayista y crítica literaria. Su obra “La Bandera de Chile” vio la luz luego de diez años de haber sido terminada. Tras haber sido detenida por cinco días en el cuartel Borgoño en 1979 por agentes de la dictadura de Pinochet, fue el horror de esa experiencia el resorte para que Hernández empezara al año siguiente la escritura de esta obra que concluyó en 1981 y que luego de una década de clandestinidad logró editarse en el ‘91 por la editorial Libros de Tierra Firme en Buenos Aires.

“La Bandera de Chile” completo: http://www.memoriachilena.gob.cl/archivos2/pdfs/mc0031024.pdf

Stella Díaz Varín (1926-2006): Poeta chilena perteneciente a la Generación del 50, La Colorina dibujó una historia como creadora llena de hondura, corrosión y valentía al enfrentar los permanentes vicios de una escena literaria machista acostumbrada a minimizar la presencia de voces de mujeres poetas en ese espacio que creían como exclusivo.

La Colorina hizo su historia siempre peleando a la contra, desobedeciendo cualquier forma de ‘vaca sagrada’, padeciendo los horrores de la tortura militar luego del Golpe y fue en 1992 cuando publica “Los dones previsibles”, obra con la que obtuvo el premio del Consejo Nacional del Libro al año siguiente y que resulta en una muestra perfecta de toda la lucidez de su voz poética.

“Los dones previsibles” completo: http://www.memoriachilena.gob.cl/archivos2/pdfs/MC0017862.pdf

Carmen Berenguer (1946): Poeta, cronista y artista visual. Referente ineludible de la escena poética y contracultural de la década de los 80 en el Chile en dictadura, la inquietud creadora de Berenguer se plasmó en una serie de tres obras tan políticas como combativas: “Bobby Sands desfallece en el muro” (1983), “Huellas de siglo” (1986) y “A media asta” (1988). Parte activa de la bohemia capitalina que defendían nombres como Pedro Lemebel, Pancho Casas o los integrantes de Los Prisioneros, Carmen resistió la mordaza milica llevando a cabo proyectos editoriales como las revistas Hoja X Ojo el ‘84, Al Margen el ‘86 y la realización junto a otras escritoras del Primer Congreso de Literatura Femenina en 1987.

“Bobby Sands desfallece en el muro” completo: http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-9331.html

Ángela Barraza (1984): Escritora, editora y comunicadora chilena. Chile es su primera obra editada en 2011, entrega arrolladora en donde conjuga tanto la dimensión íntima como la colectiva, siempre con una intención política y de resistencia de alto vuelo.

Inquieta, busquilla, Barraza ha desarrollado su ejercicio escritural desde distintos flancos, a través de medios de comunicación o generando instancias de encuentro para poetas y trabajadores/as de la palabra, pero siempre convencida de que cualquiera sea la voz utilizada, lo que siempre importa es la mirada crítica sobre eso que nos circunda y que se asoma en forma de abuso, de inequidad e injusticia.

“Chile” completo: https://issuu.com/arturoledezma/docs/librochile

**Foto Portada: Bastián Cifuentes

Compártelo

Comentarios