Dignidad Ahora

El arte rupestre se creó en Australia con plantillas de cera de abeja

Experimentos que involucran calentar y moldear cera de abejas en figuras humanas, animales, los objetos y las formas geométricas, y luego estampar en una losa de roca, confirmaron que la cera de abejas era un material excelente para hacer plantillas en miniatura
Publicado en

Artes

0 0


A lo largo de la historia el hombre ha empleado un sinfín de expresiones para recrear el mundo que le rodea, unas son consideradas y valoradas por su fidelidad, otras por su carga “artística”, simbólica y representativa. La más antigua de ellas pudiera ser el arte rupestre, cuyo origen se presume tuvo lugar en las cavernas.

El concepto deriva por simple casualidad y el consenso de los expertos: “es todo aquel dibujo o expresión artística prehistóricas que se hallan impresas en rocas y cavernas”, ya que el hombre de este tiempo plasmaba allí su arte y desarrollaba gran parte de su vida en estas cuevas para refugiarse de depredadores y de las inclemencias climáticas.

A pesar de este acuerdo conceptual y las pruebas que ha dado la historia antropológica, un equipo de investigadores de la Universidad de Flinders sugiere que esta forma de expresión humana pudo haber tomado algunos atajos a la hora de plasmar y proyectar en la piedra el mundo prehistórico.

Según los investigadores, las imágenes encontradas en  el refugio de rocas Yilbilinji, en el Parque Nacional Limmen del norte de Australia, fueron plasmadas gracias al empleo de plantillas de cera.

Se sabe que esta manifestación artística está considerada como una de las más antiguas de las que se tiene constancia, ya que existen testimonios que se remontan realmente muy lejos en el tiempo, 40 mil años; es decir, tras la última glaciación.

Experimentos que involucran calentar y moldear cera de abejas en figuras humanas, animales, los objetos y las formas geométricas, y luego estampar en una losa de roca, confirmaron que la cera de abejas era un material excelente para hacer plantillas en miniatura.

El molde

Las muestras analizadas por los investigadores incluyen figuras humanas, cangrejos, tortugas, patas de canguro, un equidna, bumeranes y formas geométricas, las cuales tienen bordes curvos y son demasiado pequeñas para haber sido creadas de una forma primitiva y  sin la ayuda de herramientas.

Los expertos investigaron cómo se podrían haber creado plantillas en miniatura en esta época, y sobre este particular el antropólogo de la Universidad de Monash, John Bradley, sugirió que los bordes redondeados pueden haberse formado con cera de abejas moldeada pegada a la superficie de la roca, ya que las personas que viven en la región continúan usando la sustancia para reparar herramientas y fabricar juguetes.

«Nuestros experimentos, que involucran calentar y moldear cera de abejas en figuras humanas, animales, los objetos y las formas geométricas, y luego estampar en una losa de roca, confirmaron que la cera de abejas era un material excelente para hacer plantillas en miniatura”, dijo.

Se han encontrado obras de arte similares en Nueva Gales del Sur, Australia, y la isla de Kisar, Indonesia, pero esas obras de arte solo representan figuras humanas.

Se sabe que esta manifestación artística está considerada como una de las más antiguas de las que se tiene constancia, ya que existen testimonios que se remontan realmente muy lejos en el tiempo, 40 mil años; es decir, tras la última glaciación.

Volviendo las agujas del reloj

Documentos señalan que el arte rupestre se extendió durante tres periodos reconocidos en la historia del ser humano: el paleolítico, el mesolítico y el neolítico. El primero, que va desde aproximadamente dos millones antes de nuestra era y hasta el 10.000 A.C.; el siguiente se extiende entre el año 10.000 y el 7.000 A.C. y finalmente el neolítico, que comprende los restantes tres mil años que siguen hasta nuestro tiempo.

Las imágenes de Yilbilinji fueron encontradas en el año 2017 y representan una amplia gama de motivos.

En la investigación, los expertos se percataron que la mayoría tenía bordes redondeados o curvos, lo que sugiere que fueron hechos con algo que podría moldearse fácilmente y adherirse a la superficie de la roca.

«Utilizando estas pistas, los investigadores decidieron probar si la cera de abejas podría haberse usado para hacer las plantillas en miniatura», y efectivamente, fueron creadas con plantillas miniaturas, dijo el antropólogo John Bradley.

En lo que respecta a la motivación para este tipo de arte prehistórico, otros investigadores explican que algunas pinturas rupestres tienen una fuerte carga mágico-religiosa, utilizándolas con la única razón de ser la antesala de una caza exitosa.

La mejor prueba de esto se puede apreciar en Francia, precisamente en la cueva de Lascaux, y en la figura de la Venus de Willendorf, que se presume data del año 20.000 A.C.

En el primer caso de la cueva hay representaciones pintadas en carbón y pigmentos de figuras de toros, bisontes y de seres humanos disponiendo de elementos de caza, hecho que se interpreta como un fiel relato de la vida cotidiana del hombre de aquellos tiempos.

En el segundo caso, la Venus revela imagen de una mujer con grandes caderas y pechos que se supone simbolizaba la fertilidad de la fémina.

Sigue leyendo:


Comparte 👍

Comenta 💬