El poeta que soñó con un mundo al revés

A pesar de la tristeza que agobiaba al escritor, tiene una vida llena de satisfacciones, ya que sus libros fueron premiados y el reconocimiento a su obra no tardó en llegar

Por Flor Coca

Publicado en

Artes / México / Portada / Puebla

0 0


Goytisolo

Hace años, escuché un poema musicalizado que nunca olvidé. La voz era de Paco Ibañez. El poema hablaba de un mundo ideal y contrario a lo que hemos aprendido desde la niñez con relación a los personajes que ahí aparecen. En el existen un príncipe malo, un lobito bueno, una bruja hermosa y un pirata honrado. ¿Por qué, no soñar con ese mundo como lo propuso José Agustín Goytisolo? El escritor nace en Barcelona el 13 de abril de 1928. Su familia es de poetas y escritores. El, su hermano Luís y su hermano Juan. Antonio y Martha que no fueron escritores. Ellos sufrieron la terrible pérdida de Julia Gay, su madre, que murió trágicamente en un bombardeo en 1938 en plena guerra civil en España. José Agustín tenía solo 10 años. “El aire de los chopos y vuelvo a recordar. En un día de marzo te fuiste. Nada más.   Una sonrisa tuya o un gesto. Claridad como la de tus ojos no he visto. Nada más. Luego días de ira dolor y adversidad. Y en medio de la noche tu estrella. Nada más. Por su fulgor perenne contra la eternidad te ofrezco unas palabras de amor. Y nada más”. Escribió José Agustín. Es innegable que la muerte de su madre, marcó su vida para siempre.  El autor tuvo que seguir su vida recordándola siempre. Él no estudió para ser poeta. Estudió derecho y terminó la carrera. Aunque su verdadera vocación eran las letras. Y fue uno de los mejores poetas españoles. 

José Agustín y sus hermanos tuvieron que vivir la vida sin su madre y con la mano férrea de su padre que, como ellos, añoraba a la mujer que se había ido para siempre. Y así siguieron los 5 hermanos, caminando juntos y recordando a Julia, la madre amorosa que ya no verían nunca más.

El poeta crea un largo poema dedicado a su hija que tenía el mismo nombre que su madre, titulado: palabras para Julia y que también, musicalizado por Paco Ibañez, se convirtió en el poema más escuchado de Goytisolo y en un himno para la resistencia española en la época del dictador Franco. El y Paco se hicieron grandes amigos y recuerda como lo conoció: “Llegó a casa con una guitarra…, al fin comenzó a explicar que le gustaba poner música y cantar ciertos poemas de ciertos poetas. Eso debió ser en 1968 o por ahí, no recuerdo bien…; lo cierto es que al poco de charlar ya estaba cantando poemas… Me quedé asombrado: su música y su voz daban una dimensión nueva, y para mí desconocida, a la letra de aquellos poemas…, y sin avisar, cantó dos o tres poemas míos” Y así palabras para Julia y Un mundo al revés fueron conocidas en muchas partes del planeta.

El perteneció a la llamada Generación de los 50. Desde estudiante, José Agustín se identificó con las juventudes antifascistas, contrarias a la dictadura de Francisco Franco.  Su primer libro de poemas ve la luz en 1955. En Retorno, se reúnen poesías como vosotras aves, que dicen los estudiosos de su obra, es un recuerdo constante de la muerte de su madre, que marcó para siempre al poeta. “Sobre vosotras madres de la lluvia tempestades de amor contra los cielos lloré en silencio sobre tanta muerte. O un fragmento de la poesía de muerte mujer:

“Lo que tu hubieras sido ha quedado en el aire perdido para el tiempo. Las cosas que no hiciste las canciones que nunca cantarás los días nuevos que te correspondían. los deseos la rueda de las voces abiertas en tu oído toda tu larga sombra proyectada al futuro”.

Salmos al viento y claridad fueron otros dos libros que se conocieron en la misma década de los años 50.

A pesar de la tristeza que agobiaba al escritor, tiene una vida llena de satisfacciones, ya que sus libros fueron premiados y el reconocimiento a su obra no tardó en llegar. Casado con Asunción Carandell, tiene una hija, Julia. 

El escritor solo escribe 4 cuentos dedicados a los niños y que cuentan la historia de los personajes entrañables de su poema Erase una vez. Así tenemos a un lobito bueno, un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado.  

El lobito bueno es amigo de los animales y de los niños y cuando sus amigos se van, el los sigue y solo recibe malos tratos, por lo que se convierte al regresar a su lugar, en un agresivo y violento animal que antes fue bueno. Lo mismo sucede con la bruja hermosa que era una linda muchacha que ante la intolerancia de la sociedad se retira y se convierte en una bruja que no volverá a ser amable. El pirata anda en los mares buscando personas justas a las que invitar a su isla para vivir con él. Los lleva y se da cuenta cada vez que no son personas justas ni honestas. Solo el príncipe malo, se convierte en un rey cercano a su pueblo. Al darse cuenta de las intrigas de sus asesores que siempre hablaban mal de él y mentían al pueblo, los manda fuera del palacio. El gobernará para hacer felices a sus ciudadanos.

José Agustín Goytisolo muere a los 71 años, en marzo de 1999, en un accidente que la prensa anunció como un suicidio, ya que cae de un balcón. Su familia negó rotundamente que atentara contra su vida. No sabremos si fue accidente o suicidio, o talvez se fue en busca del pirata honrado a surcar los mares y vivir en una isla destinada a los hombres justos y honrados, como él. 

Primavera de 2022

Leer más: El legado de la Siempreviva que no se marchitó

Ilustración: Iván Castillo

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com


   


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬