IRÁN #3037 [Violencia político sexual en dictadura]: En búsqueda de un centro de memoria feminista

En estos engorrosos días, donde la tensión, la confusión y la rabia se turnan y apoderan de nosotros, los espacios de contención y aprendizaje se agradecen, y justamente eso es lo que logra transmitir esta obra, un lugar de refugio y entendimiento para quienes asistimos, en donde de alguna forma te trasladan a lo sucedido […]

En estos engorrosos días, donde la tensión, la confusión y la rabia se turnan y apoderan de nosotros, los espacios de contención y aprendizaje se agradecen, y justamente eso es lo que logra transmitir esta obra, un lugar de refugio y entendimiento para quienes asistimos, en donde de alguna forma te trasladan a lo sucedido en ese lugar en los 70’ y por otra, te mantienen en este nuevo Chile despierto. 

Irán #3037 [Violencia político sexual en dictadura], es una obra dirigida por Patricia Artés, que como su nombre lo indica, relata las agresiones sexuales perpretadas en esa época y en ese recinto conocido también como la Venda Sexy. En el montaje se retrata a la familia que hoy vive en esa casa y cómo los oscuros lugares en los que se cometieron abusos hoy se convirtieron en el dormitorio matrimonial o el sótano. Ahí es cuando el relato permite empatizar con la hija menor, Valentina, quién descubre los fines anteriores que había tenido su casa y cómo sus padres se han encargado de ocultarlo. 

En una hora y media la puesta en escena hace un recorrido entre trozos de la realidad que vive la familia y un poco lo que fue ese lugar, quiénes torturaron, cómo lo hicieron y cuáles fueron las víctimas, lo que hace más valiosa y profunda a la historia, ya que se menciona con nombre y apellido a quienes ejercieron esta violencia política sexual. 

Asistir a ver esta obra en noviembre de 2019, en el Teatro Nacional Chileno, justo en frente de La Moneda no me parece una casualidad, y es que salir del lugar y encontrarse con uniformados de verde justo después de haber escuchado sobre Ingrid Olderock – una oficial de Carabineros y miembro de la DINA, que entrenaba perros para violar a mujeres y luego hacerlas desaparecer- indigna, aún más sabiendo que ella ni ninguno de sus pares ni superiores han sido juzgados por delitos de violencia sexual. 

La memoria es rebeldía e Irán #3037 nos obliga a recordar a todas esas personas que sufrieron vejaciones sexuales hasta el punto de perder sus vidas y no tener rastros de sus cuerpos, ahí es cuando aparece la pregunta si lo que sucede hoy en Chile es en vano, y no tarda en aparecer el no como respuesta. Hasta el 12 de diciembre de este mes, el INDH reportaba al menos 93 casos de víctimas que habrían sufrido violencia sexual y hasta la fecha, ningún carabinero imputado por esos delitos lo que denota una necesidad urgente de sentenciar estos hechos. 

Como lo dijo Beatriz Bataszwe, lo personal es político, siempre lo ha sido, y claro que sí, porque hoy como mujeres, por más que seamos catalogadas como ciudadanas de segunda clase, somos feministas que tenemos una responsabilidad gigante con todas esas personas que el Estado y los uniformados quisieron y quieren acallar; somos la voz de quienes hoy no están y la compañía de tantas sobrevivientes y es por ellas  que no permitiremos más impunidad. Nos dijeron para que nunca más en Chile, pero eso ya no existe y la comodidad de nuestro silencio tampoco. 

A las mujeres se nos ha quitado tanto, que incluso nos privan de tener un lugar donde hacer memoria con enfoque de género, por eso es que la Brigada Lumi Videla trabaja incesantemente en recuperar la Venda Sexy, Irán #3037, que se anule el actual proceso de venta del lugar, y además que se reconozca la verdad oficial sobre la historia de ese sitio, y como ellas lo sentencian: SI NO HAY JUSTICIA ¡HAY FUNA!


Comparte ✌️

Comenta 💬