La Patogallina escarba profundo en “Cauri Pacsa, los niños y El Plomo”, su nuevo espectáculo basado en la historia del Niño del Cerro El Plomo

Coincidiendo con las celebraciones del Inti Raymi de los pueblos andinos, una fiesta milenaria que cada solsticio de invierno celebra el retorno del sol y encierra un profundo sentido de descolonización cultural y resistencia, el Colectivo Artístico La Patogallina presenta “Cauri Pacsa, los niños y El Plomo” un proyecto escénico interdisciplinario que cuenta con la participación de los músicos Joe Vasconcellos, Aldo “Macha” Asenjo, Claudio “pajarito” Araya y el artista visual Norton Maza.
Publicado en

Artes / Teatro

0 0


La Patogallina sigue escarbando, curiosa y reflexiva, el terreno a veces oscuro y pedregoso de la historia de nuestro continente, clavando sus garras esta vez sobre uno de los descubrimientos antropológicos más importantes de la historia de Chile: “El niño del Cerro El Plomo”, un cuerpo liofilizado naturalmente de un niño incásico de aproximadamente 8 años, que fue enterrado vivo a 5.400 metros de altura hace más de 500 años en el Cerro el Plomo (ubicado en la Región Metropolitana), como ofrenda en honor al dios inca Inti (Sol) en la ceremonia de la Capacocha, ritual religioso del Tawantinsuyu o Imperio Inca.

Para Martín Erazo, director artístico de La Patogallina, “esta es una historia que abre una serie de flancos que la convierten en un relato, además de interesante, muy conmovedor. Está la historia del niño viajando desde el Cusco hasta el valle del Mapocho, por otro lado, la de los pirquineros que encuentran al niño, donde aparece otro aspecto muy profundo y sensible que tiene que ver con la pobreza, la necesidad y la urgencia, y por último una ficción que se instala en la actualidad, un programa de radio que recibe una noticia y desde allí, una línea argumental  busca reflexionar sobre el sacrificio, la temporalidad y la contingencia urbana“.

INTERDISCIPLINARIO Y MULTIPLATAFORMA 

“Cauri Pacsa. Los Niños y El Plomo” un proyecto escénico interdisciplinario que cuenta con la participación de los músicos Joe Vasconcellos, Aldo “Macha” Asenjo, Claudio “pajarito” Araya y el artista visual Norton Maza, y se plantea como un homenaje y relectura del radioteatro, formato en que confluyen, la palabra, la música y la teatralidad.

Al respecto, Erazo explica que “este es un espectáculo que suma a lo que la Patogallina viene haciendo (la creación de imágenes poéticas y el lenguaje físico) las técnicas del radioteatro, los conceptos de imagen de Norton y la “canción”, tal como se utilizaban antiguamente en la radio con cantantes en vivo. De ahí nace la idea de invitar a Joe, a “Macha” y “Pajarito”.  Joe compuso tres canciones en clave acústica, en ellas relata distintos aspectos de la historia, pero por sobre todo las emociones que aquí se cruzan. Macha entrego dos potentes temas que tienen una sonoridad electroacústica y experimental, uno que trabajó solo y otro que hizo con “pajarito” desde su proyecto de dúo “Cabezas rojas”. Claudio “pajarito” además, acompaña a Joe en el estudio de grabación y en la filmación del espectáculo”.

“He sido siempre un enamorado de la pluma de Martin, tiene el don y el talento de rescatar, siempre, la ternura que no debemos perder jamás” señala Joe Vasconcellos, agregando que respecto a la historia que aborda el espectáculo “hay algo inexplicable que tiene que ver con la emoción, la ignorancia heredada, esa identidad negada entre las pecas escondidas… así que gracias, Caurito lindo!!!”.

Para el artista visual Norton Maza, quien desarrolló el concepto visual del espectáculo, “esta es una historia compleja, profunda, dolorosa, mágica, y que tiene muchos componentes que nos remiten a nuestras raíces, el mismo hecho de que Santiago se fundó sobre una ciudad Inca también es muy doloroso, el sacrificio del niño también es muy doloroso, sentir lo que él habrá sentido,  y la fiesta en torno a aquel, es una relación muy particular, como que de pronto te seduce y también te entristece, te seduce porque es mágico y te entristece por la situación profunda, porque uno lo mira desde un mundo mucho más occidental que fue el que invadió luego este territorio”, agregando que “como creador presentó un gran desafío ilustrar la obra, yo creo que está la magia, tratar desde lo lúdico, lo abstracto de un niño, desde esa visión, desde su alma, poder ilustrar esta obra, para desarrollar una imagen mucho más más abstracta que figurativa y desde esa pequeña mirada hacia arriba percibir a los adultos, percibir a la ciudad y percibir también a los dioses”.

Además de ser interdisciplinario, este proyecto también apunta a una línea de desarrollo y presentación multiplataforma, con una puesta en escena presencial en espacios físicos con público asistente (según aforo permitido por protocolos COVID-19 del momento); un radioteatro en formato tradicional, una producción audiovisual y una producción fonográfica en formato físico (CD y Vinilo) y digital de la banda sonora. 

LA COOPERATIVA CREATIVA 

Por primera vez, a nivel de producción La Patogallina se asocia con primera vez con las productoras La Raíz y Tercer Mundo, generando una cooperativa de trabajo que según Erazo “ha significado un aprendizaje muy importante,  hemos unido las experiencias desde la música, el teatro y lo audiovisual, lo que ha fortalecido la producción del proyecto”.

Ficha artística:  

Dirección General Martín Erazo / Canciones: Joe Vasconcellos, Aldo “macha” Asenjo y  Claudio “pajarito” Araya (Cabezas rojas) / Dirección música incidental :  Alejandra Muñóz / Músicos : Alejandra Muñoz y  Jaime Molina / Diseño visualidad : Norton Maza / Guión: Martin Erazo/ Textos poéticos: Francisca Artáza / Elenco: Laura Maldonado, Pilar Salinas, Sandra Figueroa, Victoria González, Antonio Sepúlveda, Cael Orrego,  Eduardo Moya y Matías Burgos /Diseño de vestuario: Antonio Sepúlveda / Escenografía y utilerías: Norton Maza, Rodrigo Rojas, Juan Ferino y Eduardo Moya / Iluminación: Erasmo Cubillos / Grabación y Edición música incidental : Pablo contreras / Sonido: Pablo Riveros / Gráfica: Rodolfo Jofré / Asistencia de dirección: Adrián Díaz /Comunicaciones: José Arroyo/ Producción Ejecutiva: Daniela Valenzuela y Guillermo Migrik / Producción General: César Monroy y Lorena Ojeda.


Comparte 👍

Comenta 💬