Orquesta permite a personas con discapacidad auditiva disfrutar de la música mediante el tacto

Los promotores de esta idea han logrado conectar a personas imposibilitadas para escuchar con célebres piezas de Beethoven

Debido a una infección por meningitis Zsuzsanna Foldi, natural de Hungría, fue declarada sorda a los ocho meses de edad.

Ahora a sus 67 años ha podido disfrutar de la famosa Quinta Sinfonía de Beethoven de una manera bastante similar al hombre que la compuso.

Lo ha logrado mediante el tacto, colocando suavemente sus manos sobre el contrabajo de un músico, mientras permanece sentada entre los intérpretes de la Orquesta Sinfónica de Danubia en Budapest.

“Cuando me senté al lado del músico que tocaba el bajo hoy, comencé a llorar”, dijo Foldi. “Mi padre también tenía un contrabajo…y yo no tenía un audífono. Siempre ponía mi oído en el bajo y él tocaba para mí”, agregó.

Esta fue la primera de una serie de presentaciones de primavera planeadas por el director de la orquesta para personas con discapacidad auditiva, llevando música a aquellos que de otra manera no tendrían acceso a ella, reseñó el portal Córdoba Buenas Noticias.

El director de orquesta Mate Hamori dijo que la idea era conectar la música del maestro con aquellos que eran más capaces de simpatizar con Beethoven, que compuso su famosa novena sinfonía cuando estaba totalmente sordo en los años posteriores. Foto: Reuters.

Los interpretes se colocan de una manera que permite a los miembros de la audiencia con discapacidades auditivas más severas, sentarse entre ellos, ya sea colocando sus manos sobre los instrumentos para sentir las vibraciones o sosteniendo un globo rojo, que recoge las vibraciones de múltiples instrumentos que los transportan a través de las yemas de los dedos.

El director de orquesta Mate Hamori dijo que la idea era conectar la música del maestro con aquellos que eran más capaces de simpatizar con Beethoven, que compuso su famosa novena sinfonía cuando estaba totalmente sordo en los años posteriores.

La audición de Beethoven se fue deteriorando gradualmente a lo largo de su vida, y de 1804 a 1808 cuando escribió la quinta sinfonía, ya era muy difícil para él escuchar.

A medida que empeoraba, comenzó a componer música en su piano, para poder sentir las vibraciones a través de las teclas.

Uno de los miembros de la audiencia, también con problemas de audición, comentó que los instrumentos de cuerda producen una vibración muy táctil, por lo que “no fue una coincidencia que haya escrito este tipo de música”.

Otras noticias de interés:


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬