Precariedad laboral: La otra cara que revela la Muestra Nacional de Dramaturgia

En medio de una crisis se desarrolla la XVI edición del evento, que premia a cinco autores y permite que sus textos sean llevados a escena. Retrasos en el pago de remuneraciones y otras dificultades denunciaron sus participantes, que de todos modos resolvieron no suspender las funciones.

Por Arturo Ledezma

07/10/2014

Publicado en

Artes / Chile / Teatro

0 0


Manuela Infante

Es el único festival público de la temporada y pretende destacar y llevar a escena los mejores textos que se producen en el país, pero este año la Muestra Nacional de Dramaturgia revelará también un aspecto inesperado de la actual escena teatral: la precariedad laboral que enfrentan muchos de sus integrantes.

Este lunes, a horas de la inauguración, 38 dramaturgos, actores, directores, coreógrafos, músicos y teóricos difundieron una declaración pública que acusaba al Consejo de la Cultura y las Artes (CNCA), organizador del evento, de no cumplir los acuerdos laborales.

El principal problema es que la mayoría de los cerca de 50 trabajadores que participan de la muestra no recibieron el 60 por ciento de sus remuneraciones antes de la inauguración, como habían pactado, pese a haber trabajado por hasta cinco meses en la preparación de los montajes.

Asimismo, ha existido poca claridad sobre las condiciones en que han sido contratadas las personas que participan de la muestra, que desde 1995 premia a un grupo de autores y permite que sus textos sean llevados a escena.

Los ganadores del concurso 2013 fueron Gastos de representación, de Alejandro Moreno; La chica, de Karen Bauer; Hilda Peña, de Isidora Stevenson; La flor de Liriray, de Sebastián Chandía; y Ceremonia de premiación, de Cristóbal Valenzuela, cuyas funciones se realizarán hasta el domingo en Matucana 100.

Porque a pesar de las dificultades, los participantes decidieron seguir adelante con la muestra, luego de llegar a un acuerdo con el Consejo de la Cultura, que se comprometió a cancelar los sueldos antes del 25 de octubre. En las conversaciones también participaron representantes de Sidarte.

“A una semana de estrenar estábamos todos estresados y agotados y, además, hubo que sumar reuniones de trasnoche, negociaciones con el Consejo y gente redactando un comunicado, o sea, se triplicó la pega. Además, hay gente que no está de acuerdo con hacerla, entonces la muestra va a ser incómoda y media difícil. Hay que enfrentarla así, eso es lo que va a terminar por hacer: mostrarnos esta dimensión de las cosas”, dijo la directora del evento, Manuela Infante.

Aun así, la directora de obras como Prat y Cristo justificó la decisión de no suspender las funciones: “Si queríamos que nos pagaran, efectivamente teníamos que hacer la pega completa. Este es un grupo con opiniones no completamente distintas, pero donde sí hay posturas más radicales que otras, entonces para parte de la gente era importante mostrar el trabajo, responderle a esos dramaturgos que ganaron, que no tenían por qué pagar una crisis institucional, y al público”, explicó.

“Uno tiene un tremendo amor por lo que hace, pero es complicado, porque cuando muestras una y otra vez que vas a hacer las cosas porque tienes amor por ellas, es una manera de permitir que te atropellen. Si esto fuera una empresa de cualquier otra cosa, estaríamos parados, pero acá hay un apego importante al trabajo”, añadió.

Moisés Angulo, quien actúa en Ceremonia de premiación y La flor de Lirilay, lamentó por su parte que el único evento teatral que organiza el Consejo de la Cultura viva este tipo de problemas, pero advirtió que “ya estamos como acostumbrados a que nos paguen uno, dos o tres meses después de haber realizado el trabajo”.

“Eso no ocurre prácticamente en ninguna otra área laboral y llega un punto en que piensas que es el único proyecto de teatro a cargo del CNCA; que funcione así, que nos pasen a llevar de esta manera, genera rabia, frustración y ganas de no seguir trabajando en estas condiciones”, admitió.

La respuesta del Consejo estuvo a cargo de Gonzalo Marín, jefe de Fomento de las Artes y las Industrias Creativas del Consejo, quien señaló que “cuando se pensó para este año la Muestra, se acogió una estructura que era muy poco flexible. Es muy difícil conjugar los procesos creativos con los procesos de la administración pública y, en este caso, del Consejo. Eso ha llevado a problemas con los pagos”.

“Estamos buscando una solución más que enfocados en la raíz del problema. Una vez que lo tengamos solucionado y se hayan hecho todos los pagos, vamos a hacer una investigación exhaustiva para saber en qué parte se falló”, aseguró el representante del CNCA.

Pese a las dificultades, la Muestra se desarrollará diariamente en el Matucana 100 hasta el próximo domingo. La entrada es gratuita, previo retiro de entradas en el mismo centro cultural.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬

Sigue Leyendo