es Spanish

Sellos Tue Tue y Masapunk: experiencias de autogestión


Los sellos pequeños, independientes o autogestionados cada día toman más fuerza, cada día se instalan como espacios para el apoyo y la difusión de trabajos musicales que muchos no habrían logrado llegar a un sello tradicional o que, por contenidos o ideas, no podría acceder a la opción de grabación. En esta oportunidad revisaremos dos sellos disímiles y que responden a distintos orígenes, pero que tienen una idea en común, y es la de dar espacios para un gran número de artistas de la música local que han tenido una importante presencia en los últimos años.

Discos Tue Tue

Es un sello discográfico para el sur de Chile, una empresa autogestionada e independiente, cuyo objetivo principal es aportar a la edición integral de obras musicales, generadas desde y para este territorio, según explica su mentor, el músico Iván Molina. Agrega que sus actividades se iniciaron en Niebla, Valdivia, en marzo del 2007, y que apuntan, específicamente, “a promover y preservar la escena independiente, como un baluarte activo desde la zona sur, apoyando efectivamente la descentralizando de la Industria Musical Emergente a través de una asociatividad transversal”.

Su catálogo abarca géneros que van desde bandas sonoras para montaje teatral, pasando por rock de raíz folclórica, hasta sonoridades más contemporáneas, como el post rock, con bandas como Trapezoide, Zarate, Philipina Bitch, Tripolar, Thementes, entre otras. La filosofía, agrega Molina, “para enfrentar este complejo desafío se sustenta en los principios de la autogestión, el hazlo tú mismo”.

Entre sus nuevos logros, Tue-Tue acaba de ganarse cuatro Fondos de la Música 2009 -obtuvo otro el 2008 -, todo un record de gestión que permitirá tres ediciones de creciente calidad y expansión, y la realización en Valdivia del “2º Encuentro de Información e Industria Musical Chilena Emergente en el Sur”, a fines de noviembre de este año, y la grabación de nuevos discos. Este año también han equipado su propio estudio móvil de grabación y postproducción de audio.

Sobre el rol de los sellos, Molina dice que, aunque cada uno a su manera, “somos un apoyo formal de gestión para los artistas. Una especie de managers, roadies, amigos que le ayudan al otro. Y es mi parecer convencido que, al menos en Chile, somos la industria de la música… donde se sacan discos, hay nuevas propuestas, se hacen cosas nuevas”.


En cuánto a lo que pasa musicalmente en el país, Molina señala “que la cosa se ha apagado un poco, nunca fue el famoso boom del indie. Pero veo que también sigue creciendo el germen que partió en los ochentas… de a poco, año a año, la escena se va cimentando mejor… más parada, creíble y profesional. Hay artistas como Gepe, Teleradio Donoso, Nano Stern y otros, que si bien no han alcanzado la masividad, al nivel de Los Tres o Los Bunkers, si tiene un éxito”.

Sobre los cambios tecnológicos “creo que cada sello, artista, músico, trata de estar al día y usarlos según sus propias nociones, creatividad y públicos objetivos… Y si bien la masividad de la venta digital es un tema pendiente, en Chile ninguna experiencia ha dado buenos resultados, hasta el momento, me imagino que por idiosincrasia. El tema va para allá, pero parece que el cambio de hábitos, sobretodo del público, es lento”. Agrega que la idea es ir abriendo puertas, y, “al menos en el lado de la escena que nos movemos nosotros, el mayor valor intrínseco es la amistad, la asociatividad, el ‘estar en la misma’ que nos permite compartir esfuerzos, gastos, ideas y ganancias cuando las hay”.

Masapunk

El sello surgió hace quince años, con la clara intención de difundir ideas libertarias a través de la edición de bandas y discos que reflejaran esas ideas. Si bien al comienzo se editaron cintas de bandas musicalmente hardcore-punk, con los años el espectro musical fue variando, colaborando incluso con bandas cuyas letras no eran abiertamente políticas -como fue el caso de Diablo o  Proyecto Científico-, pero con quienes, según explica uno de sus gestores, Alejandro Stephens, “se compartía la visión sobre como debe funcionar  la edición de material”.

Cabe recordar, explica, que en estos años no solo se ha editado material, “sino que también se ha colaborado con la distribución de material de fanzines y de otros sellos, así como se ha participado en proyectos como el Centro Cultural 771, y el servicio de internet Carcaj”.

En su relación con los grupos, explica Stephens “nosotros como sello, más que trabajar para las bandas o contratarlas, colaboramos con ellas. No somos dueños de su trabajo, así como son ellos quienes deciden si colaboran con nosotros. Aquí no hay contratos ni nada parecido”. Destacando en esa relación bandas como Electrozombies, Marcel Duchamp, Punkora, Malgobierno, Sin Fronteras, Disturbio Menor y Diablo, por nombrar algunas.

Pero los muchachos de Masapunk no paran, ya que como dice Stephens “proyectos siempre hay, y muchos, pero no todos logran concretarse. En este instante tenemos la intención de colaborar con las próximas ediciones de Electrozombies, Punkora, Marcel Duchamp, Eskupitajo y Malgobierno, principalmente en lo que corresponde a distribución. Todo se irá haciendo a medida que las bandas realicen sus grabaciones, y nosotros podamos apoyar esos procesos”. Paralelamente hace algunos meses que están trabajando en un fanzine, que se llamará Crónica Negra, el cual seguirá la línea del sello, es decir, reunir textos que contengan ideas criticas con entrevistas y reseñas de música. “Nuestra propuesta, agrega, no es solo en lo que se refiere a una independencia económica a la hora de editar discos, sino que también en independencia a nivel de ideas y puntos de vista, más allá de lo que dice la televisión o los medios oficiales”.

A diferencia de otros sellos, explica Stephens, en el caso de Masapunk “se intenta equilibrar lo musical con el discurso, un discurso de izquierda libertaria que mucha gente relaciona más con la negación -al no editar material con posturas fascistas, machistas, patrioteras ni homofóbicas-, que con propuestas e ideas políticas”. Señala también que esa diferencia “es la que nos aleja de muchos otros sellos que se consideran ‘independientes’ simplemente, y el motivo por el que nosotros nos consideramos ‘autogestionados’. En ese sentido, nuestra función sigue siendo demostrar que se pueden hacer cosas desde una perspectiva de apoyo mutuo, y alejada de los valores capitalistas impuestos”.

Sobre el futuro y los cambios tecnológicos, Stephens indica que “es innegable que han existido cambios en todos estos años, lo cual se ha producido principalmente debido al mayor acceso a la tecnología, lo que ha influido desde el proceso de grabación (gracias a la tecnología digital de grabación y edición de audio) hasta lo que es la distribución de material. Por ejemplo cuando surgió el sello se realizaban ediciones en cinta, con un tiraje de 50 copias cada vez; el CD se veía como algo lejano y costoso de producir, y nadie imaginaba que llegaría el mp3. Indudablemente eso ha ayudado mucho a difundir la música sin depender de un ‘gran sello’, y mucha gente ha comprendido que puede hacer las cosas por si mismo. Eso es indudablemente positivo”.

Jordi Berenguer
Onda Corta
El Ciudadano

Facebook Comments

4,251,235FansMe gusta
174,718SeguidoresSeguir
292,344SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -