11 de Septiembre: Solo se conmemora aquello que se conoce

"La derecha golpista en cuyo seno se encontraban los Edwards, los Jarpa, los Allamand, los Matte, los Larraín, jamás aceptaron el triunfo democrático de un gobierno popular, y desde el primer día, conspiraron por acabar con él..."

Por Opazo

Publicado en

Chile / Columnas

0 0


Por Luis Mesina

Este 2021 se cumplen 48 años del ominoso golpe cívico militar que perpetrara la derecha chilena, de la mano del gobierno estadounidense dirigido por Nixon y Kissinger. Esa ruptura de la democracia, que ahogó a nuestro país en una sistemática política de violaciones a los derechos humanos, aun no encuentra la verdadera reparación, pues, mientras no haya verdad y justicia el dolor seguirá latente por muchos decenios.

Conmemorar significa recordar, pero solo se puede recordar aquello que se conoce. Tres cuartas partes de nuestra población nacieron después del 11 de septiembre, de allí que sea relevante recordar esos hechos de nuestra historia.

La felonía llevada adelante por aquellos que suelen enarbolar la bandera es un acto de la mayor gravedad, que desagraciadamente en nuestro país ha sido soslayada por muchos que gobernaron nuestro país en estos 30 años, en beneficio de los que traicionaron la patria y confabularon desde el primer día en que asumiera el gobierno popular para acabar con la vida del Presidente mártir, Salvador Allende.

Ese martes 11 de septiembre en que la democracia fue suplantada por el crimen, el terror y la violación extrema y permanente a los derechos humanos, se develó de manera nítida que ese flagrante episodio de nuestra historia no fue azaroso, respondía a una rigurosa planificación mucho antes que asumiera el poder el Presidente Allende. La derecha golpista en cuyo seno se encontraban los Edwards, los Jarpa, los Allamand, los Matte, los Larraín, jamás aceptaron el triunfo democrático de un gobierno popular, y desde el primer día, conspiraron por acabar con él.

Muchos de aquellos, aún ocupan importantes cargos en la dirección del Estado, de ministros, de congresistas, de empresarios. Son una muestra más de que, a casi 50 años, aún no se ha hecho total justicia sobre ese alevoso crimen a la república de Chile.

Conmemorar implica recordar. Recordamos que el eje central de la política del gobierno de Salvador Allende fue restituir la dignidad y el rol que le asiste en la sociedad al mundo del trabajo y quiénes son sus protagonistas principales, los y las trabajadoras.

Las permanentes palabras del presidente Allende en los momentos previos al bombardeo de La Moneda, confirman su lealtad y confianza con el mundo del trabajo. Recordamos algunas de ellas.

¡Somos tres millones de trabajadores contra 50 mil golpistas!

La mejor arma son los puños, las máquinas, las herramientas, las palas. ¡Pueblo de Chile: a no dejarse aplastar por el fascismo! ¡A luchar por las conquistas conseguidas en tres años de combates fervorosos! ¡A no dejarse derrotar ni desanimar! ¡Cada minuto que pasa corre a favor de nosotros! ¡Viva Chile!”

A 48 años, evocar esa fecha histórica implica comprometernos con la lucha que dieron tantos y tantas por hacer de nuestro país un país más justo. Ello significa, apoyar a quienes hoy disputan en el proceso constituyente la posibilidad de escribir por vez primera una nueva Constitución Política, texto que sin duda deberá recoger parte importante del legado por el que Salvador Allende luchó y pagó con su vida, y es el pleno reconocimiento a quienes hacen posible la riqueza y el progreso de nuestro país, las trabajadoras y los trabajadores.


Comparte 👍

Comenta 💬