Dignidad Ahora

Gobernador de Tarapacá ingresa recurso contra Piñera por "notable abandono de deberes"

Alcalde de Colchane responsabiliza a Piñera de dilatar crisis migratoria «para que el próximo Gobierno se haga responsable de este fenómeno que se le escapó de las manos”

"Este también es un resultado del centralismo que vivimos. Nosotros en Colchane estamos enfrentando esta situación desde el mes de marzo de 2020 a la fecha. Esto ha superado nuestra capacidad de respuesta. Lamentablemente se ha mantenido en el tiempo, y eso nos ha hecho imposible responder con los pocos recursos que tenemos, considerando que Colchane es una de las comunas más pobres del país", indicó el alcalde Javier García.

El gobernador regional de Tarapacá, José Miguel Carvajal, ingresó un recurso de protección en contra del Presidente Sebastián Piñera por «notable abandono de deberes», como parte de la crisis migratoria que se registra, principalmente, en el norte de Chile.

En la misiva, la autoridad señala al mandatario como el «principal responsable de la situación migratoria que vive nuestro país, y en forma particular la región de Tarapacá».

Carvajal plantea que «el alto y creciente número de ingresos de personas en forma no oficial o irregular, ha sido tolerado, permitido y soportado indebida e irresponsablemente por usted (Piñera) y las autoridades llamadas a controlar este tipo de hechos».

En este sentido, añade que lo anterior «inevitablemente transforma en ilegal y arbitrario su obrar o conducta, en este caso, por omisión, al no asumir como es debido y propio en un Estado de Derecho, las funciones y atribuciones que posee».

El gobernador indicó que «este recurso de protección en su contra se hace extensible también a las responsabilidades que recaen en el ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado».

También incluye al titular de Defensa, Baldo Prokurica; subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli; y al jefe del Departamento de Extranjería y Migración, Álvaro Bellolio», consignó Meganoticias.

A su juicio, estos funcionarios de Gobierno también han incurrido en «notable abandono de sus deberes, y cuya consecuencia es la actual crisis social y humanitaria que vive la región de Tarapacá».

«El Gobierno debe reconocer que este fenómeno migratorio se le escapó de las mano»

Por su parte, el alcalde de Colchane, Javier García, se refirió a la dramática situación que se está viviendo en la comuna de la Provincia del Tamarugal, a raíz de la masiva de llegada de inmigrantes, principalmente venezolanos, y que ha generado un colapso en esta zona del norte.

García responsabilizó al Gobierno central de esta crisis migratoria y señaló que «lo único que hemos visto son declaraciones a través de los medios de comunicación negando la existencia de esta realidad».

«El primer gesto que debe hacer el Gobierno es reconocer que existe este fenómeno migratorio y que se le escapó de las manos, y tener la voluntad de sentarse a trabajar con los alcaldes afectados y con la comunidad», dijo en declaraciones a El Mostrador.

«Creo que ha habido una actitud negativa de parte del Gobierno, y lo único que hemos visto en la región de Tarapacá son desacreditar a las personas que hacen este tipo de denuncias, o bien avalar este tipo de visitas de autoridades nacionales solamente con el fin de tomarse fotografías, y así dejar tranquila a la población chilena», agregó el jefe municipal.

A juicio de García desde La Moneda no han querido escuchar ni ver lo que pasa en la región y lo que se está haciendo Piñera «es dilatar esta situación para que el próximo Gobierno se haga responsable de este fenómeno que se les escapó de las manos».

Destacó que la situación «es el resultado de una mala política migratoria, y por cierto de la falta de voluntad política del Gobierno, me refiero a la falta de reconocimiento de la existencia de esta situación o realidad que estamos viviendo en Colchane».

«También llama la atención que pidan orientación a la Corte Suprema respecto de las expulsiones (…) algo está buscando con este tipo de solicitudes. A mi juicio, lo que busca es atribuir responsabilidades a otro órgano, responsabilidades que le competen derechamente al Ministerio del Interior», dijo el edil electo en los últimos comicios como independiente en el pacto Unidos por la Dignidad (DC-PRO y Ciudadanos).

Destacó que la crisis migratoria, registrada principalmente en el norte, se escapa de la capacidad de respuesta de un municipio.

«Hoy día estamos frente a un fenómeno que está afectando no solamente a Tarapacá, ya a otras regiones del país», planteó.

«Este también es un resultado del centralismo que vivimos. Nosotros en Colchane estamos enfrentando esta situación desde el mes de marzo de 2020 a la fecha. Esto ha superado nuestra capacidad de respuesta. Lamentablemente se ha mantenido en el tiempo, y eso nos ha hecho imposible responder con los pocos recursos que tenemos, considerando que Colchane es una de las comunas más pobres del país», subrayó a El Mostrador.

Señaló que se necesitan más recursos en salud, ya que hay un consultorio que normalmente atiende a 15 personas, pero que actualmente está atendiendo a más de 100 personas diarias: «Se requiere mayor inyección de recursos en el ámbito de salud. No es posible que nosotros como municipio estemos obligados a responder con recursos que son destinados a los colchaninos, un fenómeno que sobrepasa nuestra capacidad presupuestaria (…) Nosotros tenemos un consultorio que normalmente atiende a 15 personas. Hoy estamos superando los 100 en el día, y no contamos con un Sapu».

El edil aseguró que el 90% de los extranjeros que entran a la frontera son venezolanos, quienes «llegan en una situación humanitaria muy deficiente, y negó que se trate de un acto xenofóbico y señaló que se encuentran ante una situación que «afecta gravemente la seguridad de los colchaninos y de quienes transitan en la ruta 15-CH.

«Hemos sido muy hospitalarios, hemos respondido con todo lo que hemos podido, pero frente a la imposibilidad, lamentablemente hoy día no podemos albergar más gente, sacrificar a nuestras familias, ya que vemos un despoblamiento de las comunidades por falta de seguridad, ya que la dotación de Carabineros no supera los 20, y están todos los días ocupados atendiendo a cientos de migrantes que llegan a la comisaría para hacer su trámite de autodenuncia y así poder llegar a Iquique a través de buses que dispone el Gobierno», dijo.

Robos en Colchane

La crisis migratoria en el norte no se detiene y en Colchane sus habitantes denuncian estar siendo víctimas de robos que atribuyen al aumento de quienes ingresan de manera irregular.

Un ejemplo de esta situación, es la del matrimonio de comerciantes aymaras de Hernán García y Casilda Challapa quienes evalúan dejar su casa de Colchane, la tierra que los vio nacer,  debido a que sufrieron segundo robo millonario de su mercadería, sustraída desde las bodegas de su vivienda que queda frente a la subcomisaría de Colchane.

Doña Casilda contó que debido a las heladas, que afectan la agricultura y a que su  terreno de pastoreo se arruinó por ser usado como pasillo para la migración irregular,  se reinventaron como comerciantes en la feria quincenal de Pisiga Carpa, pernoctando entre esta vivienda y en la comuna de Alto Hospicio, consignó Radio Paulina.

Por estar frente a la subcomisaría de Colchane pensaron que su hogar sería un lugar seguro para dejar la inversión de su vida, pero este año en dos ocasiones su casa ha sido robada. El primer robo ocurrió en febrero durante la crisis migratoria, con una pérdida avaluada en 3 millones de pesos y el robo actual fue por un total de 6 millones de pesos, sumando en total 9 millones de pesos en pérdidas. Siendo lo que les genera el comercio sus únicos ingresos.  

“Me siento despojada de mi pueblo, de mi domicilio por vivir esta calamidad. Vivo con temor en Hospicio, en sólo pensar qué pasa con mi casa. Cuesta trabajar, cuesta tener algo para comer, para vivir acá», dijo.

Violento desalojo en Iquique

El recurso de protección fue ingresado por el gobernador de Tarapacá el mismo día en que personal de la Policía de Investigaciones y Carabineros de Chile realizaron un violento desalojo de migrantes extranjeros que se encontraban viviendo en la vía pública de la ciudad de Iquique.

La autoridad regional aseguró que fueron notificados durante esta jornada del procedimiento, el cual rechazó, señalando que no existe un lugar de reubicación de las familias.

El coronel de la policía uniformada Andrés Arenas dijo que cinco migrantes fueron detenidos y que una agente fue golpeada con una botella en la cabeza.

“Empezaron a tumbarnos las carpas y aquí estábamos, parados en una esquina, viendo para ver para donde agarramos, donde pasamos la noche con nuestros niños. Porque de verdad no tenemos donde dormir, no tenemos donde estar”, relató por su parte la migrante venezolana, Mariana Contreras.

La plaza pública de Iquique, que fue declarada en riesgo sanitario, es ocupada desde hace meses por sucesivas familias, muchas con menores y bebés, que están a la espera de poder trasladarse a la capital chilena en busca de trabajo y vivienda.

Algunos medios locales han informado que estos migrantes buscarán un refugio en la playa Cavancha en caso de no encontrar un lugar para poder instalar sus carpas.

Vale recordar que esta semana, el ministro del Interior Rodrigo Delgado confirmó que que retomará las expulsiones, y argumentó que «si uno revisa las estadísticas, mientras pudimos expulsar nos fue bien con el flujo migratorio en la frontera de Colchane. Lamentablemente, cuando tuvimos que dejar de expulsar subió el ingreso clandestino por Colchane. Por lo tanto, hay una relación directa, justamente, entre las expulsiones que nosotros realizamos fundamentalmente en el primer semestre de este año y también el flujo que ingresó clandestino por Colchane».

Más de 23.000 migrantes ingresaron a Chile por pasos no habilitados entre enero y julio de 2021 respecto de los 16.848 que llegaron durante todo 2020, según cifras del Servicio Jesuita Migrante. Mientras que desde La Moneda señalan que en lo que va del año unos 7.000 extranjeros han llegado por el norte.

En Chile rige desde abril una ley de migraciones que impide que quienes llegan como turistas puedan luego trabajar y da un plazo de 180 días a los migrantes irregulares que llegaron antes del 18 de marzo de 2020 para que soliciten una visa de residencia temporal sin ser sancionados. El plazo vence en octubre.


Comparte 👍

Comenta 💬