es Spanish

Apuntes económicos sobre la jornada laboral chilena

Por Lucía Converti y Afredo Serrano Mancilla – Celag.org

A propósito de la aprobación del proyecto de reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales presentado por el Partido Comunista de Chile en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados [1], presentamos un análisis sobre la jornada laboral chilena. Este informe se encuentra dividido en tres partes:

-Análisis diferencial entre la jornada laboral legal y efectiva chilenas, en el marco comparado con otros países de América Latina y de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

-Análisis evolutivo de la jornada laboral en Chile y la productividad durante los últimos años, en el marco comparativo con el resto de los países de la OCDE.

-Mención a algunos estudios que confirman relación positiva entre aumento de productividad y reducción de la jornada laboral

Análisis diferencial entre la jornada laboral legal y efectiva en Chile

En América Latina, la mayoría de los países mantiene la jornada laboral establecida legalmente en 48 horas semanales repartidas equitativamente de acuerdo a la cantidad de días laborales (5 o 6) a la semana.

Entre los países que integran la OCDE, y particularmente si se excluye a los países latinoamericanos que forman parte de la organización, la jornada laboral legal es más reducida (Cuadro 1).

Veamos el caso de Chile:

En clave de América Latina, el país andino tiene uno de los valores más bajos en cuanto a jornada laboral legal. En clave de OCDE, Chile estaría en una posición intermedia.

Sin embargo, hay una cuestión fundamental que debemos diferenciar: la jornada laboral legal de la efectiva. La primera es la marcada por ley, mientras que la segunda es la que realmente se lleva a cabo. Si no diferenciamos lo uno de lo otro, estaríamos haciendo análisis legal laboral, que no necesariamente es la única dimensión del mundo del trabajo. Por ello es obligatorio, desde la política económica, considerar ambas dimensiones de fenómeno.

En términos de jornada laboral efectiva, debe mencionarse que la tendencia de todos los países analizados durante los últimos 20 años es la reducción promedio de la cantidad de horas trabajadas por trabajador.

Asimismo, entre los países de la OCDE, Chile es el sexto país con más horas promedio trabajadas en el año (Cuadro N°2). Es decir, pasar de tener posición intermedia en materia de jornada laboral legal a estar en un puesto superior en jornada laboral efectiva.

Con respecto al promedio de los países de la organización, los trabajadores chilenos trabajan 210 horas más al año respecto del promedio.

Entre los países de Latinoamérica, según datos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), también se corrobora que Chile se encuentra entre los países donde más se trabaja en número de horas (Cuadro N°2). Su jornada efectiva sigue elevada según este otro marco comparativo.

En conclusión: a pesar de que Chile redujo el máximo de jornada laboral legal (de 48 horas a 45 horas en 2005), el promedio de horas efectivas que cumplen los trabajadores sigue estando entre los más altos de Latinoamérica, y más aún entre los países de la OCDE.

Jornada laboral y productividad

Uno de los argumentos que se mencionan en contra de la reducción de la jornada laboral es la posible caída de la productividad. Al respecto, en el siguiente gráfico se muestra la evolución de las horas promedio de trabajo y la evolución de la productividad en este mismo período.

En el gráfico puede observarse claramente la reforma impulsada para la reducción de la jornada de trabajo en 2005 de 48 horas a 45 horas. Contrariamente a lo estipulado, entre 2005 y 2006 se distingue un crecimiento de la productividad de 0,9 puntos. A pesar de la reducción de la jornada laboral, el producto continuó creciendo a igual ritmo pero con menos horas de trabajo necesarias.

Como puede se indica en el gráfico N°2, existe una tendencia decreciente entre la productividad del país y la cantidad de horas que se trabaja en el mismo.

Sin embargo, esta relación no siempre puede considerarse directa. La excepción podría ser Estados Unidos, que tiene los niveles más altos de productividad y, sin embargo, mantiene una jornada laboral por encima del promedio de la OCDE (Cuadro N°3). Pero este caso no podría explicarse únicamente en clave de jornada laboral, más bien el factor determinante es el gran capital tecnológico con el que cuenta la economía estadounidense, que es lo que verdaderamente hace que se multiplique la productividad.

Estudios de referencia

Varios estudios confirman el aumento de la productividad por reducción de la jornada laboral:

En 2007 el Euroíndice IESE-ADECCO [2] analizó el mercado laboral de 7 países europeos, comprobando que aquellos que contaban con jornadas medias más cortas presentaban mayor productividad por hora trabajada.

Santos M. Ruesga Benito* y Laura Pérez Ortiz [3] estudian el debate y la aplicación de jornadas de trabajo reducidas en Europa, la mayor empleabilidad y productividad.

Según el informe de Indicadores Claves del mercado de trabajo de la OIT que abarca 240 países la reducción de la jornada laboral impacta en el aumento de la productividad [4] así como en otros factores clave, como la salud.

El profesor Jarrod Haar de la Universidad de Tecnología de Auckland hizo el seguimiento de un estudio para la reducción de la jornada laboral a 4 días pero manteniendo la cantidad de horas al día en Perpetual Guardian, donde se presentan claros resultados de aumento de productividad. [5]

Collewet y Sauermann del IZA Institute of Labor Economics realizaron una estimación del impacto del tiempo en la productividad con resultados de rendimientos decrecientes cuanto más horas se trabaja. [6]

Otro informe de la OIT presenta distintas formas en que es efectiva la reducción de la jornada de trabajo para aumentar la productividad, basándose en los estudios de White [7] y Rubin y Richardson [8] sobre esta relación.

[1] https://www.latercera.com/pulso/noticia/comision-trabajo-aprueba-general-proyecto-reduce-jornada-laboral-40-horas/752405/

[2] http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/economia/informe-mujeres.pdf

[3] http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-952X2005000200004&lang=es

[4] https://labordoc.ilo.org/primo-explore/fulldisplay?docid=41ilo_alma2132091260002676&context=L&vid=41ILO_V1&lang=es_ES&search_scope=41ILO&adaptor=Local%20Search%20Engine&tab=default_tab&query=any,contains,Indicadores%20Clave%20del%20Mercado%20de%20Trabajo,%201999&offset=0

[5] https://www.weforum.org/agenda/2018/07/working-fewer-hours-makes-you-productive-new-zealand-trial/ y https://static1.squarespace.com/static/5c3e9f3555b02cbca8b01aab/t/5c47a94e70a6ad721e4868c0/1548200274010/Final%2BPerpetual%2BGuardian%2Breport_Professor%2BJarrod%2BHaar_July%2B2018.pdf

[6] http://ftp.iza.org/dp10722.pdf

[7] M. White: Working hours: Assessing the potential for reduction, (Geneva, ILO, 1987)

[8] M. Rubin and R. Richardson: Microeconomics of the shorter working week, (Aldershot: Avebury, 1997)

Facebook Comments

4,233,973FansMe gusta
162,002SeguidoresSeguir
290,041SeguidoresSeguir
16,460SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -