Corte Superior de Lima:

Demanda en Perú contra Juan Luis Bacigaluppi, tras persecución judicial sistemática de Eduardo Elberg, ha sido declarada infundada en todos sus extremos.

La Corte Superior de Lima en sentencia; definitiva, confirmada, consentida y ordenando su liquidación y archivamiento, ha resuelto en favor de Juan Luis Bacigaluppi Solar
Publicado en

Chile / Economí­a

0 0


La Corte Superior de Lima en sentencia; definitiva, confirmada, consentida y ordenando su liquidación y archivamiento, ha resuelto en favor de Juan Luis Bacigaluppi Solar. Esto tras 15 años de persecución judicial de Eduardo Elberg Simi en su contra, desarrollada en diversos procesos simultáneos y posterior a que Bacigaluppi lo demandara ante el 2º Juzgado Civil de Viña del Mar – Chile (Rol C-4743-2008) a él y a su empresa Algeciras, al no obtener los  pagos comprometidos por el chileno Eduardo Elberg.

Elberg persiguió con acciones judiciales instrumentales, en Chile y Perú, a su ex ejecutivo y socio, postergando y obstruyendo la justicia, incluso embargando y rematándole en Chile su casa y sus enseres, perjudicando a Bacigaluppi y a su familia.

En Junio del presente año, la Excelentísima Corte Superior de Lima,  ha resuelto revocar la sentencia contenida en la Resolución N° 78 de fecha 09 de  marzo 2017 (fojas 3612) y ya Corregida entonces, mediante Resolución N° 79 de fecha 08 de mayo 2017 (fojas 3679), ratificando y declarando, la demanda (06581-2008) presentada en el 7º Juzgado Civil -Comercial de Lima, por US$ 16.360.586,00 ,  “ INFUNDADA EN TODOS SUS EXTREMOS ” y condenando al demandante Eduardo Elberg Simi y a  su empresa Algeciras, con pagar costos y costas.

El año 2015, ya había ocurrido algo similar con otra demanda en Chile presentada por Elberg, ante el 9º Juzgado Civil de Santiago (Rol 37294-2008) por 600 millones de pesos, la que también fue declarada infundada y se rechazó el recurso de casación en la Corte Suprema, presentado por el abogado de Elberg, perdiendo éste el juicio.

Ambas acusaciones del mismo tipo, en cuanto a una supuesta  “ administración dolosa o al menos negligente” por parte de Bacigaluppi, han sido desestimadas totalmente, quedando en evidencia, que las denuncias, eran infundadas.

HISTORIA

La persecución judicial y eventual estafa del multimillonario Eduardo Elberg a su socio Bacigaluppi, data desde el 2007-2008, luego de un largo período (de 14 años), en que ambos chilenos se conocieron y coincidieron en el interés por desarrollar negocios en Perú, consiguiendo resultados empresariales muy exitosos durante ese tiempo, reconocidos entonces por el mercado y eso, no solo en el Perú.

Juan Luis Bacigaluppi

Bacigaluppi declara que fue contactado en Chile por Supermercados Santa Isabel,  mediante una empresa de Head Hunter (1993).

Así es, como Elberg y Bacigaluppi se conocen. Junto con desarrollar y administrar inicialmente la cadena de Supermercados en el Perú, donde por varios años Bacigaluppi se traslada con toda su familia. Bacigaluppi luego le propone llevar a Perú, a Farmacias Ahumada en sociedad con Santa Isabel Perú, como Boticas Fasa, donde Bacigaluppi fue socio minoritario.

Dado el éxito empresarial, logrado en el Perú, Elberg viaja en Agosto del año 1997 a Perú y le propone a Bacigaluppi, continuar su asociación comercial, pero ahora como socios en una nueva empresa de ambos, donde uno aportaba el capital ( hasta US$ MM 30 / treinta millones de dólares de Estados Unidos de Norteamérica ) y el otro la gestión, así quedó establecido luego formalmente, como una forma de sociedad-encomandita donde Elberg le reconoció con un 10% a Bacigaluppi, propiedad que hasta hoy día le debe.

El acuerdo fue  estampado con propuesta a Bacigaluppi en un manuscrito de puño y letra de Eduardo Elberg, el que 11 años después, también negó su autoría y negándose al peritaje caligráfico de reconocimiento, ordenado por el 2º Juzgado Civil de Viña del Mar, en dos oportunidades.

Además de la experiencia en retail con las cadenas de ; Supermercados Santa Isabel (Perú) y de Boticas Fasa, luego constituyeron Surco Inversiones S.A., en esta última empresa, ambos socios en conjunto con otros socios locales, con diferentes empresas, desarrollaron inversiones inmobiliarias principalmente, como ; edificios corporativos, de departamentos, instalaciones industriales, strip center, centros comerciales, hoteles, destacando los hoteles JW Marriott de Lima y en el Cuzco. Ambos períodos, resultaron ampliamente exitosos.

Para los nuevos emprendimientos y distintos a Supermercados Santa Isabel,  crearon una empresa nueva (1997-1998) con nombre Surco Investment Ltd. en las Islas Vírgenes Británicas ( 90% Cochrane Investments Ltd. de Elberg y 10% Chacarillas Investments Ltd de Bacigaluppi ) y un clon de la sociedad (menos 1 acción, para cumplir con la norma local ) en el Perú.

Más tarde a la ya mencionada Surco Inversiones S.A., en 2008, cuando se habían iniciado los litigios, Elberg ya bajo su absoluto control, le cambia de nombre por Algeciras S.A., más nunca de RUC (RUT en Chile) hasta el día de hoy, es decir, en esa empresa, la holding, sigue siendo la misma empresa original creada por Elberg y Bacigaluppi, siendo ambos los únicos dos socios fundadores. Bacigaluppi reclama tener el 10% de la acciones, ratificado en escrituras formales, títulos de acciones.

Una Oferta Canalla

A fines del 2007, Elberg le propone a Bacigaluppi, separar la sociedad  y le ofrece por escrito, comprar su parte, para lo cual acordarían en consenso una entidad financiera que hiciera la valorización, en principio se trataba de Santander Investment de Chile, con quienes se reunieron y se avanzó por el encargo. También a Bacigaluppi se le dieron las garantías por escrito que durante ese período transaccional, se respetarían los derechos de ambos socios, particularmente por ser  él, accionista minoritario.

Sin embargo, poco después de lo anterior, Elberg le informa a Bacigaluppi que en una valorización interna, determinaron que su parte tenía un valor de solo US$ 500.000, lo que fue rechazado por Bacigaluppi. A los pocos días Iván Sheward, director de Algeciras y cuñado de Elberg,  en una reunión en Santiago, le informa que el directorio de Algeciras Holding, al que hasta hacía poco había pertenecido Bacigaluppi, había acordado que el valor lo habían incrementado a US$ 1.300.000. También rechazado por Bacigaluppi. (Información que será ampliada)

Elberg tiene actualmente entre otras inversiones; participación en Chile en el Banco Internacional,  en sociedad con Inversiones La Construcción de la Cámara Chilena de la Construcción,  Bodegas San Francisco (Chile, Perú, etc.), empresas automotoras, además de millonarios negocios internacionales con el grupo Patio, entre otras con connotados empresarios locales en Chile y en varios países, de diversos  continentes, incluido Perú por cierto.

El perjuicio contra Bacigaluppi correspondería al daño psicológico y el de su honra, calumnias y difamación, su lucro cesante por 16 años, el no pago de su porcentaje de participación y derechos en la sociedad que formó con Elberg y que continúa operando con éxito desde 1998, sus derechos como ejecutivo, la casa que se le embargó y remató junto a sus enseres. Más las costas y costos, ya  decretadas  por Tribunales peruanos, del último juicio ganado por Bacigaluppi y que Elberg y Algeciras, deberán pagar próximamente, más un largo etc, etc.

Ahora Bacigaluppi, tras el fallo favorable a su persona  está de regreso y anuncia antecedentes sobre denuncia ya presentada, contra Elberg y los que resulten responsables, ante el Departamento de Justicia y el FBI de Estados Unidos de Norteamérica, en una próxima entrega informativa.

El Ciudadano

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬