420 Genetics te ofrece los mejores consejos

Descubre cómo elegir mejor tus semillas de marihuana

A través de un artículo, el equipo de 420 Genetics invita a reflexionar sobre la elección de las semillas de marihuana, ofreciendo un punto de vista más técnico y preciso sobre este tema, y aportando, además, los parámetros de cultivo necesarios para cultivarlas con facilidad

A través de un artículo, el equipo de 420 Genetics invita a reflexionar sobre la elección de las semillas de marihuana, ofreciendo un punto de vista más técnico y preciso sobre este tema, y aportando, además, los parámetros de cultivo necesarios para cultivarlas con facilidad.

Por lo general, las personas se inician en el cultivo de marihuana sin tener conocimientos en horticultura y sin antes haber pensado cuáles son nuestras necesidades y con qué posibilidades contamos para llevarlo a cabo, solamente, con la intención de tener una plantita en casa y disfrutar de su belleza y propiedades.

Pues bien, esto que parece muy sencillo puede llegar a complicarse rápidamente si no se tienen una serie de observaciones en cuenta. Podríamos decir que tener un cultivo de marihuana se asemeja a la responsabilidad de adquirir a una mascota, en este caso a una pequeña mascota vegetal, nuestra querida amiga: la marihuana. Y, por lo tanto, también hay que atenderla diariamente aportándole todo aquello que pudiera llegar a necesitar. Con las observaciones que 420 Genetics ofrece, podrás seleccionar la variedad que mejor se adapte a las necesidades de cada uno como usuario y a las posibilidades con las que se cuente.

Elegir semillas de marihuana por su psicoactividad

Antes de realizar el cultivo y la germinación, debemos pensar para qué necesitamos la planta de la marihuana. ¿Buscas un efecto lúdico o necesitas un uso terapéutico? Estas son las dos primeras reflexiones que debemos hacer antes de poner la semilla de marihuana en el sustrato para germinar.

Muchas personas consumen marihuana sin tener ninguna patología diagnosticada, solamente la consumen por mero placer, sin haberse planteado por qué lo hacen y qué les aporta. Pues bien, la gran mayoría de estos consumidores también hacen un uso terapéutico de la marihuana aunque de una forma inconsciente; unos buscan diversión y alegría, otros relajación y meditación, aunque todos ellos encuentran un bienestar producido por el poder terapéutico de la marihuana.

Para aquellas personas que buscan divertirse y reír con la marihuana, tienen que buscar variedades principalmente sativas con porcentajes altos en THC y bajos en el resto de cannabinoides, teniendo en cuenta que estas variedades son de gran tamaño, larga floración y difíciles de cultivar, necesitando una gran aportación lumínica.

Dentro de este grupo, 420 Genetics recomienda las variedades AK 420 (Mexican thai x Afghani) o Amnesia 4:20 (Haze x Northern Light), ambas en versión feminizada y autofloreciente.

Ficha técnica Amnesia 4:20

Para aquellas personas que por el contrario buscan un estado de relajación o meditación, las variedades índicas con porcentajes balanceados de otros cannabinoides además del THC, como podría ser el CBD, tales como Somango 420 (Critical420 x Jack Herer420) o Cream Auto (Cream caramel x Deimos) son ideales para este propósito.

Si, por el contrario, se está buscando un uso específico para tratar alguna dolencia, es primordial elegir bien la variedad de marihuana de uso medicinal y que contenga los cannabinoides específicos que buscamos, además de previamente haber encontrado cuáles son aquellos cannabinoides que mejor actúan en la salud del paciente. Para estas personas, elegir una variedad no adecuada para su patología podría no acabar de combinar correctamente con su organismo.

Para este uso debemos seleccionar variedades que contengan un nivel más alto de otros cannabinoides, como podrían ser CBD, THCV,CBC o CBN, entre otras.

Son ideales para este tratamiento, variedades índicas especialmente diseñadas para ello y variedades auto-florecientes. El ratio de cannabinoides de estas variedades es ideal para mitigar muchas dolencias varias.

Escoger entre semillas de marihuana regulares, feminizadas y auto-florecientes

Las semillas de marihuana regulares (machos, hembras) son aquellas que no tienen un sexo predeterminado antes de germinar. Los bancos de semillas, al principio, ofrecían semillas regulares. Hoy en día, las semillas regulares se usan, sobre todo, para seleccionar buenos ejemplares y conservarlos como planta madre dentro de nuestro jardín medicinal.

El potencial genético de las semillas regulares de marihuana es muy grande y realizando una selección de varios ejemplares de la misma variedad se podrá encontrar un fenotipo de características muy especiales. Muchos bancos de semillas usan estas semillas para crear nuevos híbridos y semillas feminizadas y auto-florecientes de nueva generación. Sin duda, son una gran elección para aquellas personas que buscan cultivar variedades no comerciales y disfrutan de las cualidades organolépticas que les brindan este tipo de semillas.

Por otro lado, las semillas de marihuana feminizadas han ocupado un papel muy importante dentro de la escena cannábica internacional. La gran mayoría de cultivadores eligen este tipo de variedades, por la facilidad que aporta al cultivo, no teniendo que eliminar las plantas machos. Son ideales para cultivos de interior, con métodos de cultivo S.O.G y también en cultivos de exterior donde se tiene poco espacio. Son la opción más segura cuando se quiere cultivar 4 o 5 plantas.

La marihuana que proviene de semillas feminizadas puede tener la misma calidad que la procedente de semilla regulares, si se realizan procesos de selección adecuados a cada variedad. Es importante conocer cada parental genético y saber qué aporta a la descendencia en cuestión. En las variedades de 420 Genetics se trabaja con parentales diferentes para cada una de ellas, ofreciendo así diferencias notables entre cada variedad.

Las variedades auto-florecientes se pueden cultivar durante todo el año sin problemas, aunque en primavera y verano es cuando ofrecen mayor producción. Están listas para la cosecha entre 75 y 90 días, después de la germinación.

Estas plantas crecen de forma natural en lugares donde las horas de luz son mínimas y la intensidad lumínica que reciben es baja. Se han adaptado al entorno, floreciendo por el tamaño y el tiempo de vida que tienen desde que se realizó la germinación (30-40 centímetros o 20-25 días).

Hoy en día, las variedades auto-florecientes se crean partiendo con plantas tipo rudelaris y se van introduciendo los genes de otras variedades comerciales, resaltando así nuevas características (sabor, potencia, producción) en todas ellas y pudiendo disfrutar de su cultivo durante todo el año.

420 Genetics ofrece una línea de variedades auto-florecientes de buen tamaño, potencia y sabor, pudiéndose cultivar durante todo el año fácilmente, dentro de las que destacan la variedad Cheese Auto420 (Old Skunk x LowRider #1) o Northern Light Auto420, entre otras.

Una vez leída toda esta información, podrás elegir más fácilmente qué tipo de variedad se adapta mejor a tus posibilidades y necesidades.

Puedes encontrar toda la variedad de 420 Genetics en las tiendas Casannabis.

Compártelo

Comentarios