Día Mundial del Parkinson: Una enfermedad neurodegenerativa que transforma la vida de los pacientes y de su familia

El aislamiento social suele ser muy complejo para las personas con Parkinson, debido a que esas personas necesitan cuidados kinesiológicos, fonoaudiólogos y de enfermería.

Desde hace 24 años, cada 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson, para así dar a conocer los alcances de esta enfermedad neurodegenerativa, que transforma la vida de los pacientes y de su familia.

Según un último estudio realizado por el Journal of Parkinson Disease, el Parkinson afecta a siete millones de personas a escala global, y se espera que para 2040 la cifra suba a 12 millones de personas.

Dicha enfermedad – en reconocimiento del médico británico James Parkinson, quien publicó el primer estudio sobre el tipo de parálisis crónica en 1817 –, puede identificarse por síntomas relacionados con el movimiento, como, por ejemplo, el temblor, la rigidez, la lentitud o dificultad para desplazarse y realizar actividades cotidianas.

El Parkinson es considerada la segunda patología neurodegenerativa, y afecta en un 2% a la población mayor de 65 años. No obstante, la Federación Española de Parkinson (FEP), enfatizó que también puede afectar a las personas menores de 50: “Hay que acabar con el mito de que el paciente de Parkinson es un señor mayor al que le tiembla la mano. Y es que éstos no son los únicos enfermos, dado que uno de cada cinco pacientes tiene menos de 50 años”, expresó María Gálvez, directora general de la FEP, citada por el portal SomosPacientes.

En Chile, se calcula que cerca de 40.000 personas padecen esta enfermedad, según un registro realizado en 2017, de las cuales, solo 15.000 son tratadas. Isabel Cornejo, directora ejecutiva de la “Liga Chilena contra el mal de Parkinson”, explicó a Publimetro, con ocasión de la publicación del registro, que a pesar de que es una enfermedad fácil de diagnosticar, los síntomas suelen ser muy variados.

“Cuando ya el mal de Parkinson es visible en el paciente, es más fácil de diagnosticar, pero los síntomas motores previos son muy variados y por lo general pueden vincularse a otras enfermedades y no necesariamente al Parkinson”, señaló la especialista.

Recordemos que hasta la fecha, no existe una cura total para esta enfermedad, sino que se aplican tratamientos para disminuir los síntomas.

Parkinson en épocas de pandemia

La pandemia del coronavirus ha impactado en múltiples aspectos de la vida diaria de todas las personas a escala global. En el caso de las personas con enfermedad de Parkinson, como el resto de las enfermedades neurodegenerativas, la misma no constituye un riesgo mayor para poder contraer Covid-19 ni para un peor pronóstico de la enfermedad en comparación a personas sanas de la misma edad, refiere el portal Perfil.

Así, como sucede en general, el cuidado de los pacientes neurológicos es más complejo, pues hay que ejercer al máximo la protección de los mismos para que no resulten infectados y evitar así su internación. El aislamiento social suele ser muy complejo para las personas con Parkinson, debido a que esas personas necesitan cuidados kinesiológicos, fonoaudiólogos y de enfermería.

Por esta razón, agrega el diario Perfil, la mayor parte del mundo durante este período, casi el 90% de los pacientes con enfermedad de Parkinson, fueron atendidos a través de consultas virtuales a distancia.

Compártelo

Comentarios