Dr. Baeza Yates: “Si se mantiene ritmo de vacunación y se toman las medidas necesarias en las aulas, a comienzos de abril podría comenzar retorno a clases”

A juicio del investigador senior del Instituto Milenio Fundamento de los Datos (IMFD), el momento adecuado para volver a clases se daría "cuando terminen de vacunar a los adultos mayores, cuando tengan su segunda dosis y que pasen 2 semanas para esperar que la vacuna inmunice".

Por Francisco Marín

El doctor Ricardo Baeza Yates es investigador senior del Instituto Milenio Fundamento de los Datos (IMFD) y profesor titular del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Chile, aunque su trabajo principal está en Northeastern University, en el Silicon Valley. También es una de las voces más autorizadas a nivel internacional en relación con el manejo de los datos de la pandemia, además de ser un especial conocedor de la evolución de ésta en Chile.

En entrevista con El Ciudadano (cuya publicación dividimos en dos partes) abordamos un tema que quita el sueño a medio país: la controversia en relación al retorno a clases de niños y adolescentes que ha estado rodeado de una feroz polémica entre el gobierno y los profesores.

¿Cree adecuado volver a clases tan pronto como el 1 de marzo como plantea el Gobierno de Chile? ¿Cuáles son las condiciones que deberían cumplir para un retorno seguro? Le preguntamos.

“En todo el mundo éste ha sido un tema problemático, en el que incluso los profesionales de la educación y de la salud no se ponen de acuerdo. Yo no sabría decir que es lo mejor, si volver o no volver a clases presenciales, depende de muchos factores.”

Pero el doctor Baeza Yates es claro en señalar que no se puede dar como argumento -como hizo el ministro de Salud Enrique Paris- “que los niños no contagian porque eso no es cierto”.

Para clarificar cita 5 estudios recientes -que expuso en sus redes- donde se demuestra esto, tal como ya expuso la doctora Izkia Siches, presidenta del Colmed.

Baeza Yates -que por una década fue director de investigación de Yahoo Labs- indicó que, desde su perspectiva, el mejor método que podría implementarse para el caso chileno es “una variante de un esquema que se planteó en Israel que es muy bueno (…) tu divides los estudiantes en 2 grupos y así baja la densidad de una clase a la mitad, cosa que se está haciendo aquí en Barcelona, en donde el primer grupo va una semana a clases presenciales, y después la otra semana va la otra mitad de los estudiantes”.

El doctor Ricardo Baeza Yates es investigador senior del Instituto Milenio Fundamento de los Datos (IMFD) y profesor titular del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Chile, aunque su trabajo principal está en Northeastern University, en el Silicon Valley.

El científico indica que para que esto funcione es necesario dotar a las salas de una adecuada ventilación, explicando que en cada aula debería haber un medidor de la densidad de CO2 en el aire. “Si llega a más de 1000 ppm (partículas por millón) es que está muy alto, lo que significa que no hay ventilación suficiente y las personas que están dentro están respirando su propio CO2”, señala.

En tuit de este miércoles 17 complementó este aspecto: “Independientemente de la fecha, para volver a clases las salas deben contar con buena ventilación y si es posible un medidor de CO2 para verificar eso. Si no se pueden abrir puertas y ventanas, existen aparatos que airean una habitación con filtros HEPA, que capturan el virus”.

Al consultársele respecto de las ventajas de este método, Baeza Yates explicó: “lo más importante es que si alguien tiene síntomas de contagio (por covid-19) eso se va a notar en la semana que no va a clases por lo que se puede cortar el contagio muy rápido, ya que el periodo de incubación del virus es en promedio de 5 días.”

El científico chileno-catalán (quien también investiga en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona) enfatizó que en temas de contagio “el problema no son los profesores, porque dentro de todo, los profesores se pueden cuidar, tomar las medidas correctas, van a estar a una distancia prudente de los niños y usar una buena mascarilla. El problema real es que este contagio se extienda a las casas y familiares mayores, y de las casas pase al trabajo y así se acelere el contagio y no se puede parar.”

¿En qué momento sería adecuado volver a clases?

Yo diría que cuando terminen de vacunar a los adultos mayores, cuando tengan su segunda dosis y que pasen 2 semanas para esperar que la vacuna inmunice. Estimo que esto debiese suceder en la primera quincena de abril. En principio, y de mantenerse el actual ritmo de vacunación esa sería una fecha prudente para el retorno a clases para no correr ningún riesgo.

Se preocupa en aclarar que él no es médico inmunólogo ni especialista en contagios, pero recuerda que se ha provisto de la información necesaria para extraer estas conclusiones con especialistas, como la Dra Mercedes López, directora del Dpto de Inmunología de la Universidad de Chile, con quien ha realizado publicaciones sobre esta materia.

En hilo publicado en Twitter este miércoles 17 el científico precisó en materia de fechas de posible retorno: “Los adultos de 65 o más años se terminan de vacunar el 19 de febrero. Si consideramos que la segunda dosis es 28 días más tarde y que la inmunidad comienza 14 días después, nos da el 2 de abril. La fase III de Sinovac usa 2 dosis separadas x 14 días, no 28, pero es lo que sabemos hasta ahora.”

“Es decir, volviendo a clases el 3 de abril, todos los adultos mayores vacunados estarían ya protegidos contra casos graves (eficacia del 100% con lo que sabemos hasta ahora). Los adultos que no quisieron vacunarse correrían un riesgo, pero deben hacerse responsables de su decisión.”


Comparte ✌️

Comenta 💬