Economista Ramón López y el panorama que viene para Chile: Enfrentar los aumentos de precio del exterior será lo vital

Académico de la U. de Chile se refirió al actual panorama económico del país, en medio de los vaivenes internacionales, la contracción interna causada por la pandemia, el proceso constituyente en curso y los primeros meses en La Moneda de la nueva administración de Gobierno.

Por Opazo

Publicado en

Chile / Economí­a / Entrevistas / Portada

0 0


Por Leopoldo Lavín Mujica

Doctor en Economía por la University of British Columbia, Canadá, Ramón E. López es actualmente profesor titular en el Departamento de Economía de la Universidad de Chile. Anteriormente fue durante más de 20 años profesor titular en la Universidad de Maryland, EE.UU. Además, ha sido profesor invitado en la Universidad de Bonn, Alemania y en otras prestigiosas universidades de Europa y Estados Unidos. 

Asimismo, se ha desempeñado como Economista Senior en el Gobierno Federal de Canadá y en el Banco Mundial, y ha sido consultor internacional con la mayor parte de los organismos internacionales, tales como el BID, FAO y Banco Mundial, así como con varios gobiernos en América latina y Asia. También ha publicado una gran cantidad de artículos en las principales revistas científicas de Estados Unidos y Europa, a los que se suman cuatro libros en temas de desarrollo económico sustentable y otros.

En la siguiente entrevista, el economista se refiere al actual panorama económico del país, en medio de los vaivenes internacionales, la contracción interna causada por la pandemia, el proceso constituyente en curso y los primeros meses en La Moneda de la nueva administración de Gobierno.

A casi dos meses de su instalación, ¿es suficiente para ver si las intenciones de cambio en el plano económico y la voluntad democrática están presentes en el equipo conducido por Gabriel Boric? ¿Qué piensa?

R.L. En dos meses el gobierno ha provisto de abundantes señales sobre su orientación neoliberal, incluyendo el inusitado nombramiento en uno de los dos ministerios más importantes de uno de los portaestandartes del neoliberalismo y ortodoxia económica, como es Mario Marcel. Además, sus loas al Banco Central, la institución más importante a cargo de sostener el actual modelo económico, que ya asomaban en septiembre del año pasado, nos indicaban claramente que un gobierno encabezado por Boric no haría las transformaciones significativas que prometía su programa. Finalmente, las maniobras que se pueden considerar dilatorias sobre los cambios al sistema de pensiones y la reforma tributaria, son otra indicación de que el gobierno no se dispone a hacer cambios profundos al sistema económico actual. De hecho, Marcel se ha transformado en el dominador absoluto de todas las autoridades económicas del gobierno, donde algunos personeros se han transformado en meros retransmisores de las declaraciones e iniciativas de Marcel.

¿La orientación general de la política económica del Gobierno de Boric y del pacto PC/FA/Neoconcertacionismo puede ser calificada de neoliberal? ¿Cómo caracterizar el conjunto de las reformas, a qué diseño corresponden?

R.L. Ya lo he dicho, creo que este gobierno no va a hacer grandes transformaciones, por lo que se puede catalogar como neoliberal. Las reformas que propondrán son al parecer en el papel más o menos acordes con el programa de gobierno. Sin embargo, Marcel y demás autoridades de gobierno saben perfectamente que tendrán serias dificultades en el Parlamento. Al optar por no apoyarse en el pueblo organizado, incluyendo organizaciones sociales, sindicatos, etc., cualquier programa de reformas serio pierde a un poderoso aliado potencial que, dado el ambiente político actual, habría sido clave para lograr las transformaciones que el programa de gobierno prometía.

Este acto deliberado de alienar al pueblo de la lucha política por sus derechos es quizá la indicación más clara de las verdaderas intenciones y orientación neoliberal de este gobierno. La más probable ruta de las reformas en la arena política convencional y sin apoyo del pueblo será su rechazo o su completa sanitización hasta hacerlas inocuas a través de las tan reconocidas “cocinas” políticas. En cualquier caso, la falta de apoyo político es la excusa perfecta para reducir el proceso de transformaciones profundas a una mera colección de medidas más bien cosméticas.

¿Cuál es o son las cuestiones claves en política económica del Gobierno, en un mundo que comienza a oscilar entre medidas proteccionistas y continuidad de la globalización neoliberal, en contexto de guerra en Occidente? ¿En política económica, Chile, debe mirar más hacia América Latina, hacia un proceso de integración?

R.L La más extrema condición de desigualdad e injusticia social es sin duda el tema central para el país ahora y en los años venideros. Sobre los temas de actualidad dadas las condiciones de la economía mundial, es claro de que la necesidad de diversificación económica es vital, el país debe empezar a producir industrias que reúnan dos condiciones: que sean ambientalmente limpias y que estén en el frente de las nuevas tecnologías, que tengan un gran potencial de aumentos de productividad.

¿Y la política fiscal? Marcel no habla de política fiscal progresiva o de “justicia fiscal”. ¿Cuáles son las razones a su juicio? ¿Y esa distinción qué hace entre impuesto a los “súper ricos” y a la “riqueza”?

R.L La política fiscal en 2022 es terriblemente contractiva, reduciendo el gasto fiscal nada menos que en un 20%. Un enorme shock que pocos países en el mundo se han atrevido a implementar. Si bien es cierto que hay necesidad de un ajuste fiscal, hacerlo de una manera brutal como esta al concentrar este ajuste en un año no tiene justificación alguna. Así es que mal podemos hablar de “justicia fiscal”. Si al shock fiscal se le une el brutal ajuste monetario, vemos que el impacto sobre la producción, inversión y empleo puede ser devastador. Sobre la nueva semántica de “impuesto a la riqueza” en lugar de impuesto a los super ricos, son meros voladores de luces.

No se ve tampoco una visión que integre la ecología y la economía chilena de tipo extractivista. ¿Qué opina?

R.L. Sin duda no hay claridad sobre la cuestión ecológica, que tiene una relación directa con el nivel general de injusticia del país. El entregar los recursos ecológicos de manera gratuita a los ávidos intereses de los grandes grupos económicos ha sido y continúa siendo uno de los principales mecanismos por el cual se ha forzado a los chilenos a transferir enormes recursos a las elites. Esto con funestas consecuencias para el medio ambiente y los recursos naturales. Mientras tanto, los incentivos a una orientación netamente extractivista de la economía continúan. 

¿Cómo combatir la inflación y proteger el poder adquisitivo de las clases populares? ¿Y para qué puede servir esta reserva en dólares? Es su opinión en entrevista a un diario capitalino: “[…] Siempre hay gente dispuesta a comprar. Pero hay otra cosa que se debe considerar y esa es que el Banco Central tiene una gran reserva, de unos 55.000 millones de dólares, que son precisamente para tiempos difíciles. Ese monto equivale aproximadamente a un 20% del PIB”.

R.L En cuanto a políticas de corto plazo, el problema de cómo enfrentar los aumentos de precio que vienen del exterior es vital, para lo cual he sugerido 4 políticas esenciales: 1. Control de salida de capitales, vía un impuesto a la exportación de capital o medidas de controles directos; 2. Repatriación de una parte de los US$80.000 millones en inversiones que las AFP actualmente tienen en el exterior; 3. El Banco Central debe tomar un rol activo en defensa del peso chileno, vendiendo una parte de sus cuantiosas reservas internacionales; 4. Controles selectivos de precios sobre todo de alimentos y medicinas, que son distribuidas por entes monopólicos o semimonopolios, como las cadenas de supermercados, laboratorios y farmacias. 

Las 3 primeras medidas se orientan a reducir el precio del dólar y por lo tanto a mitigar el principal mecanismo de transmisión de la inflación importada como es el tipo de cambio. La última es una medida dirigida a reducir la especulación, abusos y colusión de los grandes grupos económicos, que son los dueños de las cadenas de distribución de alimentos y medicinas. 

¿Qué significa esta declaración suya a un medio capitalino?: “El problema es que hay que mostrar la decisión para implementar esas medidas, dejar de un lado, de una vez por todas, la falta de coraje. Estas medidas contribuirían a contener la inflación en dos o tres puntos y mantenerla a raya en torno a un 5%, sobre todo para los productos de primera necesidad. Pero para todo eso se necesita que el Banco Central sea capaz de desembarazarse de su ideología. Los economistas chilenos están todavía en los años ’90.”

R.L. Las medidas descritas anteriormente son una forma de mitigar la inflación externa sin destruir la condición económica de las familias y Pymes, como lo hace la desquiciada política de concentrar todos los esfuerzos en inusitados aumentos de las tasas de interés. Pero las que propongo son medidas no ortodoxas y para las autoridades económicas como las actuales, que están comprometidas profundamente con el modelo neoliberal, son imposibles de aceptar.

Economista Ramón López.

Ramón, Ud. ya expresó: En economía las señales son muy importantes y las que se han dado dan cuenta de que falta coraje. Ominoso silencio de la reforma tributaria. Las empresas del cobre están teniendo ganancias siderales con tasas de retorno con respecto de su capital de entre 80 y 100% en el 2021. Entonces lo que se ve es un gobierno que respecto de su programa tiene miedo, y con un Congreso que no lo favorece en nada. Ya la señal que dio cuando nombró a (Mario) Marcel como ministro de Hacienda fue terrible.” (declaraciones suyas). ¿Se trata de falta de coraje político para enfrentarse al poder político y económico de la oligarquía empresarial chilena?¿Lo hubiera tenido Jadue como Presidente, si el PC se ve como furgón de cola del neo-concertacionismo neoliberal y de la falta de proyecto económico del FA? Ud. apoyó y fue asesor del programa de Jadue-PC en la campaña… pero el PC no tiene ningún empacho en seguir el neoliberalismo de Marcel.

R.L. No sé si Jadue hubiese sido capaz de implementar las medidas necesarias como las que he venido planteando. Habría que preguntarle a él.

¿Y qué piensa de las consultas ciudadanas acerca de la Reforma Tributaria y de las AFP?

R.L. Son tácticas meramente dilatorias, estas medidas fueron ampliamente debatidas en la confección de los programas políticos y con mucha participación de los diferentes grupos ciudadanos.

¿Qué opina del acuerdo con la CUT acerca del salario mínimo?

R.L. Algo positivo y en la dirección correcta.

¿Qué piensa en tanto economista acerca de si el derecho de propiedad debe supeditarse al interés general, se expresa esta idea claramente en la nueva Constitución, en el texto hasta ahora aprobado? ¿O continúa la sacralización del derecho de propiedad, puntal del régimen de propiedad neoliberal de las oligarquías chilenas?

R.L. En principio me parece que se expresa quizá no con toda la claridad que estos temas merecen. Esperemos el borrador final y corregido para tener una idea más clara.

¿Los economistas chilenos “heterodoxos” no opinan en Chile, ¿acaso tienen pensamiento propio, son timoratos, están agrupados? ¿Siguen siendo hegemonizados por el neoliberalismo?

R.L. Hay un grupo muy minoritario que sí ha opinado públicamente, aunque por lo general somos silenciados en los medios de comunicación tradicionales de propiedad de la elite y al servicio de ella.


Comparte ✌️

Comenta 💬