En paro por la dignidad: Trabajadores de Subus en huelga por mejoras laborales y salariales

284

subus_71011-L0x0

Este lunes a las 00:00 horas, trabajadores de la empres Subus, agrupados en 4 sindicatos, iniciaron huelga con el objetivo de presionar a la empresa para alcanzar los acuerdos en materia de mejoras laborales y salariales a los que se llegaron en las negociaciones previas, que terminaron ayer domingo a las 20:30 horas.

Enrique Arellano, dirigente de uno de los sindicatos y trabajador del Patio Santa Rosa, señaló a Radio Villa Francia: “Desafortunadamente la empresa no quiso responder ni acceder a nuestras exigencias que se basan en mejoras salariales (sueldo digno) y mejorar las condiciones de seguridad de nosotros los trabajadores”.

En total, se calcula que son aproximadamente 1.800 trabajadores los que se han sumado a la huelga y en consecuencia unos 1.200 buses los que no transitarán por las calles de Santiago, afectando a 12 de los recorridos del Troncal 2 de Transantiago, entre los que se encuentran el 201, 201e, 206, 209, 210, 213, 223, 230 y servicios de la zona G.

“Toda la linea 200, las micros azules. Todos los sindicatos se quedaran en sus respectivos patios (garita) como el Patio Los Libertadores, Patio Recoleta, Puente Alto, San Bernardo y el de Santa Rosa en La Pintana, y no harán funcionar las maquinas. Esperamos que con esto la empresa responda y que las autoridades se pongan del lado de los trabajadores y no solo de las empresas como suele pasar“, señaló Enrique Arellano.

El dirigente pidió asimismo comprensión y apoyo de parte de los usuarios: “Son trabajadores como nosotros, por eso les pedimos que entiendan y que nos apoyen, pues queremos mejores condiciones para trabajar y dar así un buen servicio“.

Las demandas

Aunque son varias las demandas referidas por los trabajadores sindicados, en el trasfondo de todas estas confluye la misma necesidad, la de trabajar con dignidad.

Entre las peticiones se encuentran la instalación de baños en los paraderos, “ que se respeten las horas de descanso” y un aumento de sueldo de 50.000 pesos.

Además, según señaló Boris Paredes, presidente del Sindicato 2 de Puente Alto que otra de las demandas es “ la entrega de un bono de término de negociación, en la cual la empresa entrega fraccionada una parte ahora y otra parte condicionada en 2016, en la cual esa parte condicionada, obliga al trabajador a no presentar licencias médicas, por lo tanto no podemos firmar algo que se le diga abiertamente al trabajador que no puede presentar licencias médicas”.
Agregó que “la empresa solamente está ofreciendo un aumento del IPC que es un 5% y fracción y el próximo año volver a un 4%. Eso no nos deja satisfechos y estamos aspirando a un mínimo del 10%.

La postura de la empresa

En declaración pública, Subus dio cuenta del paro y señaló que el pasado viernes 3 de octubre , Subus y cuatro organizaciones sindicales lograron un acuerdo con la mediación de la Dirección del Trabajo, esto es, en el marco de un proceso de buenos oficios solicitado por Subus, precisamente para evitar cualquier conflicto”.

En la misma línea, calificó de “ absoluta y totalmente ilegal” el paro, y criticó, haciendo gala de una falta de responsabilidad flagrante que desprestigia la lucha de los trabajadores, que los finalmente perjudicados serán “los usuarios, quienes no podrán contar con un servicio normal como cada día debido a esta situación”.

Relacionado:  Comisión de Cultura analizó recortes de Corfo a fondos de fomento audiovisual: Desempleo en el sector es de un 44%

Asimismo, señaló que los trabajadores representados se exponen “a faltas consideradas graves en el código laboral, por no presentarse a trabajar”.

Y la de los medios

Siguiendo una tónica similar, de respaldo a los empresarios, los noticieros de hoy han centrado gran parte de sus esfuerzos en desprestigiar la lucha de los trabajadores responsabilizándoles de la situación dificultosa que han enfrentado los usuarios de Transantiago, en lugar de responsabilizar a las empresas que mantienen las condiciones indignas de sus trabajadores y que han provocado, de manera indirecta y directa, que hoy muchos santiaguinos hayan tenido problemas para llegar a sus lugares de trabajo.

Desde Chilevisión han señalado que los trabajadores “decidieron manifestarse de esta manera afectando a casi un millón de personas”, que “han pagado los platos rotos”, precisaron.

Los platos rotos, por desgracia, los llevan pagando desde hace muchos años los trabajadores de Transantiago, realizando su trabajo en unas condiciones humillantes; ¿De qué manera quieren que se manifiesten? ¿Qué hagan sentir su pesar? La lucha para que sea eficiente tiene que hacer ruido.

Los culpables aquí son los empresarios que no se han preocupado por la salud y el bienestar de sus trabajadores y en consecuencia de los millones de ciudadanos que usan el sistema de transporte. Y en segunda instancia, el gobierno, que permite que sus ciudadanos se movilicen en un sistema de transporte público empañado por la violencia laboral que enfrentan sus trabajadores.

Los problemas acusados hoy en el sistema de transporte santiaguino no son culpa de los trabajadores, son culpa de los que se llenan los bolsillos a costa de la precariedad de los choferes de Transantiago . Ellos han dejado hoy a un millón de personas sin poder desplazarse en Santiago, restando calidad a un servicio que ya de por sí, dista mucho de responder a las verdaderas demandas de transporte que enfrenta la ciudad.

Un plan de contingencia

Subus señaló que se ha establecido «en conjunto con la autoridad de transportes y con los demás operadores, un plan de contingencia para mitigar los posibles efectos de esta paralización».

Plan que por el momento, al menos durante esta mañana, no ha logrado evadir los efectos del paro, aunque se prevé que se redoblen los esfuerzos del mismo para la hora punta de esta tarde.

En cualquier caso no deja de dar vergüenza que en lugar de dar a los trabajadores respuesta a sus demandas, se esfuercen en que sus quejas pierdan efecto y sean tapadas.

Basta

Desde que Chile parió el sistema TranSantiago, además de las decenas de protestas relativas a la precariedad laboral llevadas a cabo por trabajadores del sistema, la violencia empresarial se ha llevado en forma de suicidio la vida de cerca de 30 trabajadores, el último Juan Cerda González, de 27 años de edad y chofer, desde hace 4 años, de la empresa Express.

La calidad del sistema de transporte público pasa por la calidad de las condiciones laborales de sus trabajadores. Esa es la solución, basta de parches y planes de contingencia.

Fuerza trabajadores de Subus/ Aguante los que luchan