Familia de Alex Núñez, asesinado durante el Estallido Social, denuncia golpizas y hostigamientos por parte de Carabineros

“Yo caminaba con un drone en la cabeza, tenía gente que me perseguía donde yo iba”

Yo caminaba con un drone en la cabeza, tenía gente que me perseguía donde yo iba”.  Reportaje a Natalia Perez, compañera de Alex Núñez, asesinado el 20 de octubre de 2019,  por golpiza de Fuerzas Especiales en Metro el Sol, Maipú, en contexto del Estallido Social.

Alex y Natalia se conocían desde los cinco años, vivían en el mismo barrio en Maipú, a medida que iban creciendo, su fuerte lazo de amistad se convirtió en amor y tuvieron tres hijos; de 23, 15 y 12 el mas pequeño. 

Natalia cuenta que a pesar de que estaban separados, eran familia, amigos y compañeros de vida.

Alex arreglaba herramientas: taladros, máquinas de soldar, etc. se había iniciado en el oficio hace poco y ya tenía sus primeros clientes. Era del Colo Colo, el equipo de sus amores, y disfrutaba el Metal. Hasta su muerte era el sostén de la familia y quien cuidaba la salud de sus padres, ahora es Natalia quien se encarga de esta labor.

Alex Núñez junto a sus hijos disfrutando un partido del Colo Colo

El 20 de noviembre, Alex Núñez -de 39 años- se dirigió en horas de la tarde a entregar un trabajo que le fue encomendado. La apremiante situación económica lo habría impulsado a viajar a este lugar aún en horario de toque de queda, el cual había iniciado a las 19:00 horas.

El pasaje nuestro estaba convertido en un combate, estaba lleno de Carabineros, nos tiraban bombas, disparaban, hubieras visto como pasaban los cabros con los perdigones en la espalda, las tenían como estas galletas de chip de chocolate, parecía una guerra, fue tanto que los vecinos de más arriba nos iban avisando para que pudiéramos pasar de una casa a otra”, relata Natalia Pérez, ex esposa de Alex.

Al regreso, Alex pensó que a esas horas las manifestaciones habían terminado, porque la avenida se encontraba despejada, no obstante -y por su propia seguridad-, decidió irse por el interior de los pasajes de la villa. Sin embargo, una maniobra inesperada de Fuerzas Especiales de Carabineros -que en ese momento «correteaba» a los manifestantes hacia calles interiores-, coincidió con que Alex se encontrara de frente con un piquete de tres uniformados cuando a éste estaba a solo una cuadra de su casa. Fue en ese momento en que se desató la brutal golpiza de parte de los efectivos de Carabineros en contra de Alex:

“Alex no tuvo la oportunidad ni de hacer el control de identidad, fue el azote altiro, se tiraron como salvajes encima, le pegaron lumazos en las piernas, lo botaron al suelo y ahí vino la lluvia de patadas, y yo tengo sospecha de que utilizaron hasta culatazos y lo que encontraron para darle. Alex estaba reventando (..) Cuando intentó reintegrarse y ponerse de pie, su hijo de 24 años lo divisó entre la humareda. Impactado al percatarse de que era su papá, intentó socorrerlo,  pero otro piquete de FF.EE se ubicó en la esquina de nuestra casa y los continuó atacando..”, denuncia Natalia. 

Natalia, es Técnico en enfermería (TENS) hace 20 años, por lo que con su experiencia le brindó los primeros auxilios y recuerda:

Finalmente logré llegar a la casa donde Alex vivía con sus papas, y justo el reloj estaba al frente y daba las 9 de la noche. Miro para el lado y él estaba sentado, y me dijo: me pegaron los pacos, fueron tres, me pegaron en la cabeza como si fuera una pelota...”

Y Natalia agrega: Cuando lo estaba examinando, me dijo que lo único que quería era dormir, yo le dije que fueramos a la posta, me dijo que no,  pero yo siento que él tenía el cuerpo tan apaleado que lo único que quería era descansar.”

Esa noche Natalia se fue angustiada a su casa que está en la misma cuadra,  y le dijo a Alex que dormiría con el celular prendido, que cualquier cosa la llamara. “Ya..si no te preocupes, me dijo.”, fueron las últimas palabras que le dijo. A la mañana siguiente, Alex no respiraba y tuvo que ser internado de gravedad, falleciendo el 21 de octubre de 2019 a las 09:30 horas. La neuróloga que examinó a Alex, le informó a la familia que solo el 5% de su cerebro se había salvado.

Hasta la fecha no se han encontrado a los culpables del asesinato, pero las sospechas de la familia recaen en  el ex subteniente Gary Valenzuela; efectivo de Carabineros , acusado del femicidio de la Carabinera Norma Vásquez, el cual había trabajado en la 25º Comisaría de Maipú durante el Estallido Social de 2019, y según un diálogo filtrado en los medios, éste se habría puesto de acuerdo con otros funcionarios para mentir respecto del ataque a Alex Núñez. 

“Me estuvo llamando mi teniente Eduardo Toledo diciéndome que declaramos lo mismo si nos citan a declarar o van a la comisaría a preguntar algún antecedente. Lo que pasa es que al parecer hay un video donde mi teniente Eduardo Toledo sale apuntando a una persona, pero no le dispara, y posteriormente  salgo yo golpeando a una persona y sé que nos pueden cagar”, se escucha en el audio.

Hostigamientos y Golpizas a la familia:

Natalia Pérez es enfermera, y trabaja en un Centro de Salud de la Comuna de Pudahuel. Sus largas jornadas de trabajo, sumado a la gran “mochila” que lleva encima -como ella misma cuenta-, no le han dejado lugar para vivir su duelo. A su cargo quedaron 4 niños con un daño irreparable, por los cuales -según denuncia Natalia-, la fiscalía se comprometió solo con 10 sesiones de apoyo psicológico, quedando el resto del tratamiento a cargo de ella y su familia. Afortunadamente la comunidad de la escuela donde van sus hijos, se ha mostrado solidaria  y cubren una de estas terapias.

Alex era un excelente papá, era un padre que andaba con sus hijos para todos lados, que organizaba paseos,  era así hasta con mi hija que no era ni su sangre, por eso el daño que les hicieron es irreversible..” se lamenta Natalia.  

Fotografías de álbum familiar, cedidas por Natalia

El 10 de abril de 2020, el hermano de Alex, Marcos Núñez, fue ferozmente atacado por Carabineros quienes lo persiguieron y  golpearon en proximidades del Metro El Sol. dejándolo inconsciente, y con una fractura muñeca y lesión ocular.

Su hijo de 12 años comenzó a tener crisis de pánico y angustia como todo los otros integrantes de la familia, incluyendo a Natalia. En marzo de este año, un hijo de Natalia vivió una situación grave de acoso: un auto particular, sin patente, lo siguió e intentó atropellarlo en cercanía de su hogar. Fue cuando Natalia decidió enviar a sus hijos al sur, con su hermana.Eso retrasó toda la terapia y sembró temor entre la familia,  pero por suerte ahora estamos ya todos juntos y están un poquito mejor, aunque no como yo quisiera..”. Junto al INDH pusieron una denuncia por acoso y recién ahí dejaron de hostigar  físicamente a la familia Núñez-Perez.

Debido a toda esta revictimizante situación, en una cita a la psicóloga esta le recomendó con respecto a su hijo:

 Déjalo que vaya a Dignidad, porque o si no lo vas a pillar colgado, ¿que prefieres?” 

Yo con el dolor de mi alma lo dejaba ir…le compraba todas sus cosas de protección, le decía ´ya Quique ponte estos guantes,  te compre las antiparras, nos conseguimos los escudos, etc´ y así.. y yo por dentro,  lo único que hacía era rogar que mi hijo llegara entero, lo obligue a que se aprendiera mi número de teléfono,  ´Si te pillan los pacos tu te entregas,  llévate, grita que eres el hijo de Alex Nuñez y ya me van avisar...”, relata con angustia Natalia.

Gracias a esta terapia, Quique se ha ido desahogando, pero con el más pequeño ha sido más difícil: “tiene trastornos del sueño, crisis de pánico y de angustia. Tengo que contenerlos, tirarme encima, calmarlos, piensan que vienen los Carabineros, se aterrorizan. Mi niño de 12 años tenía que tomar medicamentos porque no podía conciliar el sueño, eso no me parece algo justo, es un niño….” relata indignada Natalia. 

Acoso de Carabineros a su trabajo:

Natalia confiesa estar preocupada porque está siendo acosada; hace unas semanas, se encontraba en su trabajo en el Hospital, y a su equipo le tocaba atender a Carabineros, ella le pidió a su jefe médico que prefería no atenderlos por proteger su salud mental, razón por la cual Natalia sale al patio y emitió unos descargos en su red social personal: “yo salí y ahí le saqué una foto a uno de estas camionetas chicas de pacos y puse en mi twitter:

«Lo único malo de mi trabajo es atender a estos pacos asesinos’. El tuit se compartió y luego Carabineros me acusó al director de salud de Pudahuel, mi jefa llorando me puso una amonestación en mi libreta, porque entiende mi impotencia...”

Responsabilidades: 

El 10 de marzo de 2021, el General Rozas fue llamado a declarar por la golpiza a Alex Núñez y manifestó: 

“Lamentablemente, y en este caso, contamos con muy poca información como para avanzar en el sumario, tanto de la familia como del protocolo de lesiones u otros datos que nos permitieran esclarecer el hecho”. Así quedó consignado en la prensa.

Al respecto Natalia responde indignada y cuestiona las palabras del General: 

Las declaraciones que dio el General Rozas me dieron asco, nos dijo a la familia que no cooperaremos con el caso, o sea: ¿Mataron y encubren el crimen de Alex y de todos los casos que recaen en tus espaldas y nos pides ahora que encima te hagamos el trabajo? a mí esas cosas me descomponen”, agrega Natalia.

La familia denuncia lentitud en el proceso y encubrimiento entre instituciones del Estado para ocultar el crimen de Alex. Hasta el momento hay dos querellas en curso, la del Consejo Defensa del Estado (CDE) y la de la familia, el primero denunció:

En Carabineros existe un concierto (…) para ocultar las circunstancias en que Alex Núñez fue golpeado”, reza la declaración de un subteniente de Carabineros, que es parte de la acción llevada adelante por el CDE, y que hoy lleva la Fiscalía de Alta Complejidad Occidente.

«Esto es culpa de Carabineros y del gobierno que fue quien los mando hacer una guerra contra el pueblo de Chile«, sentencia Natalia.

*Por Daisy Alcaíno.

Compártelo

Comentarios