FECh celebra 115 años de historia con llamado a fortalecer la participación estudiantil

Desde su fundación, la FECH tuvo como eje prioritario el tema de la educación pública, con una especial preocupación por los sectores populares que no podían acceder a ella. Así surgió la Universidad Popular Lastarria, cuyo lema era “educación mutua y libre”, a la vez que propiciaba la unión con los obreros.

Por Opazo

0 0


Fundada el 21 de octubre de 1906, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) es la organización estudiantil más antigua de América Latina. Surgió como una fuerza de cambio, renovación y solidaridad en un contexto social, político y económico de gran desigualdad y profunda precarización de los sectores más pobres del país.

Sus primeras acciones estuvieron destinadas a ayudar a estos sectores, a la vez que sostenía su posición antioligárquica y anticlerical a través de sus órganos de difusión, como las revistas Claridad y Juventud. Este espíritu rebelde y de crítica se ha mantenido a lo largo de su trayectoria como parte de los movimientos sociales. En sus primeros años, la organización también se destacó por su compromiso con la cultura, cuya expresión más destacada fue la Fiesta de la Primavera.

A nivel gremial, la FECh fortaleció sus vínculos con diversas organizaciones estudiantiles de Latinoamérica. En este proceso, uno de los hitos más destacados fue la organización del Congreso General de Estudiantes de 1937. En este encuentro, que reunió a estudiantes de casi todos los países de la región, la FECh defendió posturas latinoamericanistas y antiimperialistas.

Desde su fundación, la FECh tuvo como eje prioritario el tema de la educación pública, con una especial preocupación por los sectores populares que no podían acceder a ella. Así surgió la Universidad Popular Lastarria, cuyo lema era “educación mutua y libre”, a la vez que propiciaba la unión con los obreros.

“Les estudiantes cuestionaban el sistema económico, lo que facilitó el acercamiento con los movimientos sindicalistas y aquellos marginados de la participación en el sistema político. Pero esto también los hizo objeto de ataques de parte de los grupos más conservadores, varios de los cuales terminaron en saqueos e incendios de su sede y de sus documentos”, indicó Evelyn Soto, archivera del Archivo FECh.

Durante gran parte del siglo XX hasta el golpe militar, que detuvo abruptamente los procesos políticos y sociales, la FECh propició y participó de la Reforma Universitaria, movimiento que buscaba en su esencia la democratización de la función universitaria.

Estudiantes de la FECh en una manifestación en Santiago en 1972.

Autonomía, cogobierno y extensión fueron los ejes principales de este proceso en el que la FECh participó activamente, no solo a través de la Universidad Popular, sino también mediante sus iniciativas de carácter cultural, las que permitieron el acceso a la cultura a los sectores populares, y también con los Trabajos Voluntarios, instancia que se mantuvo incluso en dictadura y que puso a les estudiantes a disposición de los más pobres del país.

En las últimas décadas, la FECh ha encauzado una serie de movilizaciones sociales de alcance nacional. Estas han tenido por fin la desmercantilización de los derechos sociales bajo un programa cuyo eje es la recuperación de un sistema de educación público, gratuito, de calidad y no sexista.

El presente y futuro de la FECH

El 17 y 18 de agosto de 2020 se realizaron las Elecciones FECh para el período 2020-2021, las que por segundo año consecutivo no alcanzaron el quórum requerido. El Tricel Central de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile informó que solo votó el 14,33 por ciento del total de estudiantes habilitades, correspondiente a 4.562 votos válidamente emitidos.

Tras este resultado, se determinó llevar a cabo un Congreso Refundacional, de acuerdo a lo establecido en el artículo 120 bis del Estatuto FECh, el que establece que: “En el caso que participare un universo menor al 20% o si por segunda vez consecutiva se produjese un quórum de votación entre los rangos establecidos en el inciso primero de este artículo, el Consejo de Presidentes deberá convocar a un Congreso Extraordinario y Refundacional de Federación”.

“Los grandes cambios ocurridos en nuestra Universidad siempre han sido bajo el alero de las movilizaciones, las que en general logran salidas cuando tenemos una organización que canaliza nuestros sentires, nuestras razones y la fuerza que caracteriza al movimiento estudiantil. Sin esa fuerza desplegada y organizada, quedamos con muchas menos posibilidades de generar cambios estructurales en pos de ir avanzando en las muchas demandas estudiantiles que se exigen desde el 2011, sin tener aún una salida material, como es el acceso gratuito a la educación superior, una educación no sexista, educación de calidad, etc.”, indicó Noam Vilches, delegade de Bienestar FECh.

Uno de los mayores desafíos de la Federación y de la comunidad estudiantil de la Universidad de Chile es concebir una forma de organización que les haga sentido y recoja las luchas por la educación pública, gratuita y de calidad, el movimiento feminista y disidente por la educación no sexista, los movimientos socioambientales, los trabajos por la memoria y los derechos humanos, temas que fueron fuertemente instalados tras la Revuelta Social del 18 de octubre de 2019.

Esta labor también comprende la conformación de un organismo que permita gestionar las causas internas, como la Reforma Universitaria, el trabajo digno de trabajadores y trabajadoras de la Universidad o la salud mental y calidad de vida de les compañeres.

“Nuestra posición debe ser siempre abierta al diálogo, a invitar a nuestres compañeres a espacios seguros, de respeto y cuidado mutuo, en donde la divergencia de ideas y salidas no conlleve a quiebres irremediables, sino que nos una con un objetivo en común: la construcción de una universidad pública al servicio de las mayorías de nuestra sociedad, las naciones y el territorio” comentó la coordinadora FECh, Consuelo Salas.

El Congreso FECh estará conformado por 81 congresales, con 52 personas elegidas desde sus espacios, además de 13 escaños reservados para personas con diversidad funcional y 16 para pueblos originarios. Se espera que las elecciones se realicen la primera semana de diciembre.


Comparte ✌️

Comenta 💬