Floristas del Cementerio de Quilpué no tienen dónde ir al baño desde el inicio de la pandemia

Están establecidos con permiso municipal y hace más de 15 años que esperan tener baños propios. Son 25 personas las afectadas por esta situación, 11 de ellas adultas mayores, distribuidas en 17 módulos de floristas y marmoleros.

Por Opazo

Publicado en

Chile / Regiones / Trabajo

0 0


Esta semana, la diputada Carolina Marzán (PPD) se reunió con la alcaldesa de Quilpué, Valeria Melipillán (FA), para buscar soluciones a diversas problemáticas que aquejan a la comunidad, en especial a las personas mayores que hoy trabajan como floristas en el cementerio de la comuna, sin tener acceso a servicios higiénicos propios.

Locatarias y locatarios de la pérgola, están establecidos con permiso municipal y hace más de 15 años que esperan tener baños propios. Son 25 personas las afectadas por esta situación, 11 de ellas adultas mayores, distribuidas en 17 módulos de floristas y marmoleros ubicados en las afueras del Cementerio Parroquial de Quilpué, que han debido soportar la incomodidad y riesgo de enfermedades por no tener posibilidad de satisfacer la básica necesidad de acceder a un baño.

«Es una agrupación de varios trabajadores y trabajadoras en donde hay un grupo importante de personas adultas mayores y entendemos que el tener un baño, un espacio donde ir y estar tranquilos, es vital para ellos. Usaban el cementerio y actualmente está cerrado. Ellos necesitan baños para poder funcionar y para poder seguir con su trabajo de manera digna, de manera sana, por ello gestioné y fui vocera de este grupo importante de trabajadores y trabajadoras, y también del compromiso de la alcaldesa de gestionar ayuda de manera urgente», afirmó la legisladora.

Una de las locatarias afectadas contó que han debido ingeniárselas frente a la emergencia de conseguir dónde ir al baño: «Cuando se hicieron los locales dejaron para hacer baños, pero nunca lo hicieron. Los 17 locatarios nos vemos afectados con esta situación. Cuando tenemos que hacer pipí tenemos que cerrar la puerta y hacer en un tarrito adentro», aseguró Elizabeth Contreras, locataria de la agrupación de pérgolas del cementerio de Quilpué.

En esa línea, la recién asumida alcaldesa de la comuna, Valeria Melipillán, manifestó que buscará la forma de dar solución a esta situación: «Nos vamos a contactar con ellos. Efectivamente, hoy los mínimos estándares de trabajo tienen que estar asociados a la dignidad y tener un servicio sanitario cerca es algo básico, por lo tanto, es un tema que le daremos prioridad y tomaremos contacto con la agrupación para generar una reunión y buscar la solución, que no es tan difícil», cerró la jefa comunal.


Comparte 👍

Comenta 💬