Gael Palape, vocero de la ACES: «Los dirigentes estudiantiles llegaron al Gobierno y les dejó de importar la educación»

El vocero nacional de la ACES es crítico con el proceso constituyente y con el Gobierno de los ex dirigentes estudiantiles. «La educación es el tema principal que deberían haber tocado ellos si venían del movimiento», señala en entrevista con El Ciudadano.

Gael Palape tiene 18 años y estudia en el Liceo Antonio Hermida Fabres, en pleno barrio Lo Hermida de Peñalolén. Desde marzo de este año se desempeña como vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, una de los principales espacios de coordinación del movimiento secundario.

Si bien desde la ACES siempre fueron críticos del proceso constituyente, Palape señala que estuvieron por el Apruebo en el plebiscito de salida y cree que hoy la ciudadanía debe seguir empujando sus demandas desde la calle. Respecto a la gestión del Gobierno, Palape sostiene que ve poca preocupación en la problemática estudiantil y que entrar a la institucionalidad fue uno de los mayores errores políticos de los dirigentes estudiantiles que hoy están en La Moneda.

¿Qué lectura tienen como ACES respecto al resultado del plebiscito constitucional?

Nosotros durante el proceso constituyente no sacamos ninguna declaración pública al respecto porque estábamos enfocados en otras problemáticas. Como nunca hemos tenido confianza en las instituciones, sabíamos perfectamente lo que podía salir de este proceso, porque es histórico y es sabido que los poderosos siempre han intentado llevar estos procesos a beneficio de ellos.

Nosotros estábamos en plena posición de desconfianza, no así en la postura de rechazar. A la hora de que se lanza la propuesta constitucional nosotros entendimos que sí era un avance gigante con respecto a los derechos sociales y un paso agigantado respecto a cómo se iba a regir la sociedad en adelante, pero entendiendo que esa no era la vía principal por la cual nosotros debíamos seguir avanzando. Estábamos por aprobar y seguir luchando.

¿Qué lectura hacen sobre el triunfo del Rechazo en el plebiscito de salida?

Tenemos que admitir que el Rechazo hizo buena pega yendo a convencer a las personas en la calle. Supieron llegar a la gente. Muchos pensaban que si rechazaban la nueva Constitución estarían rechazando las acciones que ha estado llevando a cabo el Presidente en los últimos meses. El Rechazo se colgó de esta desconfianza que había por parte del pueblo y además atemorizaron con una campaña de miedo y mentiras. Lograron instalar el miedo dentro de la gente.

Ustedes que tienen presencia en los territorios, ¿veían venir este sentimiento de desafección por parte de la ciudadanía?

Sí, las veces que salíamos a planfetear a las ferias u otros espacios las personas nos mencionaban esta desconfianza que había hacia el proceso constituyente. Fueran del sector que fueran, se veía la desconfianza que había con esto. Y es que luego del 18 de octubre tuvimos que luchar tanto, tanto, tanto por las demandas que estábamos impulsando y no obtuvimos ganadas con ninguna. Mucha gente se fue en la postura de rechazar para ya terminar con esto, estaban cansadas. La gente se cansó de las mentiras y de las promesas y decidieron rechazar para terminar con todo. Esto también con toda la desinformación que estaban llevando a cabo los medios de comunicación y los sectores que estaban impulsando el Rechazo.

¿En qué pie queda el movimiento secundario luego de esta reacción conservadora que parece estar viviendo el país?

Luego del triunfo del rechazo evidentemente que la gente quedó en una posición de derrota. ¿Qué más vamos a hacer, vamos a seguir protestando? Es entendible la desilusión que tiene la mayor parte de la ciudadanía, no todas las personas tienen las ganas y la rabia de poder salir a organizarse porque están tratando de parar la olla en las casas. Los estudiantes secundarios históricamente hemos sido quienes impulsamos las movilizaciones a nivel nacional porque somos quienes no tienen nada que perder más que un llamado al apoderado o una expulsión del colegio.

Hoy la gente está con miedo y con una desilusión enorme. Es nuestro deber en estos momentos tratar de revertir esta situación y darles a conocer que sí existe una forma de seguir luchando, que es la movilización callejera.

El estado del movimiento secundario

¿Cuáles son hoy las principales demandas del movimiento secundario?

La más urgente es el problema con la Junaeb. Exigimos una alimentación tres veces al día los siete días de la semana para los estudiantes que están a cargo del Estado. Es una condición mínima y básica para poder estudiar. El problema de la infraestructura también es un tema histórico. Nuestras salas se llueven, los colegios se están cayendo a pedazos y no hay voluntad de solucionar estos problemas.

También la educación no sexista. Los problemas de género y conductas patriarcales están presentes dentro de nuestros establecimientos tanto por parte de los estudiantes como de los profesores, de la dirección, de las municipalidades y del Estado en general, porque finalmente son ellos quienes reproducen dentro del sistema educacional estas prácticas patriarcales que no permiten que nuestros establecimientos sean espacios seguros para mujeres y disidencias.

Nosotros vemos la Educación Sexual Integral como algo integral. No vemos esto como un taller a realizarse en la semana, sino algo que involucre capacitación a los docentes y a los funcionarios. Que no sea una instancia en específico dentro del establecimiento, sino que sea algo transversal dentro de todo el sistema educacional.

¿Cómo han visto la gestión del ministro de educación en estos meses?

Es histórico que los Ministros de Educación llegan prometiendo cielo, mar y tierra y se demoran años y meses en poder impulsar realmente estas promesas. No vemos voluntad política por parte del gobierno para subsanar estas problemáticas de forma pronta. La educación es el tema principal que deberían haber tocado ellos si venían del movimiento estudiantil y sabían cuáles eran todas las carencias que tenía el sistema educacional, pero estos dirigentes llegaron al gobierno y les dejó de importar la educación.

¿Se han reunido con el Ministro Ávila?

Nosotros siempre hemos estado abiertos al diálogo, pero no creo que sea correcto que seamos nosotros quienes nos acerquemos al Ministro de Educación, ellos son quienes deben acercarse a nosotros para poder solucionar nuestras demandas.

El Gobierno actual está conformado por dirigentes estudiantiles que comenzaron desde fuera de la institucionalidad pero que poco a poco fueron formando partidos y coaliciones políticas, ¿qué reflexión hacen acerca de esta institucionalización que se produce en los movimientos sociales?

Eso tiene que ver con el nivel de confianza que tienen ciertos sectores respecto a lo que puede entregar la institucionalidad. Nosotros como ACES sabemos perfectamente que las instituciones nunca han sido capaces de solucionar las problemáticas del pueblo. Ellos institucionalizaron el movimiento estudiantil de esos años, que vendría siendo uno de los errores más grandes que pudieron haber cometido, pero sí ellos se metieron ahí es porque tenían esas convicciones e ideales y es responsabilidad de ellos y no del movimiento estudiantil.


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬