Grave: Niegan entrada a Perú a activista chileno por los derechos humanos

El 17 de abril es el Día Internacional del Preso Político y, en ese contexto, las organizaciones sociales vinculadas a este tema realizan diversas actividades para conmemorarlo. Así, la Coordinadora Internacional de Solidaridad con los Presos Políticos Revolucionarios, que agrupa a ciudadanos de varios países de Sudamérica como Chile, Perú, Argentina y Colombia, decidió realizar un encuentro y una actividad conmemorativa en Perú.

El miembro de la Coordinadora, el chileno Nelson Aramburú, ex preso político y activo participante de agrupaciones de este tipo, viajó a dicho país para asistir a la actividad. Sin problemas logró salir de nuestro país, pero al ingresar a Perú, no tuvo la misma suerte.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, Nelson Aramburú comentó y denunció la situación que vivió en el vecino país, donde se le negó la entrada por ser acusado de representar un «peligro» para la seguridad del Estado peruano.

Al ser revisado por la policía peruana y entregar su carnet de identidad, se le informó que su documento tenía una alerta de Interpol, esto, porque el documento se registraba como perdido, por lo que el plástico que él portaba podría ser un duplicado falso. Sin embargo, Nelson no ha registrado ninguna pérdida de su cédula y mucho menos lo ha hecho para que un organismo internacional como Interpol tenga la información.

Frente al problema, indicó que se mantuvo en la mejor disposición para aclarar el asunto y demostrar que no lo ha extraviado, que el que portaba era el documento original. En ese contexto, es que la policía peruana le indicó que, para aclarar su identidad, debían someterlo a un escáner biométrico, que incluía la toma de sus huella dactilares, fotos de su rostro y un escáner facial.

Si bien en un inicio lo permitió, luego se negó a continuar con la revisión, pues consideró que se salía de todo protocolo. Luego de ese procedimiento, y bastante molesto, exigió que lo antes posible se aclarara la situación.

“La jefa que había tomado el procedimiento me dice ‘señor yo tengo que informarle que hay una orden del Ministerio del Interior del Perú en que se le prohíbe el ingreso por ser usted un peligro para la seguridad’. Ahí quedé plop. Le dije en base a qué, por qué, qué elementos tiene. Yo vengo hoy, me voy el sábado, no vengo a hacer ningún daño, tengo una actividad absolutamente pública y transparente de solidaridad, y eso no es delito en ninguna parte del mundo, no es ilegal”, dijo Nelson, quien es secretario ejecutivo de la Comisión de Ética contra la Tortura en la Región de Valparaíso.

Aramburú agrega que no se explica las razones por las que Perú puede tener dicha investigación que lo identifica como un sujeto peligroso, pues no ha realizado ninguna acción que pueda interpretarse como una intención de atentar contra la seguridad del país vecino.

“Fueron correctos en todo momento, no hubo violencia, nada, pero la gran arbitrariedad es haberme prohibido el ingreso, haberme fichado como si fuese un delincuente juzgado en el Perú, cosa que nunca ocurrió, contraviniendo todas las convenciones respecto a lo que hacemos los agentes de derechos humanos a nivel internacional”, señala.

Para Aramburú, el no dejarlo entrar a Perú apuntaría hacia una intención de los gobiernos de derecha de impedir la articulación internacional entre defensores de derechos humanos y de otras causas.

“Para algunas sociedades latinoamericanas, que existan defensores de derechos humanos, gente que vele por los detenidos por razones políticas, por los detenidos en el sentido social, por migrantes, pueblos indígenas, es un peligro para su sistema institucional, para su legalidad, porque muchas veces los atropellos los cometen legalmente”, puntualizó.

“Yo creo que no solo con los defensores de derechos humanos, lo hemos visto también con defensores del medio ambiente, Macarena Valdés y Alejandro Castro, entonces, la situación afecta a todos aquellos quienes defienden derechos, ya sea de los pueblos indígenas, del medio ambiente, derechos humanos y hasta sindicalistas. Hay una iniciativa desde los gobiernos a tratar a como dé lugar de frenar un proceso de articulación y de fraternización”, añadió Aramburú.

Haydee Oberreuter viajaba a la misma actividad con Nelson. Pero, ella pudo entrar a Perú sin problemas. Consultada por la situación que vivieron, indicó que “lo apartaron, lo llevaron a un lugar al que yo no pude acceder. A mí me apartaron también y luego me dijeron que podía irme yo de ahí, más bien me instaron a irme lo antes posible, y me tuve que ir. El compañero quedó ahí retenido hasta las 3 de la mañana cuando viajó de regreso a Chile. No se me dio ninguna mayor explicación, fueron extremadamente parcos, muy, por decirlo de alguna forma, eficientes en lo que hacían, y lo más lamentable es que por lo que me han informado no hay ningún documento que muestre qué pasó”.

Frente a la situación, el secretario ejecutivo de la Comisión Ética contra la Tortura de Valparaíso ya se contactó con el Instituto Nacional de Derechos Humanos para que se pueda oficiar al Ministerio del Interior. A la vez, espera que la información pueda llegar a la Embajada de Perú y que se pueda conversar con los altos comisionados para los Derechos Humanos de la ONU, con el objetivo de que se revisen este tipo de situaciones que, asegura, no son aisladas para los dirigentes sociales.

Fuente: Diario y Radio U. de Chile

4,207,661FansMe gusta
130,131SeguidoresSeguir
289,387SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -