Informe situación laboral de las Brigadas Forestales CONAF 2013-2014

190

En el presente informe describiremos brevemente la actual situación de las distintas unidades de combate contra incendios forestales que operan a lo largo de todo el territorio nacional.

Durante el presente año una intensa actividad sindical se ha orientado a difundir y concientizar acerca de las problemáticas que aquejan a los más de mil trabajadores que componen las diferentes unidades de combate contra incendios forestales.

En innumerables ocasiones desde el año 2000, gran cantidad de sindicatos han tratado de advertir a la comunidad acerca de esta serie de problemáticas. El actual Sindicato de Trabajadores Transitorios no es ajeno a estos acontecimientos y busca a través de su campaña sindical, la modernización de los servicios y las mejoras necesarias que en el aspecto laboral beneficie y retribuya el enorme profesionalismo que durante cada temporada estival cientos de brigadistas demuestran.

A continuación describiremos las actuales problemáticas que aquejan al personal de combate contra incendios forestales.

Transitoriedad: En la actualidad el trabajo contra incendios forestales se desarrolla exclusivamente durante la temporada estival. Los trabajadores son contratados entre los meses de octubre y diciembre según los parámetros y necesidades de cada región así lo establezcan. Durante 5 meses los cientos de trabajadores realizaran intensas y riesgosas jornadas de trabajo a fin de combatir la enorme cantidad de incendios forestales que azotan el territorio nacional durante dicha temporada. Una vez terminada la temporada y llegado el invierno, cientos de trabajadores cesan en sus puestos de trabajo, siendo abandonados a su suerte. El enorme costo y desgaste físico – psicológico ha sido escasamente remunerado durante la temporada. Año a año cientos de trabajadores desertan de las filas de CONAF por el mismo motivo. La transitoriedad no asegura la estabilidad necesaria que todo trabajador requiere y en la totalidad de los casos no asegura tampoco la necesidad del estado, en virtud de su propia seguridad, de resguardar
la experiencia y los conocimientos de los trabajadores transitorios de los departamentos de manejo del fuego.

El Trabajador de incendios forestales, a diferencia de la realidad internacional y de las verdaderas necesidades que se requieren para formar personal con acabados conocimientos y capacidades en el área, es desechado de las filas de la corporación, perdiéndose el valioso e invaluable componente humano que se requiere para que, durante cada temporada de incendios, se ejecute tan riesgosa labor.

Salarios: Actualmente los salarios no superan los 260.000 pesos. El enorme costo de sostener la calidad de vida hace que la suma que se otorga a modo de remuneración por parte de la corporación nacional forestal sea absolutamente insuficiente. Señalamos en nuestro petitorio y a través de diversas pruebas, estudios físicos y médicos acerca de la enorme carga física-psicológica que implica realizar este tipo de actividades. Los trabajadores consideramos que aquella remuneración en todos los casos no representa la equivalencia necesaria para retribuir el enorme esfuerzo necesario para cumplir con la labor de combate contra incendios forestales. Esta situación afecta directamente la integridad física y moral de los trabajadores y repercute drásticamente en su calidad de vida. La excesiva carga de trabajo no se ve compensada por el bajísimo sueldo que reciben los trabajadores y detona la migración a otros sectores laborales que puedan satisfacer la principal necesidad de obtener un salario que se ajuste a la calidad de vida que los trabajadores pretenden y necesitan.

Bonos: La utilización de bonos de forma irregular y descontinuada a través de las temporadas forestales repercute directamente en la certeza del salario que se obtiene, variando drásticamente durante cada temporada que transcurre. Además, consideramos nocivo el hecho de que la corporación distribuya bonos de forma aleatoria y arbitraria solo a determinados sectores de los departamentos de manejo del fuego, vulnerando el principio de igualdad que los trabajadores del departamento exigen al momento de otorgar este tipo de retribución, aun mas si se considera que aquellos bonos han sido otorgados bajo los conceptos de “movilización” y “desempeño durante la temporada”. La presente política de bonos solo ha dilatado la eterna espera de los trabajadores que exigen ver remunerado su trabajo a través de un sueldo fijo, continuo, reajustado y equivalente a la función que se desempeña. Señalamos que la utilización de bonos solo tiende a segregar y marginar el personal, aumentando su descontento.

Seguro de Vida: Hasta el momento no existe un seguro de vida cuya cantidad cubra los riesgos a los cuales se enfrenta un brigadista forestal durante cada temporada. Consideramos que los seguros de vida debe ser una política salida en cuanto los valores que sean asignados por este concepto deben considerar el principio del riesgo que implica el ejercicio de este trabajo.

Profesionalización: Hasta la fecha no existen pronunciamientos oficiales por parte de las autoridades que busquen reconocer esta labor como una profesión, ni que busquen establecer mediante normativas el ejercicio y la regulación de dicha actividad. Os trabajadores consideramos que es absolutamente necesario establecer una normativa en el código laboral que reconozca y favorezca el ejercicio profesional de nuestra actividad. Los rajadores consideramos que implica un enorme estancamiento en los esfuerzos por enfrentar acontecimientos de magnitud como los mega incendios forestales que azotan nuestro territorio, si primeramente no se avanza en este tipo de soluciones de fondo.
Luego de 3 o 4 temporadas de incendios forestales cada trabajador se convierte en una invaluable fuente de conocimiento y experiencia para el ejercicio de este trabajo. Es necesario que las autoridades competentes consideren este valioso punto de vista.

Finalmente señalamos la urgente necesidad de obtener una categoría profesional como brigadistas forestales.

Trabajo de alto riesgo: En la actualidad no existe un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades que busque calificar este trabajo como un “trabajo pesado, de esfuerzo físico extremo y de alto riesgo”. El evidente peligro que implica el ejercicio de nuestro trabajo debe ser reconocido a nivel nacional. En este mismo sentido exigimos que las autoridades competentes se pronuncien al respecto.

Irregularidades en los procesos de selección de personal: Advertimos de serias irregularidades en los procesos de selección del personal en cuanto se aplican pruebas psicológicas o psicotécnicas que han marginado a trabajadores de probada experiencia y trayectoria. Hasta la fecha de emisión de este informe, las autoridades no se han pronunciado acerca de la legalidad de la aplicación de dicho instrumento. A su vez, detectamos que la aplicación de la evaluación psicológica, en diversas regiones se aplica de forma selectiva a fin de impedir el ingreso a trabajadores que demuestren actividad sindical o que hayan solicitado mejoras en la calidad de su trabajo. Consideramos importante que las autoridades unifiquen y establezcan mediante reglamento o estatuto, los procesos de selección a fin de transparentar dichos procesos, unificar y establecer los criterios, favorecer y facilitar el ingreso a trabajadores con experiencia y trayectoria y finalmente que dichos procesos y criterios sean aplicados por personal competente cuyas capacidades y competencias queden establecidas y sean publicadas para conocimiento de todo ciudadano.

Relacionado:  Destacadas especialistas participarán en Seminario sobre psicología y educación en tiempos de pandemia

Irregularidades en los procesos de finalización de temporada: Se han detectado una serie de irregularidades en cuanto la utilización de un instrumento o pauta que busca calificar el desempeño del trabajador. Sin embargo, la aplicación de dicha pauta en muchos casos es de completo desconocimiento por parte del trabajador y se adjunta a su hoja de vida dentro de la empresa. Advertimos que hasta la fecha se han realizado evaluaciones de forma arbitraria que sin ser vistas por el trabajador, han puesto en tela de juicio su continuidad en la Corporación Nacional Forestal. Señalamos que desconocemos si dicha evaluación se ajusta a derecho y hasta la fecha no hemos obtenido ninguna clase de pronunciamiento por parte de las autoridades oficiales respecto de la aplicación de dicho instrumento. Por ultimo señalamos que la aplicación de la pauta de evaluación es desconocida en todos sus puntos por los trabajadores, que muchas veces esta se realiza una vez que el trabajador ha sido finiquitado y que los criterios de evaluación, de ser legítimos, no se pueden aplicar sin que el trabajador sea notificado a inicio de temporada ni sin antes tener copia de los puntos y criterios bajos los cuales va a ser evaluado. Es de importante necesidad que los trabajadores reciban una copia certificada por la respectiva inspección del trabajo al momento de finalizar su contrato de trabajo.

Infraestructura: Se ha detectado que numerosas bases de brigada no cuentan con los equipamientos necesarios ni las comodidades adecuadas para albergar al personal que compone el departamento de manejo del fuego. En casos particulares existen antecedentes que señalan que los trabajadores han sido sometidos a condiciones sanitarias irregulares. Los criterios de inspección realizados por la empresa son insuficientes y se hace necesario que se fiscalice arduamente las condiciones de infraestructura de todas y cada una de las respectivas unidades, bases de brigada, torres de observación y vehículos de transporte de personal.

Transporte: Señalamos que en diversos casos, muchas regiones no cuentan con el transporte adecuado para movilizar el personal que compone las cuadrillas, siendo cuestionadas desde el punto de vista de las condiciones de comodidad básica que se requieren para desplazar personal a través de las diversas regiones de nuestro país.
Equipamiento: Señalamos que en diversos casos el equipamiento no es adecuado en cuanto la limitada cantidad de vituallas que son otorgadas a los trabajadores les impide mantener las condiciones de aseo y sanidad necesarias durante la temporada forestal. Señalamos además que en numerosas regiones, entre ellas la V región, se reciclan implementos y uniformes que más tarde serán entregados nuevamente a los trabajadores al comienzo de una nueva temporada. Consideramos que no es apropiado para el ejercicio de nuestro trabajo utilizar implementos reciclados y señalamos la importancia de la fiscalización y del pronunciamiento necesario de las autoridades competentes.

Hostigamiento: Advertimos que a lo largo del territorio nacional, hemos detectado que en numerosas regiones se dan malas prácticas y hostigamientos hacia los trabajadores transitorios a fin de impedir los procesos de formación de sindicatos. Señalamos que en aquellas regiones en que se han constituido, los miembros de dichas asociaciones sindicales han sido perseguidos y hostigados continuamente por miembros de la Corporación Nacional Forestal.

Baja dotación: Dicha problemática repercute directamente en la elevada carga de trabajo que cada brigadista debe asumir durante el combate y la supresión de incendios forestales. Las actuales dotaciones con que cuenta cada brigada de CONAF son insuficientes tomando en consideración la excesiva carga de trabajo, la rapidez y magnitud de los incendios y los escasos recursos que la empresa, el ministerio y el gobierno central, facilitan para estos efectos. A su vez, la baja dotación influye directamente en las condiciones de salud de todos y cada uno de los miembros de brigada que ven perjudicada su integridad física en cuanto los excesos de trabajo en las líneas de combate de los incendios forestales influyen directamente en lesiones, patologías respiratorias, fatiga muscular, insolación, etc.

Bono por riesgo: Señalamos que hasta la fecha de emisión del presente informe, ninguna autoridad se ha manifestado respecto de la necesidad de otorgar bonos por riesgo a los trabajadores que desarrollan la tarea de combate de incendios forestales. Consideramos de vital importancia exponer este punto ya que toda remuneración de un trabajadore de brigada contra incendios forestales, debe ser remunerado en un ítem especial que considere su exposición continua a factores de riesgo intrínsecos al desarrollo de este trabajo.

El presente informe ha enumerado y expuesto brevemente las actuales condiciones en que operan las brigadas forestales de CONAF. Lo anterior ha sido abordado desde la mirada crítica de los trabajadores que en innumerables ocasiones han insistido en la urgente necesidad de abordar los puntos anteriormente descritos. Confiamos en que el presente informe sea el inicio de la modernización necesaria que busque beneficiar a la comunidad en su conjunto y mejorar las precarias condiciones en que opera este servicio.
Consideramos de máxima importancia la necesidad de difundir el presente documento.

ASOCIACION DE SINDICATOS Y COMITES SINDICALES DE LOS TRABAJADORES TRANSITORIOS DE CONAF

NOTICIAS RELACIONADAS: Declaración pública de los trabajadores transitorios de CONAF