Dignidad Ahora

Tras dichos de Guillermo Ramírez

Jiles y Soto solicitan al Banco Central aclarar su participación en los retiros del 10%

"En cuanto tenga un segundo voy a pedir una citación a Mario Marcel, los diputados tenemos la obligación de fiscalizar", afirmó la parlamentaria humanista, Pamela Jiles, quien sostuvo que "lo que expresa el diputado Guillermo Ramírez Ramírez podría constituir delito, irregularidad o algo sumamente opaco".

Este jueves, varios diputados solicitaron al Banco Central aclarar su participación en los retiros del 10% de las AFP, luego de que el congresista Guillermo Ramírez (UDI), afirmara que el organismo había pagado las respectivas operaciones, lo que causó polémica en el espectro político.

El primero en reaccionar fue el diputado Leonardo Soto (PS), quien envió un oficio a la institución bancaria, solicitando información al respecto.

En documento, Soto instó al Banco Central «informar sobre la supuesta existencia, en línea con la declaración expuesta, de préstamos a las Administradoras de Fondos de Pensiones con el objeto de solventar los pagos relativos a los retiros del 10% de los fondos previsionales».

De igual forma, instó a la institución financiera a entregar «los resultados de las acciones desarrolladas por el Banco Central ante los citados retiros en cumplimiento de su mandato de velar por la estabilidad de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos, tales como el programa especial de Compra al Contado y Venta a Plazo (CC-VP) y la ventanilla REPO con acuerdos de recompra».

A esta solicitud, se sumó la parlamentaria Pamela Jiles (Partido Humanista) y calificó como “graves” las declaraciones de Ramírez y emplazó al presidente de la institución Mario Marcel, a que dé una explicación frente al Congreso.  

«Son unas declaraciones que me parecieron graves (las de Ramírez). El resultado es que Mario Marcel va a tener que venir a dar explicaciones al Congreso», comenzó señalando la parlamentaria, en conversación con Mucho Gusto, citada por MegaNoticias.

«Voy a pedir una citación a Mario Marcel, los diputados tenemos la obligación de fiscalizar», agregó, al tiempo que manifestó que «lo que expresa el diputado Ramírez podría constituir delito, irregularidad o algo sumamente opaco».

Recordó que Ramírez indicó que el Banco Central fue el encargado de pagar los tres primeros retiros del 10% y nos las AFP.

“El Banco Central ha dicho que no dará plata para prestarle a las AFP y que si hay un cuarto retiro van a tener que vender todos los activos y eso va a hacer que la Bolsa se derrumbe”, recalcó.

«El Banco Central tiene una sola vocería que la de su presidente, que curiosamente en esta oportunidad no habla, en circunstancias que ha estado más parlanchín que nunca durante todo el último mes, amenazando con inflación y con las penas del infierno si se aprueba el cuarto retiro», añadió la parlamentaria.

Banco Central responde

Tras los dichos de Ramírez, el Banco Central de Chile emitió un comunicado, en el que aseguró, que todas las medidas tomadas apuntan a resguardar “la estabilidad de la moneda y la estabilidad de pagos”.

Mediante un comunicado – citado por el portal Publímetro – la institución bancaria manifestó se “implementó una serie de medidas”, para así “facilitar la liquidación masiva de activos, y así mitigar disrupciones y volatilidad excesiva de los mercados financieros, incluyendo el valor de los propios fondos de los afiliados”.

“Desde noviembre de 2019, el BCCh ha adoptado un conjunto de medidas excepcionales para enfrentar episodios de volatilidad financiera, asociados a ajustes abruptos y significativos de portafolio”, fue la primera parte de la respuesta del BC, en la que asegura que todas las medidas tomadas apuntan a resguardar “la estabilidad de la moneda y la estabilidad de pagos”, comienza el texto.

“Todas estas iniciativas, enmarcadas en su mandato legal, esto es el resguardo de la estabilidad de la moneda y la estabilidad del sistema de pagos, han tenido como objetivo principal mitigar el impacto de estos episodios sobre los mercados y, por ende, sobre las condiciones financieras que enfrentan las personas”, remarca la institución, que “en atención a que la entrada en vigencia de las normas que permitían los retiros de ahorros previsionales involucraría una importante liquidación de activos por parte de las administradoras de estos fondos, y que la liquidación ordenada de dichos activos es esencial para preservar la estabilidad financiera y la eficiencia del proceso de formación de precios, el Banco Central implementó una serie de medidas en uso de sus facultades legales. Ello, con el objeto de facilitar la liquidación masiva de activos, y así mitigar disrupciones y volatilidad excesiva de los mercados financieros, incluyendo el valor de los propios fondos de los afiliados”.

“Este programa consiste en la adquisición de instrumentos emitidos exclusivamente por los bancos y que son revendidos, en condiciones pactadas ex ante, a la misma contraparte en el SOMA. Si dicha contraparte no cumple la obligación de recompra a plazo de los bonos bancarios, estos permanecen en el balance del BCCh, en virtud de la transferencia de dominio producida por la compra al contado”.

En su argumentación, el BC expuso que “estas medidas, comunicadas oportuna y públicamente en distintas instancias, incluidas Comisiones Parlamentarias, tuvieron por objeto que las personas pudieran disponer de los ahorros retirados en sus cuentas vista o corrientes de manera prácticamente inmediata, permitiendo, por otra parte, que la liquidación de los instrumentos financieros se realizara en un plazo de meses y no de días. De esta manera se evitó generar un daño significativo a la economía nacional y al valor de los fondos de los propios afiliados”.

Finalmente, aclararon que dichos retiros “anticipados de fondos de pensiones totalizan cerca de US$ 50 mil millones, equivalentes a un 20% del PIB aproximadamente”.


Comparte 👍

Comenta 💬