Justicia admite a trámite querella del INDH contra altos mandos de Carabineros por violaciones de DDHH en la revuelta de 2019

En la acción penal, el Instituto cita un artículo científico que determinó la existencia de 182 casos de trauma ocular en un lapso de 43 días durante la crisis. A modo de comparación, en el conflicto palestino-israelí han sido 154 casos en un período de 6 años.

El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago admitió a tramitación la querella que presentó el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) para determinar las responsabilidades penales de los altos mandos de Carabineros que entre el 18 de octubre y 19 de noviembre de 2019 «omitieron impedir o hacer cesar la aplicación de apremios ilegítimos y otros tratos crueles, teniendo la facultad para hacerlo».

La acción judicial fue interpuesta el 15 de noviembre, luego de que el Consejo Directivo del INDH aprobó su contenido y ahora el tribunal la remitió al Ministerio Público, que también deberá resolver la pertinencia de las diligencias que se solicitan.

Al respecto, la directora nacional del INDH, Consuelo Contreras, recordó que Carabineros «se organiza en mandos directivos y tácticos, cada uno con distintas funciones y deberes. Según las situaciones en que los funcionarios intervienen, éstos tienen facultades, pero también obligaciones».

«Aquí en concreto se les imputa el resultado de las lesiones de todo tipo, causadas porque no impidieron o no hicieron cesar la aplicación de apremios por el empleo de escopetas antidisturbios, en circunstancias que tenían el deber de hacerlo», agregó Contreras.

Hitos vulneratorios

La acción legal del INDH identifica una serie de hitos vulneratorios perpetrados por funcionarios de Carabineros que condujeron a graves violaciones a los derechos fundamentales.

Es así como entre los principales antecedentes de violencia estatal se encuentran los numerosos casos de trauma ocular registrados en el país durante las manifestaciones en el contexto de la crisis social.

Como indica la querella, existe un estudio realizado por varios médicos chilenos y publicado en la revista científica “Eye” que abarcó entre el 18 de octubre y el 30 de noviembre de 2019.

El artículo analiza un total de 259 casos de pacientes atendidos en la Unidad de Trauma Ocular del Hospital del Salvador de Santiago. En 182 casos se trataba de lesiones debido a proyectiles de impacto cinético (perdigones, balines y súper sock, una bolsa rellena con perdigones con capacidad de fracturar cráneos a corta distancia). Mientras que en 36 casos la causa probable corresponde a impactos de bombas lacrimógenas.

El escrito establece que el uso masivo de perdigones generó una cantidad tan alta de daños a las personas que constituye un triste récord mundial, sólo comparable a los episodios de trauma ocular ocurridos en el conflicto palestino-israelí.

En este último se registraron 154 casos en un periodo de 6 años (2.190 días), mientras que en Chile ocurrieron 182 casos en 43 días.

Sobre este tema, la directora del INDH explicó que en 2012 «Carabineros realizó un estudio de pruebas balísticas sobre el impacto de perdigones. La institución tenía absoluta certeza de que disparando la escopeta antidisturbios a menos de 25 metros de distancia siempre existiría clara posibilidad de producir lesiones corporales. Más aún, disparando a más de 30 metros seguiría existiendo el riesgo de causar la pérdida de un ojo».

«Hubo información que se obvió al tomar decisiones tan relevantes como el control del orden público y las responsabilidades deben aclararse», concluyó Consuelo Contreras.

Sigue leyendo sobre este tema: INDH presentará querella contra altos mandos de Carabineros por violaciones a los Derechos Humanos durante la revuelta de 2019


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬