La BBC olvidó los determinantes sociales al destacarnos frente al Covid-19

331
Foto: ATON

Por Tiare Moreno Ramírez – Enfermera, diplomado en Gestión en Salud / Durante el día viernes en la tarde aparece una noticia que llamó la atención: “BBC destaca a Chile por baja letalidad en coronavirus”. ¿Qué gran noticia no? Sin embargo lo que la BBC olvidó es que llevamos recién los primeros 5 minutos de esta carrera, dejando de lado las condiciones sociodemográficas de nuestros primeros contagiados, sumamente relevante para hacer un análisis de cómo se está llevando esta pandemia.

Al día de hoy, en la Región Metropolitana, se concentran las mayores tasas de contagio en las comunas de Las Condes, Santiago y Vitacura, seguidos por Providencia y Ñuñoa. ¿Qué tienen en común estas comunas? Sectores acomodados, con los mayores ingresos percápita de la Región Metropolitana, con capacidad de acudir rápidamente a centros de salud, sin encontrar consultorios colapsados ni hacer largas filas por 3 o 4 horas para retirar los medicamentos de la farmacia del hospital.

Por otra parte, tienen la opción de hacer el reposo correspondiente y no dentro de una casa hacinada, preocupadas las mujeres muchas veces de los hijos y las tareas del hogar, así como acceso más rápido a obtener resultados del examen, entre otros aspectos.

Además nos encontramos con una población que puede acceder con mayor facilidad al teletrabajo y a la cuarentena. Porque es difícil respetar la cuarentena cuando tu trabajo es en construcción, ferias libres o vendedor ambulante, sobre todo en un país donde el Estado no garantiza la seguridad social y se le permite al empleador no pagarte si no vas al trabajo por cuarentena.

Tengo la hipótesis que nos privilegió enormemente que los primeros contagiados fuesen de sectores acomodados. No olvidemos que los primeros casos confirmados fueron médicos, en su mayoría adultos jóvenes o adultos con un buen estado de salud, con capacidad de “adquirir rápidamente salud” (la mayoría de los casos en la RM se siguen presentando en la Clínica Alemana por ejemplo, pudiendo optar rápidamente al test para confirmar o descartar COVID-19).

Pero la población chilena se caracteriza por elevados índices de malnutrición por exceso. Los últimos datos de la OCDE muestran que el 74% de la población chilena sufre de sobrepeso y obesidad, teniendo como prevalencia las comunas de Huechuraba, Renca, Cerro Navia, Pudahuel y La Granja, lo que no me extraña: tengo pacientes (trabajo como enfermera en la comuna de San Ramón) que con sueldo mínimo le es más “llenador” un té con un pan que yogurth con cereales, ellos mismos me lo han dicho.

En cuanto a comorbilidades, en países de la OCDE ocupamos el sexto lugar en diabetes, 1 de cada 10 habitantes padece esta enfermedad, y en cuanto a hipertensión el 26,9% de los chilenos sufre esta enfermedad la más alta prevalencia la posee el nivel educacional bajo.

¿A qué voy con estos datos? A que existe una infinidad de estudios que relacionan directamente un buen estado de salud con la capacidad, primero que todo, de soportar una infección, y segundo, de soportar la ventilación mecánica invasiva por 14 días (el promedio que se ha utilizado en pacientes con COVID-19).

Relacionado:  Sin rendición, no hay victoria, hasta que los palestinos no pierdan, Israel no puede ganar

Los primeros casos en UCI los tuvimos en clínicas del sector oriente de la capital, personas en su mayoría con un buen estado nutricional, y en caso de tener comorbilidades, generalmente están compensadas, ya sea porque tienen la opción de seguir una dieta adecuada o acceder a tratamientos más costosos, lo que probablemente ayudó a tolerar bien la ventilación mecánica y lograrán recuperarse.

¿Recuerdan el primer fallecido? Adulto mayor de la comuna de Renca, comuna que según las últimas cifras del MINSAL aún no excede los 20 contagiados, a diferencia de Las Condes que va sobre los 280. Si miramos el historial de las otras personas fallecidas no nos alejamos mucho, mas para mí es un dato muy preocupante, ya que es dentro de un par de semanas en el que las cifras de contagio en comunas vulnerables empezarán a aumentar. Porque siguen yendo a trabajar, porque viven hacinados en sus hogares, Puente Alto por ejemplo tiene altas cifras de hacinamiento. Porque deben seguir utilizando el transporte público entre otras.

Probablemente es una población que no tolerará de igual manera el virus, sus condiciones de base y enfermedades metabólicas descompensadas, perpetuadas durante años por los determinantes sociales, jugarán una mala pasada, sobre todo en lugares donde tenemos 12 camas UCI con ventilación mecánica para una población de 600.000 personas. Porque aunque el Ministro insista en que se compraron más ventiladores no tenemos nada asegurado. Dentro de los países con posibilidad de pago inmediato, Estados Unidos lideró en las compras, dejando a Chile en la cola frente a un escenario de quiebre de stock internacional.

Por otra parte, las clínicas privadas efectivamente tenían más reactivos para tomar todos los test necesarios. En El Mercurio, este sábado, aparece con el enunciado: “Chile es el país de América Latina que aplica más test”. Déjenme contarles que en los hospitales públicos se está eligiendo con pinzas a quienes se toma el test. 

A la fecha, según datos entregados por FENPRUSS tenemos 65 funcionarios de la salud contagiados, una enfermera en estado grave, 254 en cuarentena y seguimos sin los elementos de protección personal adecuado. Es preocupante que empiece a faltar personal de salud, sobre todo porque no estamos cerca del peak aún y porque son muy pocos los profesionales que saben el manejo de personas en UCI.

Hasta la semana pasada, 200 personas aproximadamente se encontraban en UCI, el 5.7% de los contagiados, y a mi me hace pensar: ¿El virus es mucho más agresivo en Chile que deja a las personas rápidamente en UCI o efectivamente se está produciendo un cuello botella en los test?

No creo que haya que cantar victoria antes de tiempo, o sacar conclusiones cuando nuestra curva va recién en ascenso. No es prudente, menos cuando hoy se nos informa que el 5,4% de los contagiados está requiriendo ventilación. Según estimamos los profesionales de la salud, las semanas críticas se vivirán en unos 15 a 30 días más, cuando se empiece a contagiar la verdadera población de riesgo (espero de todo corazón equivocarme).