La discusión por los derechos sexuales y reproductivos llega a la Convención Constituyente

"Es muy importante incluir una Educación Sexual Integral desde la infancia, para que los niños y las niñas puedan reconocerse en sí mismos y alertar de posibles abusos, lo que es muy necesario en una sociedad en la que, lamentablemente, tenemos altos índices de abuso infantil y de violencia sexual", indicó la constituyente Damaris Abarca.

Hasta el Palacio del ex Congreso Nacional en Santiago y de la mano de su directora ejecutiva Débora Solís, la Asociación Chilena de Protección de la Familia, APROFA, hizo entrega a los Convencionales Constituyentes de material relacionado a los Derechos Sexuales y Reproductivos, con el fin de que puedan ponerse en pauta prioritaria en la redacción de la nueva Constitución que regirá al país.

“El alcance de los Derechos Sexuales y Reproductivos constituye una necesidad imperiosa para que así niños, niñas, jóvenes, mujeres y hombres avancen en su ciclo vital con información adecuada que les entregue herramientas y estrategias para gozar de una vida sexual saludable, empoderada y segura. El Estado debe garantizar, promover y proteger estos Derechos para que todas las personas podamos vivir libres de discriminaciones, violencias y estigmas”, declaró la Directora Ejecutiva de la Asociación, Débora Solís.

En ese sentido, APROFA es una institución que desde hace casi 60 años se dedica a visibilizar y trabajar a favor de los Derechos Sexuales y Reproductivos, mediante la educación sexual, atención de salud y la comercialización de métodos anticonceptivos modernos a precios justos.

En esta entrega, se puso a disposición de los convencionales los resultados del monitoreo Mira que te Miro, en materia de educación sexual y derechos sexuales y reproductivos, que recoge información de América Latina y el Caribe sobre cómo se encuentra cada país en relación a los compromisos adquiridos en el consenso de Montevideo. También, compartieron el producto emanado de la campaña “Mi aborto, una historia” que buscaba recoger testimonios alusivos al aborto con la finalidad de trabajar en la desestigmatización social de este.

“Es importante porque van muchas cosas de la mano. Primero, que se consagren los derechos sexuales y reproductivos de las personas y que seamos quienes llevemos nuestro propio futuro. En ese sentido, es muy importante incluir una Educación Sexual Integral desde la infancia, para que los niños y las niñas puedan reconocerse en sí mismos y alertar de posibles abusos, lo que es muy necesario en una sociedad en la que, lamentablemente, tenemos altos índices de abuso infantil y de violencia sexual”, comentó en la ocasión la constituyente Damaris Abarca (Distrito 15).

En Chile ya tiene larga data la postergación de los derechos humanos de las personas, frente a ideas conservadoras y ancladas a vivencias de épocas pasadas, por lo que la escritura de una nueva Constitución representa grandes esperanzas para lograr incluir en la Carta Magna temáticas que históricamente han sido relegadas y que permitirán que las personas cuenten con acceso para el real ejercicio de estos derechos.

“Sabemos que hoy en día las mujeres abortamos, pero lo hacemos dependiendo de nuestros bolsillos. Debe ser un tema de salud pública, porque somos nosotras las dueñas de nuestro destino y de nuestra planificación. En ese sentido, no es solo una frase cliché, sino que la maternidad será deseada o no será, si decidimos ser madres, serlo cuando realmente queramos hacerlo y tengamos infancias más felices también. Va todo de la mano”, añadió Abarca. 

Finalmente, Débora Solís remarcó que esta actividad “se enmarcó en el compromiso que tiene APROFA desde hace tantos años de colaborar con la política pública, de colaborar para que Chile sea un país más digno, un mejor país para todas las personas. El ejercicio de los Derechos Sexuales y Reproductivos en nuestro país es una de las grandes deudas que tenemos de vivir la ciudadanía“.

En esa línea, recordó que Chile “es uno de los países de la región con más alta tasa de contagios de infecciones de transmisión sexual, y es uno de los pocos países que no cuenta con una ley obligatoria de Educación Integral de la Sexualidad. La interrupción voluntaria del embarazo está reducida a tres causales muy extremas y la posibilidad de acceso a la información en la red sanitaria y en el ámbito educativo es muy precaria para los y las adolescentes. Estos son temas que se vinculan con los Derechos Humanos y que tienen que estar presentes en la nueva Constitución”.


Comparte ✌️

Comenta 💬