Los horrores del concurso público Fondeporte 2021

Para 2021, el gobierno está asignando menos de un 2% del presupuesto para el deporte y la actividad física, un poco más de 2 mil millones de pesos, de un total de más de 150 mil millones.Es el presupuesto más bajo de la historia de este concurso público


Por Claudio Bossay

Como ya es costumbre a fin de año, en las fechas menos indicadas, “a la chilena”, a última hora, el Instituto Nacional del Deporte (IND), lanza la otrora estrella de la política pública para el deporte, el Fondo Nacional de Fomento al Deporte (FONDEPORTE), el que llegó a tener, en sus inicios, ya hace 18 años, a ser más del 50% del presupuesto público para el deporte (1), hoy, para el 2021, este gobierno está asignando menos de un 2% del presupuesto para el deporte y la actividad física, un poco más de 2 mil millones de pesos, de un total de más de 150 mil millones, es el presupuesto más bajo de la historia de este concurso público.


Bueno, esto es el primer horror, la ya casi eliminación de este concurso público, con cada vez menos recursos, por ejemplo, con la llegada del COVID-19, el presupuesto 2020 de este concurso fue el más afectado con un 59% menos (2), y ahora para el 2021 este gobierno lo reduce en un 30% (3), a esto hay que sumar que solo se concursa el 80% de los recursos, ya que hay un 20%, por ley, para la asignación directa.


Otro horror, que ya lleva años aplicándose en el concurso, es la entrega de recursos bajo el criterio “el primero que postula gana”, esto ya lo denunciamos el año pasado en otra columna (4). En pocas palabras, cuando damos un vistazo a los resultados de los concursos de años anteriores, nos encontramos con varias regiones con proyectos en lista de espera con el máximo de puntaje (900), pero sin financiamiento del Estado, solo por el hecho que otros postularon antes.


Siguiendo con otros horrores que se repiten y repiten, está la muy baja tasa de admisibilidad de los proyectos, donde dos de cada tres de estos son rechazados, esto debido solo a un tema administrativo de las bases de postulación, donde declara que no se puede modificar el formulario o entregar documentos faltantes o anexos una vez postulado el proyecto. Si a esto sumamos que, por ejemplo, las bases de este año para 2021 poseen 82 páginas, sin considerar, a la fecha, las tres aclaraciones realizadas a las bases, que dificulta más aún la postulación de un proyecto y su admisibilidad.


En esta misma línea de la admisibilidad, para el concurso 2020 tuvieron una “recelosa revisión” del criterio de elegibilidad de “consistencia”, ya que cientos de iniciativas fueron rechazadas por esta razón, donde en versiones anteriores del concurso no se habían ni siquiera considerado o era muy laxa su evaluación, en consideración a otros criterios establecidos, situación informada a la Ministra del Deporte y a la Contraloría General de la República (CGR), que desde febrero a la fecha aún están analizando. (Folio CGR: W003860 año 2020).


Ya sabemos que tenemos menos recursos, bases largas, complejas y con restricciones en la admisibilidad, a esto podemos sumar que, para este concurso, tuvieron la genial idea de sumar nuevos productos, llegó la moda “on line” y se abrieron productos para las personas en situación de discapacidad. Hasta ahí todo bien, el nuevo horror está en que no hay una priorización por tipo de producto, es decir, todos contra todos y por menos plata. Además, los productos “online”, son un saludo a la bandera, ya que no están priorizados debido a que , según las bases, “los productos de naturaleza online, se permitirá 1 producto por proyecto” y en las matrices el IND se prioriza por proyectos que tengan más de un producto por proyecto, entonces, sí, pero no.


Realizando un análisis de los criterios de elegibilidad para este concurso 2021, donde si bien no tienen gran diferencia con otros años, poseen una serie de elementos que llaman en demasía la atención o que producen algún grado de extrañeza, donde la verdad, poco miden o evalúan, esto debido principalmente a que varios de ellos poseen procesos de auto validaciones, un ejemplo de muchos, es el criterio 1 de pertinencia, donde se declara que los proyectos deben tener relación con la Política Nacional de Actividad Física y Deporte, y la forma de evaluar esto, es que el proyecto esté en una de las cuatro categorías concursables, que un postulante tiene que elegir de un listado cerrado que entrega el IND, imposible de equivocarse.


Siguiendo con las cosas llamativas, se evalúa “grupo objetivo” en pertinencia y luego nuevamente en consistencia, solicitan una clara descripción de “grupo o comunidad beneficiaria” y, nuevamente, “grupo objetivo”, pero el formulario de postulación no permite en ninguna parte la descripción de estos, es más, al igual que en el caso anterior, el IND entrega un listado cerrado por tipo de producto, o sea, nuevamente imposible de equivocarse, evaluación innecesaria, gasto de tinta, papel y más confusión para los postulantes.


Otro de los elementos que se evalúa en la consistencia y que dispone de un espacio en las bases es “la identificación del problema o necesidad, sus causas y efectos, definición de los resultados y las metas, sumado a las actividades por desarrollar”, que fue la causa de rechazos de muchos proyectos el año pasado, como lo mencionamos anteriormente. Este año pusieron una serie de indicaciones y ejemplos para ayudar a los postulantes. Bien en eso, pero realmente ¿Qué van a evaluar? y ¿Cómo lo van a evaluar?, esto debido a que en los pocos proyectos que lograron financiamiento para este 2020, pareciera que no importara cual es el problema o necesidad, sino que los postulantes solo colocaran las palabras “problemas o necesidad”.

Esperamos que esta próxima evaluación, no solo sea una tabla dicotómica de cumple o no cumple, sino que exista una nueva fórmula, que permita una verdadera distinción entre los problemas o necesidades de los postulantes y su consistencia con nuestra Política Nacional de Actividad Física y Deporte.

Aquí un nuevo horror, los postulantes tienen 1500 caracteres para explicar todo (por ejemplo, en los 3 primeros párrafos de esta columna ya está la cantidad antes descrita) y, ahí, las interrogantes antes descritas tienen mucho sentido ¿Qué van a evaluar? y ¿Cómo lo van a evaluar?.


Los otros 4 criterios de elegibilidad, al igual que los antes descritos, poseen una serie de elementos que a simple vista se duplican o evalúan otra cosa distinta a lo que se proponen en las mismas bases y, en su mayoría, con varios elementos ya preestablecidos por el sistema de postulación “on line”, como lo mencionamos anteriormente, o a través de la estandarización de precios con tarifarios.


Ojo organizaciones deportivas, el criterio de elegibilidad de priorización, es el que realmente define a quién se les entregarán los recursos de todos los chilenos y chilenas para desarrollar sus proyectos deportivos. Buena idea pero mal implementada, “cuando se prioriza por todo, no se prioriza por nada”, por ejemplo, en las matrices de la categoría del deporte recreativo existen 7 grupos ya preestablecidos y 5 están priorizados y hay más de 50 disciplinas deportivas priorizadas, eso no es priorizar.


Para finalizar los horrores este año, en especial, parece que hubo poca preocupación por esta herramienta de fomento al deporte, el sistema de postulación en línea que debería haber estado habilitado desde las 00:00 horas del día 10 de diciembre para iniciar el proceso de postulación, no tuvo un problema, tuvo varios problemas y que lo fueron solucionando en el camino, tanto así que solo después de medio día, recién se pudo ingresar proyectos al sistema, a esto hay que sumar que todos los que postularon los dos primeros días, lo realizaron en base a las matrices de priorización del concurso pasado 2020, debido a que el IND levantó equivocadamente estas matrices en vez de las del 2021 y solo rectificó dichos elementos esenciales para la adjudicación de recursos el día 12 de diciembre.


Invitamos a las autoridades del deporte de nuestro país a tratar con más cariño y preocupación una herramienta de fomento al deporte, que por más que le pongan obstáculos a las organizaciones deportivas para postular y adjudicar, disminuyan sus recursos de forma constante, sigue siendo un espacio para que cada una de estas organizaciones sociales y deportivas, puedan cumplir sus objetivos pero, a su vez, más importante aún, ayudar al Estado a que más chilenos y chilenas tengan la posibilidad de practicar deporte o actividad física de una forma saludable.


(1) http://www.dipres.cl/597/articles-88207_doc_pdf.pdf
(2) https://www.elagora.net/menos-recursos-para-el-deporte-en-que-programas-hubo-ahorro/
(3) https://www.elciudadano.com/ciudadanos-al-poder/presupuesto-para-el-deporte-y-la-actividad-fisica-2021-porcentajes-versus-montos/10/09/
(4) https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2019/06/20/deporte-menos-participativo/

Compártelo

Comentarios