Ministro Arancibia procesa a 9 miembros en retiro de la Armada por secuestro y desaparición de estudiante en 1974

Silvio Vicente Pardo Rojas fue detenido el 4 de abril de 1974 en la vía pública, en Valparaíso, por funcionarios del Servicio de Inteligencia de la Armada. Su rastro se perdió en el Cuartel Silva Palma de Playa Ancha.

Por Opazo

Publicado en

Chile / Justicia y DD.HH / Portada

0 0


El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones de los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Jaime Arancibia Pinto, dictó un auto de procesamiento en contra de 9 miembros en retiro de la Armada, por su responsabilidad en el delito de secuestro con grave daño de Silvio Vicente Pardo Rojas (en la foto), ilícito perpetrado en abril de 1974, en el Cuartel Silva Palma de Playa Ancha.

En la resolución (causa rol 51-2016), el ministro Arancibia sindicó como autores del delito a Ricardo Alejandro Riesco Cornejo, Juan de Dios Reyes Basaur, Valentín Evaristo Riquelme Villalobos, Bertalino Segundo Castillo Soto, Alejo Esparza Martínez, Héctor Vicente Santibáñez Obreque, Sergio Hevia Febres, Gilda Mercedes Ulloa Valle y Guillermo Tomás Morera Hierro.

En la etapa de investigación de la causa, el ministro en visita logró establecer que el estudiante universitario «Silvio Vicente Pardo Rojas fue tomado detenido el 4 de abril de 1974 en la vía pública, por funcionarios del Servicio de Inteligencia de la Armada. 3 agentes de dicho servicio allanaron su domicilio llevándose algunas cosas, y le avisaron a su esposa que Pardo había sido detenido. Pardo Rojas era estudiante de Derecho de la Universidad Católica de Valparaíso, y militante del MIR, integrante del comité local Quillota de la señalada organización.

En los días siguientes al arresto, su esposa, María Elena Zamora, se puso en contacto con la Cruz Roja Internacional con el propósito de obtener alguna noticia acerca del paradero de su marido, enterándose que Pardo Rojas se encontraba recluido en el Cuartel Silva Palma.

Allí, la víctima fue constantemente interrogada y sometida a tormentos. Dentro de las sesiones de interrogatorio, Pardo Rojas era sacado por los agentes del Estado a ‘porotear’; es decir, era sacado a la calle a reconocer a otras personas que luego eran detenidas; también era sometido a careo con otros detenidos y a hacer reconocimientos faciales de los compañeros que eran interrogados. La víctima mostró signos de maltrato físico y desgaste psicológico, repitiendo constantemente a sus compañeros de detención que tenía miedo que lo mataran.

Pardo Rojas mantiene contacto con su esposa mediante unas tarjetas que intercambiaban a través de la Cruz Roja Internacional. Con fecha 29 de abril de 1974, el organismo internacional informa a María Elena Zamora que Pardo Rojas ha sido trasladado al campamento de Puchuncaví, donde habría permanecido hasta aproximadamente el 3 de mayo del mismo año, fecha en la que es devuelto al Cuartel Silva Palma junto a otro detenido.

La última tarjeta que Zamora recibe de la víctima, está fechada el 01 de mayo de 1974. A mediados de mayo de 1974, Zamora concurrió a la Primera Zona Naval, donde se le indicó que Pardo Rojas estaba ‘en declaración’ y que luego de terminar ésta, él saldría en las listas y se podría conocer su paradero.

A mediados de junio de 1974, la Cruz Roja Internacional informa a María Elena Zamora que se había perdido contacto con Silvio Pardo Rojas desde el 3 de mayo de 1974 cuando fue sacado del campamento de Puchuncaví, ignorándose dónde habría sido conducido, agregando de que si Pardo hubiese salido en libertad, el organismo hubiese sido informado.

La última noticia que se tiene sobre la víctima es que habría sido dejado en libertad junto al detenido Eduardo Cabrera Vásquez el día 06 de mayo de 1974, pero que no habría salido del recinto junto con Cabrera Vásquez, por lo que desde ese momento se le perdió el rastro.

Desde entonces, Silvio Pardo Rojas permanece en calidad de detenido-desaparecido».

Ver resolución (PDF)

Compártelo

Comentarios