Busca en El Ciudadano

Nuevas pistas remecen caso de fraudes millonarios en cuarteles de Carabineros

Abogado de general activo que declaró en calidad de imputado insistió en la inocencia de su cliente. Fiscal indaga correos electrónicos y supuestos trabajos con recursos públicos para encubrir el escándalo de corrupción. En ambas aristas se menciona al actual jefe de zona del Maule, Félix Flores.

Nuevas pistas remecen caso de fraudes millonarios en cuarteles de Carabineros

Autor: Matías Rojas
05/07/2016

CarabinerosCuarteles

Nuevas aristas ha dado a conocer el periódico La Segunda en torno a un millonario fraude que se detectó al interior del Departamento de Cuarteles de Carabineros. La Fiscalía de Alta Complejidad Oriente a cargo de la investigación está pronta a formalizar a dos oficiales en retiro de la institución.

El Ciudadano cubrió en junio la citación a declarar de un general activo de la policía uniformada en calidad de imputado: el actual jefe de Zona de la Región del Maule, Félix Flores Santis, quien dirigía la repartición que aprobó estados de avance falsos en la construcción de cuatro obras de Aysén por la empresa CGM y visó pagos que ascienden a los $400 millones.

El fiscal José Antonio Villalobos ha establecido que el ex mayor César Rojas Gaete, quien se retiró envuelto en otro caso de corrupción, movió influencias al interior de Carabineros para asegurar que la constructora ganara la licitación. Dichas gestiones las habría realizado a través del ex comandante Christian Bustos Morgado, quien presuntamente instó al ITO Francisco Pizarro Dasso a no ejercer un control permanente de los trabajos.

Según La Segunda, el representante legal de CGM, Cristian Gutiérrez Martínez, declaró en el proceso que Rojas era el “link” de la firma con Bustos y su superior en Cuarteles, el ahora general Flores. En la carpeta también existirían numerosos correos electrónicos que confirman lo anterior.

El vespertino publicó que “en la investigación consta un correo en que el mayor (r) Rojas le dice al empresario Gutiérrez que de un pago que le haría Carabineros debería descontar dinero para los inversionistas ‘A’ y ‘B’ ($30 a cada uno). ‘A’ y ‘B’, según la versión de Gutiérrez en Fiscalía, serían el general Flores y el coronel (r) Bustos, respectivamente”.

“NUNCA SOSPECHÓ NADA”

El abogado de Félix Flores, Javier Cornejo, afirmó a El Ciudadano que su cliente no tuvo injerencia en los trámites irregulares de CGM, puesto que en ese tiempo se le encomendó formar parte del aparato de seguridad de la premier alemana Angela Merkel durante la cumbre de la Celac, evento que tomó lugar en enero de 2013. Luego de eso habría tomado unas vacaciones.

El defensor manifestó que en ese período el coronel Edgardo Osses Cotroneo subrogaba al oficial. No obstante, agregó, Flores “seguía siendo informado por los subalternos que estaban a cargo de Cuarteles que todo marchaba en orden, de acuerdo a la forma de trabajo de dicha unidad, y nunca sospecho nada raro”.

“El fiscal ha tomado la decisión de no formalizarlo porque no existen antecedentes fiables y concretos que le permitan atribuir responsabilidad en algún periodo determinado de tiempo o ejecución de alguna acción u omisión intencional del señor Flores que haya tenido por objeto perjudicar al Estado”, aseguró.

Los cheques a CGM, precisó, no salieron “físicamente de Cuarteles, sino de otra unidad de Carabineros que también revisa los estados de pago”.

Cabe señalar que en forma paralela a la investigación penal, la Contraloría instruye un sumario para indagar los hechos. En su informe 285/2015, el ente concluyó preliminarmente que el entonces coronel Félix Flores no ejerció “un control jerárquico permanente de la actuación del personal de su dependencia”.

Ante esto, el abogado Cornejo manifiesta que “una responsabilidad administrativa claramente tiene matices menos exigentes que lo que se exige en materia penal, y lamentablemente hoy día en el mundo militar cae responsabilidad administrativa por el sólo hecho de ser jefe, independiente que hayas ejecutado la acción con diligencia o no”.

LOS RETOQUES FINALES

Además de confirmar la indagatoria contra Flores, el fiscal Villalobos ha iniciado otras líneas de investigación: supuestas irregularidades similares que involucran a otras empresas y un plan que habría tenido como objeto encubrir las deficiencias dejadas por CGM en la construcción de un recinto policial en Villa Ortega. Ambas aristas podrían complicar al Alto Mando.

De acuerdo a La Segunda, el ITO Pizarro declaró al fiscal Villalobos que “cuando el tema de los cuarteles se destapó”, el general Félix Flores y el entonces comandante Bustos ordenaron el envío de “materiales y herramientas institucionales a Coyhaique” para finiquitar una de las obras que había sido abandonada por la constructora.

Pizarro habría reconocido que trabajó “en labores de carpintería, con funcionarios del Departamento Logístico, con materiales del departamento de Cuarteles destinados a otras unidades”.

En su declaración Flores, quien no será formalizado este miércoles, dijo al persecutor que “Villa Ortega estaba casi terminado y estaba para poner fecha de inauguración. Me proponen que viajen unos maestros nuestros para dar los retoques de presentación y sale un camión de Carabineros con maestros nuestros y materiales que había adquirido”.


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados