es Spanish

Observador internacional de DDHH sobre machi Celestino: “Solo recibe torturas y ensañamiento”

Tras más de 100 días en huelga de hambre, el estado de salud del machi Celestino Córdova, autoridad ancestral mapuche, es de extrema gravedad. El sábado entró en estado de coma y debió ingresar de urgencia a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Nueva Imperial, en la Región de La Araucanía.

El gobierno de Sebastián Piñera -al igual que el anterior de Michelle Bachelet- se ha negado a dialogar con el machi, haciendo oídos sordos a los requerimientos humanitarios que son respaldados por convenios y tratados internacionales.

La autoridad mapuche es el único condenado en el caso Luchsinger-Mackay y su defensa prepara recursos para que los tribunales revisen el caso y la condena a 18 años que está cumpliendo. Aseguran su completa inocencia y que se le condenó sin pruebas concluyentes.

El machi solicitó a mediados de 2017 autorización para su salida de la cárcel -con todas las medidas de seguridad necesarias-, para acudir a su comunidad por un lapso de 48 horas, a fin de realizar una ceremonia religiosa en su rewe, “necesaria para cumplir su función de machi y mantener su equilibrio espiritual y estado de salud”, se ha argumentado.

Desde 2017 el machi Celestino señala sentir un deterioro en su estado de salud, con fuertes dolores de cabeza y decaimiento, lo que le impedía incluso levantarse de su cama. A través de sueños –pewma-, se le indicó que para mejorar su estado de salud física y espiritual debía realizar con urgencia una ceremonia de renovación de su rewe, en su comunidad, distante de la ciudad de Temuco en no más de 20 kilómetros.

“El estar privado de libertad le ha impedido cumplir de manera cabal con su rol de autoridad ancestral de machi, la cual le ha traído consecuencias considerables para su estado de salud”, afirma José Aylwin, co-director del Observatorio Ciudadano, organización que ha presentado el caso ante la relatoría de pueblos indígenas la ONU.

Le niegan derecho a la salud

El machi Víctor Caniullan diagnosticó al machi Celestino Córdova la enfermedad de machi kutran, emitiendo una orden médica con un tratamiento. Las tres primeras etapas del tratamiento consistieron en realizar ceremonias y atención a través de la medicina tradicional mapuche, para lo cual se ordenó su hospitalización por un periodo de 12 días, por cada etapa, a partir del 24 de octubre y hasta el 28 de noviembre de 2017. La cuarta etapa, que aún está pendiente, consiste en realizar la ceremonia de renovación de rewe, lo que ha sido hasta ahora negado por las autoridades de Gendarmería y el Gobierno.

“El derecho a la salud debe ser considerado con pertinencia cultural, ya que la enfermedad que aqueja al machi es una grave enfermedad mapuche que ataca a los machi cuando estos se alejan de su rewe y cuando dejan de cumplir con su deber de machi -mandato espiritual-, las que producto de su condición de privado de libertad se hacen muy difíciles de realizar, más aún cuando Gendarmería no facilita los medios necesarios para su materialización, lo que también implicaría una vulneración a la libertad de culto”, explica José Aylwin.

Recientemente, la defensa de Celestino interpuso un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Temuco, tras recibir un informe de Gendarmería en el que se fundamentan los motivos por los que se niega el permiso por 48 horas al machi. “La respuesta está fundada en sendos prejuicios, racismo, discriminación evidente hacia lo que es el pueblo mapuche, señalando que serían ‘todos un grupo de radicalizados y violentos que estarían cometiendo atentados’”, declaró su abogado Jorge Guzmán. Gendarmería envió dicho informe a la Corte de Apelaciones, tras ser solicitado por un recurso de protección presentado por el INDH.

Discriminación, tortura, ensañamiento, doble estándar

Gabriela Calfucoy, vocera del machi, expresó en Radio Kurruf desde el Fvta Trawün en el Hospital Intercultural de Nueva Imperial, que lamentan “mucho que ya estemos en el día número cien de la huelga de hambre del machi, y que hasta el momento no haya ninguna situación clara del Gobierno hacia su solicitud”.

Calfucoy explica que hasta el Hospital “han llegado y siguen llegando lamienes de diferentes lof y territorios, incluso de otros países. Se han preocupado por la situación del machi y también para darle mucho newen y energía, y pasar a saludarlo. Estamos restringiendo un poco sus visitas precisamente por el cansancio que tiene el machi”. La vocera hace un llamado “a seguir manifestándose como cada cual lo estime pertinente. Si no hay respuesta, hay que buscarla. Si se demora más el Gobierno, obviamente que tenemos que manifestarnos”, dice.

Por su parte, Marcos Rabanal, abogado del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), agrega que “el machi se ve muy debilitado y ha perdido mucho peso”. Según el jurista, “en términos intelectuales, tiene cordura en sus planteamientos y firmeza en la petición que está llevando adelante, que es más bien el ejercicio de un derecho”.

Relata el profesional que el INDH ha estado al tanto de la situación del machi, trabajando en su causa. “Hemos constatado que existe ya desde mediados de 2017 una orden médica de otro machi, Víctor Caniullan, que se refiere a la última etapa del tratamiento de Celestino Córdova. La orden señalada por el machi tratante consistía en hacer una ceremonia en el rewe del machi Celestino, tratamiento de medicina mapuche”, explica. En ese sentido, agrega que “eso es lo que no se ha cumplido, lo que señala que el acceso a la salud mapuche en condiciones de igualdad respecto de todos los habitantes no se cumple por parte de las autoridades”.

“Gendarmería sí cumple las prescripciones de un médico occidental, las acepta sin ningún reparo, y acá estamos ante una prescripción médica de un especialista en salud mapuche que no ha sido cumplida. Y este concepto que usamos, ‘especialista en salud mapuche’, no es una invención del INDH, sino que está reconocido en los propios decretos del Ministerio de Salud, que tanto a los machis, lawentuchefes, y otros agentes de medicina tradicional, los denomina  así”, agrega.

Según el abogado Rabanal, que no se cumpla la orden médica que emitió un machi que trabaja en el Hospital Intercultural bajo el alero del Estado, “significa que no hay igualdad en el acceso a la salud”. “Estimamos que a lo menos se puede considerar discriminatorio”, concluye.

Por su parte, Manuel Zani, observador de derechos humanos perteneciente a la coordinadora Il Cerchio, de Italia, también expresa desde el Fvta Trawün en el Hospital Intercultural lo siguiente: “Hemos visitado al machi varias veces en estos días, en el Hospital, antes en Temuco, en la cárcel, y encuentro que lo que está pasando -además de estar fuera de la ley del derecho internacional y de convenciones como el 169 de la OIT, que Chile ha firmado y ratificado-, me parece que se trata de un ensañamiento contra una persona que está ya en una situación que no es más tolerable. Su estado de salud se encuentra ya demasiado crítico”, sostiene.

Para Zani lo que estamos viendo “es un pasarse la pelota entre el Ministerio y Gendarmería, que es la institución que tiene la tarea en su mano, porque es una cuestión de reglamento, gestionar la solución a esta situación, la salida por 48 horas. Se están demorando mucho tiempo, tiempo que no es aceptable por las condiciones en las que se encuentra hoy el machi”.

Zani afirma que acaba de presentar una denuncia ante el Relator especial de los pueblos indígenas de la ONU, con sus consideraciones y testimonio “de lo que he podido ver y apreciar con mis propios ojos, en la cual menciono además de las violaciones al Convenio 169, a las convenciones de las Naciones Unidas, algo más puntual como por ejemplo el hecho que he encontrado al machi engrillado a la cama en el Hospital de Temuco”. Eso -señala -“es ensañamiento y tortura, porque un hombre que apenas puede levantar la cabeza, no hay ninguna razón para tenerlo engrillado”.

Advierte también que los problemas de circulación sanguínea de Córdova “le producen dolor y más dificultad y más frío en sus articulaciones”. “Me acuerdo que el machi lamentaba tener un frío horrible en los pies, no los podía sentir. Y otra cosa  es que no estaba personal paramédico del Hospital atendiendo al machi en sus necesidades”, apunta. Según Zani, Gendarmería, en un primer momento, no permitió la presencia en forma constante de un familiar directo, “y eso provocó que el machi, necesitando ir al baño, tuvo que ir solo y se desmayó, cayendo fuertemente al suelo, y entrando en estado de inconsciencia por lo menos por tres horas”, agrega.

Según el observador de derechos humanos, “lo que debe hacer la autoridad es aplicar la ley que ellos mismos han ratificado, en este caso no estamos hablando de un beneficio, sino de un derecho, el derecho a la espiritualidad y a la salud”. Zani recuerda que en el Caso Degollados, Gendarmería sí dio permiso de salida diaria a Carabineros condenados por crímenes de lesa humanidad, y que el derecho internacional no permite que tengan ningún tipo de beneficios. “Y aquí estamos hablando de un derecho que se está incumpliendo. Obviamente hay un doble estándar”, sentencia el italiano.

Por su parte, Cristóbal Tremihual Lemuy, machi de Malleko pu Willimapu, explica que los doctores que han visto al machi Celestino Córdova señalan que su cuerpo está colapsando y en cualquier momento puede tener un derrame cerebral o un paro cardíaco. “Eso para nosotros como mapuches es algo muy triste si llegara a suceder. No puede ser que como pueblo mapuche permitamos que el Estado chileno haga de nuevo esta injusticia con nuestro pueblo”, concluye.

Facebook Comments

4,249,905FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,826SeguidoresSeguir
16,509SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -