OCDE hace recomendaciones para Chile en materia laboral

Una recomendación que es polémica -reducir las indemnizaciones por despido de los trabajadores- y otras dos que por el contrario, son buenas en la medida que ayudan a mejorar el caos que hay a nivel país en el mundo laboral.

OCDE hace recomendaciones para Chile en materia laboral

Autor: Bárbara Bustos

ocde (1)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha entregado al país propuestas en materia laboral. En el informe “Apuesta por el crecimiento 2015” establece en líneas generales que se debe agilizar la legislación de protección al empleo y ampliar los beneficios de desempleo. Además, recalca que a nivel nacional no existe ningún tipo de acción emprendida para lograr lo anterior.

Se hacen dos recomendaciones bastante claras. Primero, se plantea reducir las indemnizaciones por despido de los trabajadores regulares. Como el empleador tendría que pagar menos para despedir al trabajador podría suceder que aumente la oferta de mano de obra, y en consecuencia la contratación de grupos específicos de trabajadores, por ejemplo, como dice el informe el empleo de jóvenes.

Norberto Díaz, vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), se mostró en desacuerdo con esa medida: «Si ellos quieren que bajemos las indemnizaciones bueno entonces recuperemos todos los derechos laborales que no se han podido recuperar y que tampoco se recuperarán con la reforma laboral mediocre que el gobierno mandó».

La segunda recomendación está ligada a la protección del empleo, se propone alentar la formalización del trabajo, lo que es razonable, por el complicado escenario que presenta la precarización del empleo en Chile (malas remuneraciones, empleos temporales e inestables, trabajadores a honorarios y subcontratados). Con esta situación queda en evidencia lo que dice Díaz, respecto a la pérdida de derechos laborales.

¿Qué se propone para aumentar los beneficios del desempleado?. Fundamentalmente, se habla de la ampliación del seguro de cesantía que permite estar protegido económicamente y tener derecho a beneficios sociales y de salud al ser despedido del trabajo. Hoy hay ciertos segmentos de trabajadores excluídos de este seguro, por ejemplo, los empleados públicos, funcionarios de las FF.AA. y de Orden, los trabajadores independientes y aquellos menores de 18 años, entre otros. Extenderlo permitiría integrar a todos estos grupos y proveerlos de mayor protección dentro del mercado laboral.

Otro punto que trata el informe es promover la participación de la mujer en la fuerza laboral. Según el escrito, esto aumentaría la oferta de mano de obra y contribuiría al crecimiento del país, porque habría una baja en la tasa de desempleo. La OCDE recomienda que se implementen rápidamente planes para ampliar el cuidado de los hijos de las mujeres trabajadoras, para que éstas puedan desempeñarse mejor en el ámbito laboral, sin la necesidad de preocuparse por ellos. Cualquier iniciativa que ayude a resolver la deuda histórica que mantiene el país respecto desigualdad en el acceso al trabajo de la mujer es favorable.

La disminución de las indemnizaciones para desempleados y en particular la visión del vicepresidente de la CUT hace pensar que el primer camino a seguir es aquel que busca restablecer y aumentar los derechos laborales. Luego, y no menos importante, sería ampliar los beneficios del desempleo como propone la OCDE. Lo que no deja de generar ruido es la reducción de indemnizaciones, Chile y sus trabajadores están en tal vulnerabilidad que esta medida no puede dejar de ser peligrosa ya que al empleador le saldría más barato despedir al empleado, y por tanto, más fácil.


Comenta



Busca en El Ciudadano