«Por un Chile que lee»: Más de 100 entidades públicas y privadas se unen para enfrentar crisis de lectura en niños y niñas

Investigación arrojó que actualmente, el 96% de los estudiantes de 1ero básico no conocen las letras del alfabeto, lo que implica que no son capaces de leer alguno de los libros indicados para su edad.

«Por un Chile que lee»: Más de 100 entidades públicas y privadas se unen para enfrentar crisis de lectura en niños y niñas

Autor: Absalón Opazo

La pandemia impactó en las aulas chilenas, visibilizando y ampliando el rezago y las brechas educativas.

Una de las áreas más afectadas es la de la lectura y escritura, competencias que son necesarias para desenvolverse tanto en la escuela como en los ámbitos laboral y social.

La evidencia señala que se requieren esfuerzos sistemáticos en distintos niveles y de manera sostenida en el tiempo, para reducir estas brechas y para que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades de desarrollar la lectura.

Por ello, esta semana, más de 100 organizaciones públicas y privadas se reunieron para dar inicio a la campaña «Por un Chile que lee», que busca contribuir a solucionar la profunda crisis en el aprendizaje de lectura, mediante diversas acciones de corto y mediano plazo y un enfoque colaborativo entre el sector público y privado.

«Las consecuencias de la pandemia han golpeado fuertemente los sistemas educativos del mundo. Estos efectos van a repercutir en el largo plazo si es que no hacemos algo en conjunto», dijo el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila.

El secretario de Estado explicó que «como gobierno levantamos este año una Política de Reactivación Educativa, la cual seguiremos ampliando y reforzando, pero este es un desafío país. Por eso desde el Ministerio de Educación estamos impulsando una cruzada que es coincidente con la campaña que hoy día lanzamos».

En tanto, desde la U. de Chile, su prorrectora, Alejandra Mizala, aseguró que «esta campaña nos va a permitir llegar a cada escuela, a cada familia del país ofreciendo oportunidades para que nuestros niños y niñas puedan desarrollar su lectura». 

«La lectura es una de las piedras angulares para la adquisición de conocimiento, el desarrollo del pensamiento y el socioemocional, nos permite entender el mundo, abrir nuestras mentes y nos da alas para imaginar y crear. Esperamos que este sea un primer hito de muchas otras acciones que levantemos para poner a la educación en el primer plano de nuestro quehacer», agregó Mizala.

Instituciones integrantes

La red «Por un Chile que lee» partió por iniciativa de un grupo de instituciones como Fundación CMPC, Fundación Alma, Fundación AraucaníAprende, Fundación Crecer con Todos, Fundación Hijos Lectores y Fundación Sara Raier de Rassmus.

Todas ellas, alarmadas por la evidencia sobre el rezago y las brechas en lectura y escritura, se reunieron con el objetivo de trabajar por el levantamiento de una campaña para visibilizar y abordar este problema.

Luego, el Ministerio de Educación, a través de su Política de Reactivación Educativa Seamos Comunidad, también se unió a la campaña junto al CIIL de la Universidad de Los Andes, la Escuela de Gobierno de la Universidad Católica, y el CIAE de la Universidad de Chile.

A la fecha, ya son más de 100 organizaciones de la sociedad civil las que integran la Red.

Grave déficit en Primero Básico

Un dato alarmante entregado en la presentación de esta iniciativa lo entregó la académica e investigadora del CIIL de la U. de Los Andes, Carolina Melo, quien presentó el Estudio de Lectura realizado por dicho plantel universitario.

«La investigación arroja que el 96% de los estudiantes de 1ero básico no conocen las letras del alfabeto, lo que implica que no son capaces de leer alguno de los libros indicados para su edad», advirtió la especialista.

En la misma línea, la educadora inglesa y creadora del Programa Alfadeca de lectoescritura, Alix Anson, recordó que «el Banco Mundial dice que todos los niños deberían leer a los 10 años. Tomando esta información es fundamental comprender que la formación del cerebro y su arquitectura básica es lo que tenemos que tener presente en el desarrollo de habilidades de nuestros estudiantes».

Ahora, tras este lanzamiento, la Red seguirá trabajando en nuevas acciones en el periodo de verano y para enfrentar el nuevo año escolar que se inicia en 2023.


Comenta



Busca en El Ciudadano