Punta Arenas: Bautizan calle con el nombre del escritor Osvaldo Bayer

El cambio de nombres de las villas y calles fue aprobada por el Concejo Municipal de Punta Arenas, respondiendo a la propuesta efectuada por el Consejo de la Sociedad Civil.

Por Opazo

Publicado en

Chile / Historia / Portada / Regiones

0 0


Esta semana, el diario argentino Página 12 consignó que el historiador, periodista y escritor Osvaldo Bayer tendrá una calle con su nombre en la ciudad de Punta Arenas, en el marco de una serie de cambios de nombres de poblaciones y vías urbanas en dicha comuna.

«Pasaron cien años de la Patagonia Rebelde, con décadas de olvido, desmemoria e historia oficial que silenciaba la verdad. Pero en Punta Arenas, Chile, el voto de los consejeros municipales presentes fue unánime en el homenaje: el barrio que se llamaba Estepa Austral ahora pasó a ser Villa Antonio Soto, por el ‘Gallego’ que encabezó las huelgas rurales en 1921», señala la crónica del diario trasandino.

El reporte agrega que «el nuevo barrio tendrá calles que recordarán a los líderes del movimiento obrero que fueron fusilados por los grandes grupos de poder: Bosques del Sur ahora se llama José Font (por ‘Facón Grande’), el ‘Alemán’ Pablo Schulz tiene su calle, y Estancia Anita recuerda a los cientos de peones fusilados en ese latifundio por reclamar una vida digna. Para coronar el ejercicio de memoria, la calle Brisa Fueguina pasó tener el nombre del historiador, periodista y escritor Osvaldo Bayer, autor de la investigación Los vengadores de la Patagonia trágica«.

El cambio de nombres de las villas y calles fue aprobada por el Concejo Municipal de Punta Arenas, respondiendo a la propuesta efectuada por el Consejo de la Sociedad Civil y la respectiva comisión edilicia, según consignó el diario La Prensa Austral (ver nota ACÁ).

Osvaldo Bayer murió el 24 de diciembre de 2018 en Buenos Aires, a poco de cumplir 92 años de edad. Según una reseña publicada por el mismo medio regional, durante 7 años (1969 a 1976) Bayer investigó la represión de los huelguistas de las estancias ganaderas del entonces territorio de Santa Cruz (Argentina) en 1921 y 1922 que, según plantea terminó con un saldo de 1.500 obreros fusilados (en su mayoría chilenos y preferentemente chilotes).

«A pesar de la gravedad de estos hechos, no hubo nunca una protesta formal del gobierno chileno, sólo una consulta de un funcionario de rango medio», agrega la nota, destacando que «Bayer aborda el tema como una continuación de lo que el español José María Borrero anunció en la última página de ‘La Patagonia trágica’, una segunda parte que nunca publicó, que se titularía ‘Orgía de sangre’, y donde se referiría a ‘las horrorosas matanzas (de obreros) de 1921′».

Pero, a diferencia del español, Bayer, según sus propias palabras, procede «con rigurosidad histórica», y así lo hace, derribando mitos como aquel de la compra de la edición completa o los originales de ‘La Patagonia Trágica’ por las familias de estancieros Braun y Menéndez, o que a Borrero le robaron, quemaron o compraron los originales de la anunciada ‘Orgía de sangre’, que lo habían asesinado y otros infundios.

Así, se consigna que el historiador argentino recurrió «al testimonio y la historia oral, a la revisión de documentos y de la prensa escrita y a la recolección de información en los lugares donde se desencadenaron los hechos. Incluso, en 1971 llegó hasta Punta Arenas, en busca de información sobre Antonio Soto Canalejo, uno de los líderes de los huelguistas que salvó con vida huyendo hacia Chile, estableciéndose finalmente en Punta Arenas donde murió en 1963».

Los resultados de su trabajo Bayer los plasmó a partir de 1972 en los cuatro tomos de su obra «Los Vengadores de la Patagonia Trágica» (los dos primeros volúmenes publicados en 1972, el tercero en 1974 y el cuarto en 1978). Estos cuatro tomos fueron reeditados con el título de “La Patagonia Rebelde” en 1992, 1994, 1995 y 1997, totalizando 1.245 páginas más ilustraciones. Posteriormente se han lanzado otras ediciones al mercado, incluyendo la última en formato ebook. El libro nunca ha sido publicado en Chile.

Lee la nota completa de La Prensa Austral ACÁ


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina y ayúdanos a financiar este medio

Compártelo

Comentarios