Astrónoma que inspiró la película «Contacto» espera que encontremos vida extraterrestre inteligente hacia 2100

La investigadora es directora del Instituto SETI de búsqueda de inteligencia extraterrestre y ha dedicado gran parte de su carrera a buscar ondas de radio en el cielo, con la esperanza de captar una señal que provenga de una fuente no natural.

Dra. Jill Tarter. Imagen: SETI Institute

La existencia de vida extraterrestre es una de las preguntas más apremiantes en la ciencia. Tiene implicaciones importantes para la humanidad, que van mucho más allá de la astronomía y el futuro: tendríamos que volver a plantearnos algunos temas con nuevos puntos de vista, desde de la biología a la filosofía.

Según la astrónoma Jill Tarter, es probable que encontremos vida extraterrestre para el año 2100.

La Dra.Tarter hizo esta afirmación durante una charla titulada «Una Perspectiva Cósmica: Buscando Aliens, Encontrándonos a Nosotros Mismos», en el Instituto Tecnológico de Florida, Estados Unidos. La científica planea dar 75 más de estas charlas este año, con el objetivo de recaudar fondos para actualizar el Allen Telescope Array (ATA).

«Creo que en este siglo vamos a encontrar vida más allá de la Tierra», dijo Tarter a la audiencia, según informó Rick Neale en Florida Today.

«Podemos descubrirlo: podemos encontrar biomarcadores en planetas o lunas de nuestro sistema solar, encontrar artefactos en el sistema solar mientras exploramos, buscar biofirmas remotas en las atmósferas de exoplanetas distantes o quizás podemos detectar el producto del trabajo de civilizaciones tecnológicas: tecnofirmas (technosignatures)», expuso Tarter.

La investigadora es directora del Instituto SETI de búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI, por Search for ExtraTerrestrial Intelligence) y ha dedicado gran parte de su carrera a buscar ondas de radio en el cielo, con la esperanza de captar una señal que no tenga un origen natural. Su trabajo fue la inspiración para el personaje de la Dra. Ellie Arroway, interpretada por Jodie Foster, en la película Contacto (1997).

El programa SETI de la NASA solo se financió hasta 1993, pero el Instituto SETI ha seguido trabajando gracias a la financiación privada. El ATA, en san Francisco, California, se ha utilizado en los últimos años para estudiar cerca de 20.000 estrellas cercanas, con la esperanza de encontrar señales artificiales. Los investigadores esperan que una actualización mejore significativamente la instalación para futuros hallazgos.

«Hemos diseñado una segunda generación de fantásticos alimentadores y receptores que lo hacen mucho más sensible. Por eso estamos tratando de recaudar fondos, de los que tenemos aproximadamente la mitad», explicó Tarter. «Para el Instituto SETI, lo que realmente nos encantaría es desarrollar un legado. Porque este es realmente un proyecto que debe ser multigeneracional», agregó.

Este no es el único proyecto que el Instituto tiene entre manos. También esperan poner en marcha un programa «Laser SETI» que observará el cielo en busca de destellos de luz provenientes de posibles intentos de comunicación con láser.

«Podemos construir una serie de 96 cámaras distribuidas en 12 sitios alrededor del mundo, trabajando en óptica e infrarroja. Literalmente podremos mirar todo el cielo todo el tiempo, para ver si hay algún parpadeo brillante, si algún otro fenómeno -como las ráfagas de radio rápidas- tiene un componente óptico. Estoy realmente emocionada», dijo Tarter.

El Ciudadano, vía IFLScience


Comparte 👍

Comenta 💬