Alrededor de Sagittarius A*

Astrónomos detectan un cementerio de restos estelares por primera vez


Los astrofísicos han descubierto una multitud de agujeros negros que orbitan dentro de los 3 años luz al centro de la galaxia. Son compañeros de Sagittarius A*, el agujero negro supermasivo que reina el núcleo de la Vía Láctea.

Como se informó esta semana en Nature, estas observaciones confirman la predicción teórica de que debería haber hasta 20.000 agujeros negros estelares en el centro de las galaxias.

El artículo, llamado A density cusp of quiescent X-ray binaries in the central parsec of the Galaxy, describe cómo miles de agujeros negros supermasivos rodean e interactúan en el corazón de la Vía Láctea.

Chuck Hailey, astrofísico del Columbia Astrophysics Lab y primer autor del artículo, explica que «la Vía Láctea es la única galaxia donde podemos estudiar cómo los agujeros negros supermasivos interactúan con los pequeños, ya que no podemos ver sus interacciones en otras galaxias. Este es nuestro laboratorio natural».

El resultado fue teorizado durante décadas por los astrónomos, pero sólo ahora han logrado demostrarlo. «En las imágenes que obtuvimos los objetos se distinguen de la población más numerosa por color, lugar y otras características. Los números indican que se trata de una gran población de objetos similares (agujeros negros) en toda nuestra galaxia”, afirma Franz Bauer, quien es investigador del Instituto de Astrofísica UC, del Centro de Astrofísica CATA y del Instituto Milenio de Astrofísica.

Fuente: CATA/IA UC/MAS

 

Cómo funciona

Sagittarius A*, el agujero negro supermasivo que está al centro de la Vía Láctea, está rodeado por un halo de gas y polvo que proporciona las características perfectas para el nacimiento de estrellas masivas que viven, mueren y podrían convertirse en agujeros negros. Además, los científicos consideran que los agujeros negros del exterior del halo caen bajo la influencia del Sagittarius A* a medida que pierden su energía, lo que hace que se acerquen a este, donde se mantienen cautivos por su fuerza.

Si bien la mayoría de los agujeros negros ‘atrapados’ permanecen aislados, algunos se unen a una estrella cercana, formando un binario estelar. Los investigadores consideran que hay una gran concentración de estos agujeros negros aislados en el Centro Galáctico (quizás muchos miles), formando una zona de alta densidad que se llena cada vez más a medida que disminuye la distancia hacia el gran Agujero Negro de la Vía Láctea.

Durante al menos dos años, el equipo trabajó con los datos de archivo del Observatorio Especial de Rayos X Chandra, con los cuales probaron su técnica.


Comparte ✌️

Comenta 💬