Astrónomos observan la estrella más distante descubierta hasta ahora

Puede parecer una mancha insignificante en medio de un universo magnífico, pero es la estrella individual -no supernova- más distante jamás vista por los científicos. La imagen ha sido capturada por el telescopio espacial Hubble.

El equipo detrás del hallazgo la llamó Ícaro (formalmente MACS J1149 + 2223 Lensed Star 1) y dice que su luz fue emitida cuando estaba a más de 9 mil millones de años luz de la Tierra. Ahora la estrella está mucho más lejos, pero a estas alturas ya habrá muerto, formando un agujero negro o una estrella de neutrones, informa The Guardian.

«Estamos mirando hacia atrás tres cuartas partes del camino casi hasta el Big Bang», dijo el Dr. Patrick Kelly, primer autor de la investigación, de la Universidad de Minnesota.

A tales distancias, las estrellas normalmente son demasiado débiles para ser identificadas de manera individual, a menos que exploten en una supernova, pero esta vez parece que una alineación casual de los cielos hizo visible a Ícaro.

«Está más de 100 veces más lejos que la siguiente estrella individual más distante que podemos observar», dijo Kelly.

Icarus, oficialmente MACS J1149 + 2223 Lensed Star 1, es la estrella individual más lejana jamás vista. Las imágenes de la derecha muestran la vista en 2011, sin Icarus visible, en comparación con el brillo de la estrella en 2016. Fotografía: NASA, ESA, P KELLY / Universidad de Minnesota

En la revista Nature Astronomy, un equipo internacional de investigadores describe cómo se despertó su curiosidad por estudiar este brillo en 2016.

El equipo estaba estudiando una supernova conocida como SN Refsdal en una galaxia a más de 9 mil millones de años luz de distancia, cuando notaron un destello de luz que parecía cuatro veces más brillante que en imágenes anteriores y que parecía provenir de un objeto en la misma galaxia que la supernova. Apareció en los alrededores de un conocido cúmulo de galaxias a poco más de 5.000 millones de años luz de la Tierra.

«A medida que monitorizamos el cúmulo debido a SN Refsdal, obtuvimos imágenes del cúmulo con regularidad y vimos que la región de Ícaro se iluminó», dijo la Dra. Mathilde Jauzac, otra autora del estudio, de la Universidad de Durham.

El equipo determinó que el punto de luz se redujo a una estrella cuyo brillo se había magnificado por un fenómeno conocido como lente gravitatoria, por el cual la luz emitida por la estrella se curva por el efecto gravitatorio de los objetos frente a ella, en este caso el cúmulo de galaxias.

El aumento en el brillo de Ícaro se debe a un aumento adicional de la magnificación de una estrella dentro del cúmulo de galaxias.

«Usualmente las estrellas [se magnifican] en aproximadamente 600 [veces]; eso solo se debe al clúster en sí. Pero a veces un tipo de estrella flotando en el medio de un grupo también se colocará en el lugar correcto y eso contribuirá a un aumento adicional», dijo Kelly. «Eso es lo que aumentó el brillo de [Ícaro] por un factor de cuatro».

Según Kelly, el resultado es que, en general, Icarus se amplió más de 2.000 veces.

El análisis de la luz emitida por la estrella reveló que era una supergigante azul, un tipo raro de estrella; más grande y mucho más luminosa que el Sol. Un ejemplo bien conocido de esta categoría es Rigel, en la constelación de Orión.

 

4,199,685FansMe gusta
127,598SeguidoresSeguir
289,502SeguidoresSeguir
16,406SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano