«Cama y mesa»: Por qué algunas especies se devoran después del sexo

A pesar de lo brutal que pueda parecer el apareamiento en el reino animal, se trata de una práctica que va de la mano con el instinto natural de algunas especies. En muchos casos el canibalismo sexual es un regalo del varón a la hembra, en favor de la especie. En otros, simplemente no hay "escrúpulos" en hacer del sexo opuesto un dos por uno: pareja y presa.

Todos los años, en San Valentín, el Seattle Aquarium realiza un evento llamado Octo-Sex, que consiste en una suerte de cita a ciegas entre dos pulpos gigantes (pulpo gigante de California o pulpo del Pacífico Norte) donde las visitas al acuario son espectadoras.

Este año, el evento fue cancelado porque la hembra, un gigantesco pulpo llamado Frambuesa, comenzó a poner huevos el día anterior. Pero el año anterior se había suspendido porque los funcionarios del acuario estaban preocupados de que el macho se comiera a su «cita».

No es frecuente que los pulpos se coman entre sí, pero tampoco es raro. «No hay manera de medir con qué frecuencia ocurre», dice David Scheel, ecólogo y estudioso de los pulpos en la Universidad del Pacífico de Alaska, citado en Quartz. Hay más de 300 especies de pulpos, y la mayoría son difíciles de estudiar, porque acechan en solitario en las profundidades del océano. De estos, algunos han sido conocidos por comerse el uno al otro después del sexo. En 2014, un grupo de investigadores describió una instancia en la que un pulpo hembra copuló con un macho durante 15 minutos y luego lo estranguló con tres de sus tentáculos, bloqueando sus branquias (Molluscan Research).

Los pulpos no son los únicos que tienen el «fetiche» de matar a sus parejas sexuales. La mantis religiosa (foto abajo) a menudo mata a su compañero por hambre y, en ciertas especies de arañas, los machos se ofrecen como comida para sus parejas recién fecundadas.

A pesar de lo brutal que nos puede parecer el apareamiento en el reino animal, se trata de una práctica que va de la mano con la «pasión» natural de algunas especies, y en muchos casos el canibalismo sexual es un regalo del varón a la hembra. Las arañas lobo y las tarántulas, que a menudo comen machos antes del acto sexual, producen un 30% más de huevos que las que no lo hacen. Y en el caso de la mantis, la muerte de un macho a menudo significa la supervivencia de la hembra reproductora.

«Probablemente no es el resultado preferido del macho», comenta humanamente Scheel, «pero si piensas en ello… aportar sus calorías a su descendencia no hace daño».

Los animales no piensan en el sexo como un acto de intimidad, como es el caso de los humanos en general. Además, tendemos a pensar en la comida y el apareamiento como actos completamente separados, dice Scheel, «pero los pulpos son depredadores, y no se oponen a comerse entre sí en contextos externos a la cópula». Por lo tanto, si ese contexto de no-apareamiento resulta ser solo unos minutos después del sexo, bienvenido sea.

Cuando hay una gran diferencia de tamaño entre los dos animales, es más probable que esto ocurra. Si un gran pulpo macho encuentra a una hembra pequeña, este puede estar pensando en «comida» en lugar de «pareja». Incluso después del apareamiento, los pulpos pueden decidir que lo siguiente en su lista de actividades diarias es encontrar una comida, y si la potencial presa está al lado, no le importará mucho si es la misma con quien estuvo entrelazando tentáculos un momento antes.

Por supuesto, las parejas de pulpo no se engullen todo el tiempo. Scheel ha visto varias luchas posteriores al sexo que no terminan en una digestión. Incluso en algunas especies, a veces ocurre que el macho y la hembra pulpos terminan juntos de por vida, apareándose y comiendo juntos, como publica la revista Science.

Artículo original en Quartz

Versión, El Ciudadano

Comentarios