Científicos afirman que han descubierto un nuevo órgano del cuerpo humano

265

 

Imagen: Scientific Reports (Eric V. Grave/Getty).

Solemos pensar que en esta era conocemos todo sobre el cuerpo humano, pero un equipo de científicos han anunciado que accidentalmente descubrieron un órgano completamente nuevo.

La nueva estructura podría ayudar a explicar dónde se encuentra la mayor cantidad de líquido en nuestro cuerpo e incluso puede ser la fuente de linfa, el fluido que es esencial para el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

Esta red o estructura de canales llenos de fluido podría estar jugando un papel importante en el mantenimiento de nuestra salud, así como en la propagación de enfermedades, informa IFLScience.

El órgano no está oculto en algún rincón de difícil acceso, sino que está envuelto en muchos otros órganos conocidos. Por eso no era fácil detectarlo.

Mientras pensábamos que nuestros pulmones, nuestro tracto digestivo y nuestra piel estaban rodeados por tejido conectivo denso y duro, la verdad es que este tejido estaba plagado de espacios imbricados en una red de fuertes proteínas conectivas que evitan que colapse y que permiten que el fluido circule libremente.

Esto podría ayudar a explicar a dónde va gran parte del líquido de nuestro cuerpo. Mientras que nuestras células contienen la mayor parte del fluido y el sistema circulatorio lleva otra carga completa, hay más de un tercio que no se sabe claramente dónde está. Se suele decir que simplemente es líquido «intersticial» o que flota entre los órganos y las células, pero en Scientific Advances los investigadores afirman que ese «intersticio» debería definirse como un órgano en sí mismo.

Ese órgano en sí mismo podría explicar por qué algunas formas de cáncer se diseminan tan rápido y entre órganos no relacionados. También podría ayudar a explicar por qué se desarrollan las arrugas, ya que cuando envejecemos, estos canales pueden doblarse sobre sí mismos en el tejido bajo la piel.

Relacionado:  "No es absolutamente inmune": Corte Suprema autoriza acceso a declaraciones fiscales de Trump
El intersticio está bajo la piel y recubre pulmones, vasos sanguíneos, músculos, entre otros. Ilustración: Jill Gregory/Mount Sinai Health System

Cuando realizaban endoscopias de rutina, los autores notaron que el tejido que rodea el conducto biliar, que se esperaba que fuera sólido y denso, en realidad estaba cubierto por un patrón intrigante. Cuando uno de los médicos decidió observar este tejido con el mismo dispositivo de la endoscopia, pero bajo la piel de la nariz, y se sorprendió al encontrar exactamente el mismo efecto.

Los autores explican que la clave era mirar el tejido vivo con un aumento muy fino y que, hasta ahora, los investigadores médicos han confiado en los microscopios para observar tejidos fijos del cuerpo humano. Para ello toman rebanadas delgadas de tejido, lo tratan con productos químicos y tiñen las estructuras para que puedan identificarse fácilmente cuando bajo el microscopio.

El problema es que la fijación drena el tejido y colapsa todos los compartimentos que una vez estuvieron llenos de fluido del intersticio, entonces los investigadores que observaban las diapositivas de los órganos, simplemente asumían que los compartimientos aplastados eran estrías en el tejido.

Ahora los investigadores deberán seguir trabajando para definir esta estructura y sus funciones y convencer a la comunidad científica de que en realidad es un órgano y no solamente un nuevo tipo de tejido.

«Este hallazgo tiene el potencial de impulsar avances dramáticos en la medicina, incluida la posibilidad de que el muestreo directo del líquido intersticial se convierta en una poderosa herramienta de diagnóstico», explicó Neil Theise, uno de los autores del estudio.