es Spanish

Científicos cultivaron exitosamente vasos sanguíneos de laboratorio

La última vuelta de tuerca en la investigación de la diabetes podría no ser un nueva droga o una terapia. En su lugar, podría tratarse un sistema de vasos sanguíneos humanos prácticamente idénticos a los que actualmente transportan sangre por todo el cuerpo.

Lo que hace especiales a estos vasos sanguíneos es que son los primeros cultivados en un laboratorio, y ya representan un gran avance para la investigación y el tratamiento de la diabetes.

Cuando una persona tiene diabetes, sus vasos sanguíneos suelen experimentar un engrosamiento anormal de lo que se conoce como la «membrana basal».

Este engrosamiento afecta la transferencia de oxígeno y nutrientes a las células y tejidos, lo que puede causar una gran cantidad de problemas de salud que van desde la insuficiencia renal y la ceguera hasta los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

En un estudio publicado en la revista Nature el miércoles, investigadores de la Universidad de Columbia Británica cuentan cómo fueron capaces de estimular a las células madre para que se conviertan en «organoides» (sistemas celulares tridimensionales desarrollados en laboratorios que imitan las características de órganos o tejidos) de vasos sanguíneos humanos.

Posteriormente colocaron los vasos sanguíneos cultivados en laboratorio en una placa de Petri diseñada para imitar un «entorno diabético».

Encontraron que la membrana basal engrosó de una manera que era «sorprendentemente similar» al engrosamiento observado en pacientes con diabetes, según el investigador Reiner Wimmer.

Luego, los investigadores fueron en busca de un compuesto químico que pudiera prevenir este engrosamiento en los vasos sanguíneos desarrollados en el laboratorio y encontraron uno: Un inhibidor de la enzima γ-secretasa.

El estudio del equipo sugiere que la inhibición de la γ-secretasa en pacientes podría ser un tratamiento útil para la diabetes, pero según el investigador Josef Penninger, existen usos potenciales para los vasos sanguíneos cultivados en el laboratorio mucho más allá de la investigación de la diabetes.

«Ser capaces de construir vasos sanguíneos humanos como organoides a partir de células madre es un cambio en el juego», dijo Penninger en un comunicado de prensa. «Cada órgano en nuestro cuerpo está vinculado con el sistema circulatorio».

«En potencia esto podría permitir a los investigadores desentrañar las causas y los tratamientos para una variedad de enfermedades vasculares», continuó, «desde la enfermedad de Alzheimer, enfermedades cardiovasculares, problemas de curación de heridas, derrames cerebrales, cáncer y, por supuesto, diabetes».

Fuente: Science Alert

Facebook Comments

4,235,002FansMe gusta
163,409SeguidoresSeguir
290,255SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -
(function() { var ARTICLE_URL = window.location.href; var CONTENT_ID = 'everything'; document.write( ''+'\x3C/scr'+'ipt>'); })();