Científicos reconstruyen el rostro de Ava, la joven mujer que vivió hace 3.700 años en Escocia

103
craneo ava
Cráneo de Ava encontrado en Achavanich hace 29 años

En 1987, arqueólogos encabezados por la investigadora Maya Hool, hallaron el cráneo de una mujer de la Edad de Bronce, a la que llamaron Ava. Ahora, gracias a las nuevas tecnologías, los científicos lograron reconstruir su apariencia.

Los investigadores usaron el cráneo de Ava encontrado en Achavanich, al noreste de Escocia, y con técnicas de reconstrucción reprodujeron los rasgos faciales y la piel de la mujer, que vivió en el lugar hace unos 3.700 años y que perteneció a la cultura del vaso campaniforme.

Aunque los humanos de aquella región y época se conocían por tener cráneos cortos y redondos, la cabeza de Ava tenía una forma diferente. Según los estudios arqueológicos, su cabeza habría sido sometida a deformaciones con ataduras que buscaban darle una forma en particular; un ritual que era parte de esta cultura, informa RT.

Se cree que los representantes de la cultura campaniforme modificaron el sitio de Stonehenge, en Inglaterra, al construir dos círculos concéntricos –incompletos– al interior del monumento.

Los arqueólogos suponen que Ava tenía entre 18 y 22 años y era parte de una gran comunidad ganadera y agricultora. Así lo describen en su proyecto Achavanich Beaker Burial Project«Sabemos muy poco de su vida, lo que es una razón para intensificar la investigación, en el marco del proyecto, y aprender más sobre ella», señaló Maya Hool.

ava
El rostro de Ava reconstruido 

La reconstrucción facial de Ava (foto arriba) se llevó a cabo gracias a la experiencia técnica de Hew Morrison, artista forense que realizó una evaluación antropológica del cráneo para determinar la edad, el sexo y la ascendencia de la persona a la que pertenecía.

Relacionado:  "No ha habido accidentes": habla director del laboratorio chino de donde dicen que se "fugó" el virus

Cuando se supo que era una joven mujer caucásica, los científicos tomaron fotografías de su cráneo desde diferentes ángulos y las usaron para reconstruir su rostro con un programa de última generación. Finalmente, usaron imágenes existentes para recrear sus rasgos y detalles y obtener una imagen acabada y con apariencia real.

Hool explica que «lo que nos dice [este cráneo] sobre la Edad de Bronce es que las personas que habitaban las tierras altas de Escocia en aquel momento no eran tan diferentes de nosotros».

El Ciudadano