¿Cómo afecta la tecnoseguridad a nuestras vidas?

La periodista argentina Natalia Zuazo recorrió el “Centro de Operaciones Tigre filma” (COT), ubicado en la provincia de Buenos Aires

La periodista argentina Natalia Zuazo recorrió el “Centro de Operaciones Tigre filma” (COT), ubicado en la provincia de Buenos Aires. Desde el 2008 que el municipio de Tigre utiliza esta tecnología, ganando adeptos en los medios de comunicación y en la sociedad. Ahora bien, ¿son las cámaras una medida efectiva? ¿qué se pierde en el camino?

Natalia Zuazo realizó para Revista Anfibia  una interesante crónica donde comenta su recorrido por el célebre sistema de seguridad del cual tanto se enorgullece Sergio Massa, actual candidato a presidente en Argentina por el Frente Renovador.

“Nos acercamos a un edificio de 4.500 metros cuadrados, vidrios negros, marquesina roja y un felino (el logo de Tigre) que lo custodia desde el techo. Para los vecinos, el COT es “el lugar de las cámaras”. En la ruta del camino hay caballos, casas sin terminar, piletas Pelopincho en las puertas y chicos jugando con tachos de pintura convertidos en baldes de agua”, narra Zuazo, dando cuenta de la inversión en ese edificio en contraposición a la realidad social que se vive en sus cercanías.

“El barrio está igual que hace 30 años. Pero, apenas cruzando el portón de la gran construcción, lo primero que se distingue en el COT es una camioneta hipertecnológica. Preparada para combatir y prevenir delitos, tiene pantallas de plasma, conexión satelital a internet, un mástil con una cámara domo y un dron preparado para actuar.”, complementa la periodista argentina.

El COT trabaja las 24 horas de los 365 días del año y cuenta con 300 empleados que miran, controlan y alertan sobre los movimientos registrados por las  1.300 cámaras que abarcan al partido de 360 kilómetros cuadrados.Los operadores no hablan entre sí. No está permitido, excepto que los supervisores les pregunten por una imagen en particular. La tarea requiere que permanezcan inmóviles, callados, como si estuvieran encadenados con grilletes al escritorio asignado”, describe Zuazo.

Lee la nota completa realizada por Nataliza Zuazo para Revista Anfibia aquí.

@gusyuste