Estudio de las universidades de Princeton y California

Como en la vieja escuela: Tomar notas a mano es más efectivo que hacerlo con un teclado

Por un lado, la investigación muestra que las computadoras portátiles y las tablets tienen una tendencia a distraer. Por otro, ha demostrado que la sola lentitud de tomar notas a mano es lo que lo hace más útil a largo plazo.

A medida que los computadores portátiles y tablets se vuelven más comunes y ubicuos, para muchos estudiantes de hoy la idea de tomar notas a mano parece pasada de moda. Escribir con un teclado es más rápido y es útil cuando hay mucha información que eliminar, pero la verdad es que todavía hay ventajas en hacer las cosas como en la vieja escuela.

Por un lado, la investigación muestra que las computadoras portátiles y las tablets tienen una tendencia a distraer (irse a Facebook es muy fácil cuando una clase es aburrida), pero más particularmente, un estudio ha demostrado que la sola lentitud de tomar notas a mano es lo que lo hace más útil a largo plazo.

En el estudio, publicado en Psychological Science, Pam A. Mueller, de la Universidad de Princeton, y Daniel M. Oppenheimer, de la Universidad de California Los Angeles, intentaron evaluar cómo afecta el aprendizaje la toma de apuntes a mano o por computadora.

«Cuando las personas escriben sus notas, tienen la tendencia a tratar de tomar notas al pie de la letra y anotar todo lo que puedan sobre la conferencia», dice Mueller a NPR. «Los estudiantes que en nuestros estudios tomaron notas a mano se vieron obligados a ser más selectivos, porque no se puede escribir tan rápido como se puede digitar. El procesamiento adicional del material los benefició», agrega.

Mueller y Oppenheimer explican que la toma de notas se puede categorizar de dos maneras: generativa y no regenerativa. La toma generativa de notas se refiere a «resumir, parafrasear, mapear conceptos», mientras que la toma de notas no generativa implica copiar algo textualmente.

Y hay dos hipótesis sobre por qué la toma de notas es beneficiosa. La primera, la hipótesis de codificación, dice que cuando una persona toma notas, «el procesamiento que ocurre» mejorará el «aprendizaje y la retención». La segunda, llamada hipótesis de almacenamiento externo, es que el aprendizaje ocurre al poder revisar las notas propias o las de otras personas.

Debido a que las personas pueden escribir más rápido en el teclado que con la pluma, usar una computadora portátil puede hacer que uno intente transcribir todo lo que oye. Por un lado, Mueller y Oppenheimer se enfrentaron a la pregunta de si los beneficios de poder ver las notas transcritas más completas en una computadora portátil, supera los inconvenientes de no procesar esa información. Por otro lado, al escribir a mano se procesa mejor la información, pero hay menos necesidad de volver a esas notas.

Los investigadores trabajaron con estudiantes universitarios de psicología, mostrándoles videos de TED sobre varios temas. Así descubrieron que los estudiantes que usaban laptops escribieron significativamente más palabras que los que tomaron notas a mano.

Al evaluar qué tan bien los estudiantes recordaban la información, los investigadores encontraron un punto clave de divergencia en el tipo de información. Cuando se les pedía que simplemente recordaran hechos, como las fechas, a ambos grupos les fue igual de bien. Pero para preguntas de «aplicación conceptual», como «¿En qué se diferencian Japón y Suecia en sus enfoques de igualdad dentro de sus sociedades?», los usuarios de computadoras portátiles lo hicieron «significativamente peor».

Lo mismo sucedió en el segundo estudio, incluso cuando los estudiantes tuvieron la instrucción específica de no escribir al pie de la letra en sus computadores. «Incluso cuando le dijimos a la gente que no deberían tomar estas notas al pie de la letra, no fueron capaces de superar ese instinto», dice Mueller. Mientras más palabras copiaron los alumnos textualmente, peor se desempeñaron en las pruebas de memoria.

Buscando probar la hipótesis de almacenamiento externo, para el tercer estudio se les dio a los estudiantes la oportunidad de revisar sus notas entre la conferencia y la prueba. La premisa es que, si los estudiantes tienen tiempo para estudiar sus notas en sus computadores portátiles, el hecho de que estas sean más extensas que las escritas a mano podría ayudarlos a desempeñarse mejor.

Pero los estudiantes que tomaron notas a mano nuevamente se desempeñaron mejor. «Esta es una evidencia sugerente de que las notas a mano pueden tener un almacenamiento externo superior, así como funciones de codificación superiores», escriben Mueller y Oppenheimer.

No es fácil predecir si los resultados de este estudio implicarán que los universitarios concienzudos volverán a los cuadernos.

«Creo que es difícil conseguir que la gente vuelva al lápiz y papel», dice Mueller, y agrega: «Pero hay muchas tecnologías de lápices y tablets que están mejorando cada vez más». En ese sentido, cree que esas tecnologías pueden tener popularidad entre los estudiantes universitarios y la generación que evita escribir en papel.

El Ciudadano, vía NPR

Compártelo

Comentarios