es Spanish

¿Cómo trabaja Morpheus?, el procesador “anti hackeos” de Estados Unidos

El objetivo del procesador es lograr que a los hackers les resulte muy difícil explotar un software clave o programa que ayuda a controlar el funcionamiento del chip, o hardware en términos informáticos.

La Universidad de Michigan, en Estados Unidos, trabaja en un proyecto científico para desarrollar un nuevo chip que cambia de código constantemente para evitar ciberataques de los hackers en la red.

El programa apunta a la creación de un circuito más efectivo a la hora de aumentar la seguridad de los semiconductores y cobra fuerza luego de las revelaciones del año pasado sobre las vulnerabilidades que afectan a miles de millones de usuarios.

En tal sentido, el profesor Todd Austin se ha enfocado en un proyecto conocido como Morpheus, cuyo objetivo consiste en frenar a los hackers que intentan controlar los microchips al ofrecerles un blanco que cambia rápidamente.

La meta de este científico es lograr que a los hackers les resulte muy difícil explotar un software clave o programa que ayuda a controlar el funcionamiento del chip, o hardware en términos informáticos.

Si los hackers encuentran una vulnerabilidad, la información necesaria para explotarla, ésta desaparecerá en un abrir y cerrar de ojos. Imagen:web.

Un circuito integrado (CI), también conocido como chip o microchip, es una estructura de pequeñas dimensiones de material semiconductor, normalmente silicio, de algunos milímetros cuadrados de superficie (área), sobre la que se fabrican circuitos electrónicos y son “usados en prácticamente todos los equipos electrónicos hoy en día, y han revolucionado el mundo de la electrónica. Computadoras, teléfonos móviles, y otros dispositivos electrónicos que son parte indispensables de las sociedades modernas.

En lo que refiere a Morpheus, éste “modifica aleatoria y repetidamente los elementos del código al que los atacantes quieren acceder para atacar al hardware” y esto es posible conseguirlo sin interrumpir las aplicaciones de software que funcionan en el procesador, explica el investigador.

Austin ha logrado que el código del chip se modifique una vez cada 50 milisegundos, el tiempo suficiente y necesario para frenar a las más poderosas herramientas automatizadas de los hackers.

Incluso, si los hackers encuentran una vulnerabilidad, la información necesaria para explotarla, ésta desaparecerá en un abrir y cerrar de ojos.

Un científico estadounidense logró que el código del circuito se modifique una vez cada 50 milisegundos, lo suficiente para frenar las más poderosas herramientas automatizadas de los hackers. Imagen: web.

Lucha contra ciberataques

El proyecto ha sido alabado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa (DARPA), cuyo supervisor del proyecto, Linton Salmon, destaca que una gran ventaja de esta tecnología es que puede luchar contra una amplia gama de ciberataques.

De hecho, el prototipo también cuenta con un software que trata de detectar nuevos tipos de ataques digitales, ajustando su tasa de rotación en función de la gravedad de la amenaza.

Como es de saber, DARPA es una agencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos responsable del desarrollo de nuevas tecnologías para uso militar y el ejército estadounidense ya podría aceptarlo a cambio de una mayor seguridad en el campo de batalla.

De acuerdo con expertos, estas intenciones patrióticas escapan de la esencia con que fue concebido el proyecto y también podría limitar el atractivo de Morpheus para las empresas y los consumidores comunes.

Esto quiere decir que en principio el procesador podría ser instalado en varios dispositivos de uso personal como laptops y PCs, pero los primeros usos proyectados estarán enfocados en actividades militares y comerciales.

Resultado de imagen para ciberataque
El prototipo también cuenta con un software que trata de detectar nuevos tipos de ataques digitales. Imagen : web.

Mientras un equipo de expertos en seguridad nacional de EE. UU. se dedica a probar este prototipo para ver si ayuda a sus defensas, Austin también planea publicar online algunos de los códigos de Morpheus para que otros investigadores intenten encontrarle defectos.

Actualmente, Austin y su colega Valeria Bertacco han creado una start-up llamada Agita Labs para comercializar Morpheus, cuyo prototipo se basa en la popular arquitectura de chips de código abierto RISC-V.

Según adelanta el portal de Investigación y Desarrollo de México, “el prototipo ya se ha resistido a todas las variantes conocidas de la técnica de hackeo ampliamente utilizada conocida como ataque de control de flujo”.

“Imagina tratar de armar un cubo Rubik que se desordena cada vez que parpadeas. Eso es a lo que se enfrentan los hackers con Morpheus. Hace que la computadora sea un rompecabezas imposible de resolver”, resalta Austin.

Los científicos abalan que esta estrategia suele alterar la forma en la que un procesador maneja la memoria para permitir que los hackers introduzcan su malware.

Sigue leyendo:

Facebook Comments

4,234,953FansMe gusta
163,379SeguidoresSeguir
290,245SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -
(function() { var ARTICLE_URL = window.location.href; var CONTENT_ID = 'everything'; document.write( ''+'\x3C/scr'+'ipt>'); })();