Dignidad Ahora

Por la misión china Chang'e-5

Concluyen que rocas lunares traídas a la Tierra en 2020 son las más jóvenes jamás halladas

Los autores del estudio señalan que analizar y fechar rocas lunares podría ayudarnos a determinar la edad de otros planetas

Rocas lunares

Un equipo internacional de investigadores publicó la semana pasada en la revista Science un estudio en el que concluyen que las rocas lunares traídas a nuestro planeta en diciembre de 2020 por la misión china Chang’e-5 tienen unos 1.963 millones de años de antigüedad, lo que las hace 1.000 millones de años más jóvenes que las muestras recolectadas y fechadas anteriormente.

Se estima que nuestro satélite natural se formó hace unos 4.500 millones de años a partir de los restos de la colisión de la Tierra con algún otro cuerpo espacial. Por lo tanto, este reciente hallazgo plantea una nueva e interesante pregunta: ¿cómo retuvo la Luna suficiente calor durante tanto tiempo (es decir, 2.500 millones de años después de su formación) para permitir el derretimiento de su interior y generar erupciones volcánicas en su superficie, cuya lava habría originado las rocas lunares ahora examinadas en laboratorio?

Las más jóvenes jamás halladas: las rocas lunares traídas a la Tierra por la misión china Chang'e-5 tienen casi 2.000 millones de años de antigüedad
Foto: CNSA.

Una opción sería el calor provocado por la desintegración radiactiva, algo que se aprecia en las muestras lunares traídas por las misiones Apolo en la década de 1970. Sin embargo, los investigadores no han encontrado evidencia de calentamiento radiactivo en las rocas del Chang’e-5. Otra opción, bastante más probable, es el calor producido por los tirones gravitacionales. La Luna y la Tierra se encuentran en una eterna ‘batalla gravitacional’, cada una empujando y atrayendo a la otra, lo que genera las mareas en nuestro planeta y produce calor a través de la fricción en la Luna, donde no hay placas tectónicas que amortigüen el constante movimiento del suelo.

Por otro lado, los autores del estudio señalan que analizar y fechar rocas lunares podría ayudarnos a determinar la edad de otros planetas.

«El número de cráteres de impacto en una superficie refleja su edad relativa, y las superficies más antiguas tienen más cráteres», explican. «La Luna es el único cuerpo planetario donde las edades de los cráteres de impacto se han calibrado con datación radiométrica, por lo que la cronología lunar se utiliza para inferir las edades de otras superficies planetarias en todo el sistema solar», concluyen.

Fuente: RT.


Comparte 👍

Comenta 💬