es Spanish

Descubren accidentalmente una galaxia antigua, solitaria y muy pequeña

Mientras estudiaban un cúmulo globular prominente utilizando el Telescopio Espacial Hubble, los astrónomos se dieron cuenta de que parte de lo que consideraban cúmulo era en realidad una galaxia previamente desconocida. Descubrimos nuevas galaxias a una velocidad fenomenal, pero esta es inusualmente cercana, excepcionalmente antigua y curiosamente distante de cualquier otra.

Treinta años luz es un camino casi inimaginable para los estándares terrenales. Se necesitaría la máquina más rápida jamás construida para alcanzar una estrella tan distante. Sin embargo, incluso las galaxias un millón de veces más lejanas son parte de nuestro vecindario cósmico. No exactamente en nuestro grupo local de galaxias, sino en una de las más cercanas más allá de este pequeño grupo.

Hubble estaba recopilando datos sobre las enanas blancas dentro del cúmulo, para obtener una medida más precisa de su edad. Desde donde estamos, la galaxia recién descubierta, Bedin 1, se encuentra casi directamente detrás del cúmulo globular NGC 6752, que es muy brillante y destaca por contener estrellas que se saltan una etapa normal en el desarrollo estelar.

Un equipo dirigido por LR Bedin, del Osservatorio Astronomico di Padova, notó que algunas de las estrellas fotografiadas por el Hubble estaban sustancialmente más alejadas que los 13.000 años luz en los que se encuentra el cúmulo. Los autores informan en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (cuya preimpresión está disponible para leer aquí) que, al examinarlas más de cerca, vieron que estas estrellas formaban parte de una galaxia esferoidal enana.

El telescopio espacial Hubble funciona desde los años 90 y su uso ha revolucionado la observación del Universo.

Como su nombre indica, las galaxias esferoides enanas son pequeñas para los estándares galácticos: solo 3.000 años luz, en el caso de Bedin 1, en comparación con los 100.000 de la Vía Láctea.

Lo más inusual de Bedin 1 es su aislamiento de otras galaxias más grandes. La mayoría de las galaxias esferoides enanas que conocemos están en órbita alrededor de la Vía Láctea y, las galaxias enanas, en general, suelen estar ubicadas muy cerca de los gigantes galácticos. Sin embargo, hay al menos 2 millones de años luz desde Bedin 1 hasta NGC 6744, su galaxia grande más cercana. Esta sería una distancia asombrosa si de hecho fuera una galaxia satélite y posiblemente la convierte en la galaxia enana más aislada que hayamos encontrado.

La edad de Bedin 1 se ha estimado en 13 mil millones de años, no mucho más joven que el mismo universo. La formación de estrellas dentro de Bedin 1 aparentemente cesó hace 10 mil millones de años, porque se quedó sin gas. La ausencia de estrellas calientes y brillantes hace que Bedin 1 sea particularmente débil.

La mayoría de las galaxias pequeñas han sido alteradas por sus interacciones con objetos más grandes, pero el aislamiento de Bedin 1 brinda una oportunidad excepcional para ver qué le sucede a un objeto de este tamaño evoluciona en paz, sin la influencia de poderosos vecinos.

Fuente: IFLScience

Facebook Comments

4,250,832FansMe gusta
174,086SeguidoresSeguir
292,231SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -