El ancestro prehistórico del cocodrilo tenía dientes como los del T. Rex

Entre el grupo Notosuchia había una bestia parecida al cocodrilo; el Razana, que podían tener dientes y mandíbulas muy poderosas. Así lo indica una nueva investigación publicada en 'PeerJ', que estudió restos fósiles de Madagascar.

 

El Razana pesaba alrededor de una tonelada. Imagen, Fabio Manucci

La clave del éxito del Tyrannosaurus rex fueron sus enormes dientes serrados. También hay que dar crédito a la gran fuerza de su mordida, pero las afilados cuchillos que adornaban las mandíbulas de esta bestia podían generar presiones capaces de pulverizar los huesos.

Pero el T. Rex no era el único con colmillos tan poderosos. Entre el grupo Notosuchia había unas bestias parecidas a los cocodrilos que a veces también presentaban dientes similares. Así lo indica una nueva investigación publicada en PeerJ, que estudió restos fósiles de Madagascar.

El trabajo observa las características de la especie Razanandrongobe sakalavae o Razana, que según los expertos, sería uno de los cocodrilos más viejos que se conocen, y probablemente el más grande de su grupo, informa Sinc.

Cristiaano Dal Sasso, autor del estudio y paleobiólogo del Museo de Historia Natural de Milán, Italia, explica que el Razana “podría haber competido con los dinosaurios Terópodos por estar en lo más alto de la cadena alimentaria”.

El análisis óseo del dinosaurio destaca su tamaño de 7 metros de largo y su mandíbula gigante, armada de grandes dientes con sierra. Con ellos, este animal se alimentaba de animales de todos los tamaños y podía triturar tejidos duros, como huesos y tendones, informa IFLScience.

El análisis filogenético señala que el R. sakalavae es un mesoeurococodrilo del grupo de los notosuquios; predadores terrestres que se diferencian de los actuales cocodrilos por la forma de su cráneo y sus extremidades, que eran mucho más grandes fuertes.

“La posición geográfica de Razana, durante la época en que Madagascar se separaba de otras masas de tierra, sugiere que se produjo un linaje endémico y que los notosuquios provienen del sur de Gondwana”, detalla  Simone Maganuco, autor principal de la investigación, citado en Sinc.

Modelo de la cabeza del Razana. Imagen, Fabio Manucci

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios