El volcán Etna se está deslizando lentamente hacia el mar Mediterráneo

Si bien su movimiento es demasiado lento para causar preocupación inmediata, los geólogos han dicho que la situación requerirá un monitoreo cuidadoso que prediga posibles deslizamientos y erupciones relacionadas con el movimiento.

Volcán Etna en Sicilia

El volcán Etna, en la costa este de Sicilia, está avanzando hacia el mar Mediterráneo, según una nueva investigación.

Si bien su movimiento puede parecer demasiado lento (14 mm anuales) para causar preocupación, los geólogos que estudian el volcán han dicho que la situación requerirá un monitoreo cuidadoso.

“Diría que actualmente no hay motivo de alarma, pero es algo que debemos vigilar, especialmente para ver si hay una aceleración en este movimiento”, dijo el autor principal, el Dr. John Murray, a BBC News.

Esta es la primera vez que se observa directamente un deslizamiento hacia abajo de todo un volcán activo. Sin embargo, los estudios de volcanes extintos sugieren que este fenómeno podría conducir a un colapso de sus lados, lo que resultaría en deslizamientos de tierra.

El Dr. Murray, que ha estudiado el monte siciliano durante casi 40 años, ha trabajado con su equipo para producir simulaciones de dicha actividad en laboratorio.

Llegaron a la conclusión de que a pesar de su inestabilidad, cualquier amenaza planteada por la trayectoria descendente del volcán probablemente no se presentará durante miles de años.

Una preocupación más apremiante podría ser el efecto perturbador que la actividad de deslizamiento tendrá sobre el monitoreo de futuras erupciones volcánicas.

El Monte Etna se registró por primera vez en el año 1500 a.C. Desde entonces ha entrado en erupción alrededor de 200 veces, con un estallido de actividad en las últimas décadas.

El último evento de este tipo ocurrió en 2017, cuando varios turistas y un equipo de la BBC resultaron heridos luego de ser “arrojados con rocas hirviendo y vapor”.

Los investigadores necesitarán dar cuenta de sus nuevas mediciones cuando realicen las predicciones de erupción para el Monte Etna, ya que la deformación causada por un bulto de lava en la montaña podría verse afectada por su movimiento descendente.

El estudio, llevado a cabo en el transcurso de 11 años, fue publicado en la revista Bulletin of Volcanology.

Los investigadores utilizaron datos recopilados con una red de estaciones de GPS alrededor del volcán, las que monitorean pequeños cambios en su comportamiento.

Etna se mueve hacia abajo por una pendiente muy suave debido a su posición sobre una base de sedimentos relativamente débiles y sueltos.

Si bien los datos mostraron que la montaña se movía en dirección este-sureste, hacia la ciudad costera de Giarre, Murray confirmó que la población local no tenía razón para preocuparse.

“Creo que lo que hay que vigilar es si dentro de 10 años la velocidad de movimiento se ha duplicado; eso sería una advertencia. Si se reduce a la mitad, diría que realmente no hay nada de qué preocuparse”, dijo el geólogo.

 

Compártelo

Comentarios