En su capacidad para evolucionar, los pulpos son sorprendentes y nos superan por lejos

Los cefalópodos son diferentes de la mayoría de las especies: están continuamente editando su ARN, haciendo cambios en su biología a medida que los necesitan, en lugar de dejarlos a la lenta evolución del ADN.

Pulpo u octópodo


Los pulpos son aun más impresionantes y hábiles de lo que se sabía. Así lo revela un nuevo estudio publicado en la revista científica Cell, que da cuenta de cómo estos animales marinos son capaces de editar su propio ARN.

Más específicamente, esto significa que los cefalópodos pueden cambiar a nivel celular rápidamente para adaptarse al ambiente, sin esperar los lentos cambios que tienen lugar en el ADN.

Joshua Rosenthal, del Laboratorio de Biología Marina (MBL) de Massachusetts, en colaboración con Eli Eisenberg y Noa Liscovitch-Brauer, de la Universidad de Tel Aviv, habían descubierto previamente que los calamares tienen una tasa particularmente alta de edición del ARN. En esta nueva investigación, los mismos científicos encontraron niveles similares en otras tres especies de cefalópodos (dos tipos de pulpo y una jibia).

En la mayoría de las especies, la edición de ARN es mínima; como en los seres humanos o las moscas de la fruta, en que la recodificación del ARN es solo una fracción del 1%. Con el paso del tiempo las especies evolucionamos editando nuestro ADN, usando el ARN –que es como una copia de ADN– para producir proteínas, las que administran gran parte de las funciones de nuestro cuerpo, publica IFLScience.

Pero los cefalópodos parecen ser diferentes. Están continuamente editando su ARN, haciendo cambios en su biología a medida que los necesitan, en lugar de dejarlos a la lenta evolución del ADN. Esta característica es más evidente en los coleoideos (cefalópodos de cuerpo blando).

Sepia o jibia


“Para mantener esta flexibilidad de edición del ARN, los coleoideos han tenido que renunciar a la capacidad de evolucionar en las regiones circundantes; y mucho”, señala Rosenthal. “La mutación se suele pensar como la moneda de cambio de la selección natural, y estos animales están suprimiendo esto para mantener la flexibilidad de recodificación a nivel dl ARN”, explica el investigador.

Como señala Scientific American, esta extensa edición de ARN puede haber ayudado a minimizar los cambios en el ADN de los cefalópodos durante muchos años, lo que implicaría que han existido por mucho más tiempo del que se pensaba.

Nadie sabe con seguridad por qué los cefalópodos están editando su ARN tan rápidamente, pero esta habilidad puede explicar el veloz desarrollo de su inteligencia y el corto período de su vida. Los cefalópodos son capaces de resolver rompecabezas, abrir jarras, camuflarse de maneras muy originales e incluso usar a otras criaturas marinas como armas para atrapar a sus presas.

“Tal vez la edición del ARN, adoptada como un medio para crear un cerebro más sofisticado, permitió a estas especies utilizar herramientas, camuflarse y comunicarse”, escribe el medio Wired.

Ser capaz de evolucionar sobre la marcha y a ese nivel para adaptarse a su entorno, es algo bien impresionante, y los pulpos pueden hacerlo. En ese sentido, nos superan por lejos.

El Ciudadano

 

Compártelo

Comentarios